ASTURPESCA 2011. UN CAMPANU MAS “GALLEGU” QUE NUNCA.

Fotos: A. Torres, S. Pita, E. Saavedra, M. Verdeja y organización de Asturpesca

La Feria del Salmón de Cornellana completó una edición de infarto.
Ya el jueves, dos días antes, se respiraba un ambientillo especial. Feeling salmonero. Se hablaba de pesca, el protagonista era el salmón y la expectación aumentaba a cada instante.
Pasamos el día en la coqueta Cornellana donde hay mucho que ver y muchos más con quienes compatir emociones. Al mediodía tuvimos conocimiento de una colección privada de ochenta moscas del Maestro Belarmino Martínez con la promesa de poder verlas al día siguiente.
Al final de una jornada de gestiones y saludos, cenamos en el cónclave privado de Íñigo, Alberto y su peña.
El viernes, con mucha tarea por delante, a primera hora de la mañana nos bajamos unas casadielles que son el mejor reconstituyente. El Stand MiguelPesca, con sus casi veinte metros en el claustro del Monasterio de San Salvador está vacío.
El viernes, a mediodía, nos permiten ver y fotografiar las ochenta belerminas. Una auténtica locura.
En el transcurso de la tarde, mientras la feria va pillando maneras, llegan los integrantes del Stand MiguelPesca.
Y por la noche, que todos los gatos son pardos, se lía en Grandío
-Pulp-Fiction (Grandío, pulpo de ficción) que es de Xove y sabe de pulpo.

Ya el sábado, con la inauguración oficial de la feria, empiezan las creaciones de los tornos a congregar al personal: Oscar Gayoso con su particular Obradoiro de Artesanía; Paco Porto y Pedro Rodríguez de la Concha –el heredero de Belarmino- con sus espectaculares moscas de salmón; Cholo con sus habituales del Órbigo y Longo y Touceda con todo tipo de rara bichería, desde grillos a saltamontes, pasando por mantis o escorpiones.

Moralejo y Zulu se suman a la parroquia que al día siguiente tenemos Arenas. Nos dice Davicín que hay tres en Moreno.
Vienen a vernos grandes amigos como Juan Delibes, Miguel Aguilar, Marcelo Verdeja, Pablo Muñiz, Luís Meana, Delfín Puente, Raúl Soria, Toño Puicercús, Leo Fernández, Henry Berrocal, Pedro Vigil, Alberto López, Jorge R. Maderal y otros de los que me olvido y a los que pido mil perdones. Hasta la responsable de una feria de pesca en Palencia se acercó para hablar en persona con nosotros e intentar convencermos de que el próximo año vayamos con el stand.

Aparecen también Seijas y Comba que peregrinan al Sella.
Siguen las quinielas, vaticinios y augurios sobre cuantos salmones saldrán el primer día de pesca con muerte.
Por la noche, “espicha” en Sidrería Ricardo con la organización y otros expositores y participantes en la feria.
Llega el domingo y el Doctor sueña con campeonar aunque acabamos campaneando perdidos entre la lluvia y la niebla.
Coto guapo, Arenas.

Otra vez será Davicín.
Empieza el baile de teléfonos: hay campanu y en pocos minutos es secundado por varios en el Cares y en el Sella, sale el primero en el Eo y en el Esva-Canero. Oye, que los móviles aún están dormidos...
Llega un mensaje desde el Sella: uno en Tempranas (el de Seijas). Poco más tarde sale el de Comba.
Me quedo sin batería y le pego a la fontanería que abre la feria.

A las puertas del rercinto no se habla de otra cosa, se confirman los mejores pronósticos, hay salmonada. Mientras tanto, Eloi Saavedra y Santi Pita van al libre a probar esas cosas raras que montan.
El recinto ferial se llena. Vaya ambientazo.

A la una de la tarde la expectación en máxima en el monasterio y alrededores. Llega la Subasta. Por cierto, Belén Fernández, la Viceconsejera, lucía el “broche artesán” que le regalamos el año pasado.

Y aparece uno de Padrón que se apunta al remate.

Dopazo se tomó la cosa como una clásica: salida responsable, puntuó en la primera meta volante, en la segunda demarró, ganó la montaña en el último puerto y entró destacado en la línea de meta.
6.000 €. Barato-barato. Se lo lleva ODL
, de las tierras de Carolina, La Bella Otero.

A última hora aparecen Seijas y Comba, los del Sella, que se traen otros dos plateados para Galicia.

Finito.
Gracias a Íñigo (por todo), a Cristina (por profesional), a Ana Cris (para que no me riña), a Carmen (porque se le enfadó una de la tele por mi camisa fosforito) y a Alberto
Díez de Tejada (porque es un crack).
Este año fue como siempre pero con Torres de principio a fin. Igual, pero distinto.
Miguel Piñeiro

volver a principal