Asturpesca 2010

“Yo creo que ya os habéis convertido en parte de esta feria. Sois ya tan tradicionales aquí casi
como el Campanu y sin duda la Feria del Salmón no sería la misma sin vuestra colaboración”.
Alberto Díez de Tejada, Director de Asturpesca.

Cornellana Fly-Clasp

Con las emociones y experiencias vividas en años anteriores, sabíamos que la feria de este año no nos iba a defraudar. Íbamos preparados.
La avanzadilla llegó a Cornellana City el jueves con Alberto Torres (qué grande eres, meu) a la cabeza y no pudimos negarnos a la invitación de Íñigo para cenar en su casa con su peña de amigos, entre ellos Alberto, el Director de la feria.
El viernes comprobamos la efectividad de Cris and Cia que nos tenían todo preparado. Lo poco que faltaba se encargó de amañarlo Iñigo.
¡Cómo os lo curráis…! Así da gusto. Gracias.
Ya con el Stand MiguePesca (Artesáns-Radio Galega-Thinkfish) montado empiezan a aparecer amigos y conocidos. Los primeros Meana y Pablo con los que comimos mientras uno nos hablaba de su guía de cotos y pozos y el otro de sus cañas. Mención especial para los reos del Tambre.
También aparece nuestro amigo, el asturiano-galaico Marcelo Verdeja, Punto Radio, con el que compartimos tertulia radiofónica por la tarde.
Era cuestión de esperar al resto. Empieza el goteo y va llegando el personal a lo largo de la tarde.
Hora de papeo. Tocata y fuga en Ricardo ya con Luís Agüeria, Miguel Bao, Carlos Bao, Julio Seijas, Oscar Gayoso, Eloi Saavedra y... Mera… Papito… Bellas… Guillermo… Alberto… Miguelón… que pensaban en salmón, cantaban en salmón y hablaban en salmón (luego se explica el porqué).
Mus (con empate) y Polifónica de Padriñán a peito aberto.
Con el consabido paso por el Central la peña se retira que hay madrugón.
En todas las tertulias y comentarios se firmaba por un mínimo de 12-15 salmones al día siguiente. Primero de mayo, día de la apertura… Todo el mundo coincidía en que el Campanu se precintaría por minutos y que habría carreras…
Lo dicho, madrugón el sábado primero de mayo, que los gallegos tenían La Llonga y Juan Castaño, al que no pudimos llegar por no tener desbrozadora.
Nos vamos al Centro de Precintaje de la Rodriga donde el Director de la feria empieza a mostrar cierta incredulidad pues la primera hora de pesca había pasado en blanco.
A las diez, el claustro recibe a los primeros visitantes y poco después suenan las campanas del Monasterio acompañadas por bombas de palenque anunciando el Campanu.
En el Stand MiguelPesca, las autoridades mostraban el interés de la administración del Principado por conocer el proceso que se desarrolló en Galicia para conseguir la Carta de Artesán. Estaban presenciando el primer obradoiro de artesanía del grupo recientemente distinguido con el reconocimiento de la Xunta de Galicia. Al torno, Julio Seijas, Oscar Gayoso, Fernando Comba y Eloi Saavedra. Y no llevamos más artesanos por falta de espacio.
JJ Vicente se ocupa del apartado técnico del set de Radio Galega por el que van a desfilar numerosos invitados del programa Ríos e Montes.
Nos visita Vicente Longo que lamentaba no poder acompañarnos en las mesas de montaje y esperando poder hacerlo el año próximo.
También aparecen otros buenos amigos, Miguel Aguilar y Carlos Bragado, el maestro Pedro Vigil, Davicín que no faltó con su sidrina, Raúl de Rhodani, Delfín Puente de la Asturiana, José Antonio Suárez de las Mestas, Nuria Mayoral de Everest, Enrique y Carlos Coto de Geográfica Films, Román García, Jorge García de Scierra…
A golpe de broche y artesanía, va cayendo la mañana y se acerca la una de la tarde. Hora de remate en pública subasta.
El recinto y los aledaños del Monasterio de San Salvador de Cornellana se van llenando.
Ya en hora, al fondo se empieza a oír la música de la banda de gaitas que acompaña a Lalo Velázquez, un “chaval” de 83 años que había puesto el plateado en la tabla. 6,2 kg en báscula.
Por primera vez, el Guarda Mayor del Narcea coloca un precinto especial en el pez estrella de la temporada.
Alberto Díez de Tejada ejerce de perfecto anfitrión –cómo maneja los tiempos, oye- y el salmón se lo lleva Parrondo en 10.000 €.
Cuando bajan del escenario empiezan los codazos de cámaras de fotos, televisión, micrófonos de radio, grabadoras…
Tenemos paciencia y cuando Lalo y Nicolás se quedan absolutamente solos los invitamos a que nos acompañen. Llegan al stand donde se les recibe con un caluroso aplauso. Entrevista para la Radio Galega y, a seguir, aperitivo con las delicias de Waldemar-Monterroso en formato de empanada, chorizo, salchichón y queso caseros y un mencía de poderío y reclinatorio. Lalo agradecía el ágape mientas Parrondo se interesaba por el origen del producto sin dejar de darle al diente. Fueron muy generosos con nosotros, como pensamos que nosotros lo fuimos con ellos.
Después de la comida volvimos a la actividad frenético-brochera.
A media tarde un estruendo hizo pensar que había otro campanu pero al momento se supo que había sido Davicín descorchando una sidrina. De hecho, el corcho llegó al tejado del Monasterio. Davicín, ¿qué le pones?
Por la noche Espicha en Ricardo y conclusión obligada en el Central.
El domingo ya había cansancio, ya se subastara el campanu, ya lo habíamos hablado todo… Mañana de resaca salmonera con cierta decepción por la escasez de capturas en Asturias y preocupación por un solo plateado en Ximonde.
Pero nos levantan los ánimos otros amigos que nos visitaron como Nino y Santi el robalicero que se acercaron desde Galicia.
Comemos en Grandío, un nutrido grupo, comentando que muchas firmas comerciales no se implican en el mercado gallego.
Aquí debemos citar a Scierra (para justificar la gorra) y para que no nos eche en cara que no lo promocionamos nada… (Jorgito, nunca te salió tan rentable una gorra por mucha luz que tenga).
En ediciones anteriores, la feria abría el sábado con lo que se entiende como el día técnico y el domingo como día de fiesta. El cambio de las fechas de la feria propició que se invirtiesen los papeles y quizá eso motivó que el domingo no tuviese el protagonismo que la feria merece.
Y poco más.
Despedida y viaje de vuelta que son casi cuatro horas.
Carmiña es la que machaca y destroza las notas de la guitarra de mi amigo Eric que siempre me acompaña en los viajes. Cuando Eric (de apellido Clapton) se venía arriba en “Reptile” a la altura de Coirós, Carmiña saltó con “a doscientos metros, segunda salida de la rotonda, A-9”, pero a mi me pareció oír: “Diez mil a la una…”
Miguel Piñeiro

PRESENTACIÓN DEL LIBRO DE AGUILAR Y BRAGADO:

SUBASTA DEL CAMPANU:

Velázquez y Parrondo en el Stand MiguelPesca:
RÍOS E MONTES, RADIO GALEGA:
JORNADA DEL DOMINGO:
volver a principal