Los primeros salmones del Ulla en el S. XXI

EL PRIMER SALMÓN DEL ULLA DE 2017

Joaquín Iglesias pesca el primer salmón de la temporada en Galicia
Parte de la atención salmonera del día 1 estaba concentrada en A Pontenova, donde se disputaba el Concurso del Salmón del Eo pero la otra parte tenía su vista puesta en Ximonde, coto en el que se esperaba que saliese el primer salmón de la actual campaña.
Salmones, lo que se dice ver salmones, no se ven muchos pero los hay… y gordos (información privilegiada).
El Eo en el concurso de este año no daba ningún ejemplar y el Ulla cerraba la mañana con la misma suerte.
Fue por la tarde, a las 16,45 h. cuando el vigués Joaquín Iglesias metió la cucharilla en O Penedo, en Ximonde, clavando un plateado. Puesto sobre la tabla del centro de precintaje dió 75 cms y un peso de 4,2 kg. El ejemplar es salvaje.

EL PRIMER SALMÓN DEL ULLA DE 2016

El arranque de la temporada salmonera en el Ulla tuvo dos focos de atención: uno, Ximonde para comprobar si hay entrada de salmones ((el año pasado solo se consiguieron 22 del cupo de 60 ejemplares) y, segundo, Sinde, por la rotura de la presa.
El ferrolano José Manuel Álvarez Duro, gran pescador de reo en el Xuvia, escasos minutos antes de las 8 de la mañana clavaba a cucharilla el primer ejemplar en Ximonde. El pescador Luis Mirás, habitual del Ulla metía el ejemplar en la sacadera. Curiosamente no fue en el Penedo, ni en Campos de Viso, ni en las Corrientes de Reboredo; fue en O Poio do Bote.
Ya en el Centro de Precintaje, el plateado pesó 4,4 kg. Duro, Como gran pescador de reo que es, tiene capturado alguno más grande que este salmón.

EL PRIMER SALMÓN DEL ULLA DE 2015

A las 09:45 h, en Sinde, J. A. Álvarez Cortés ponía en el prado un salmón de 4,2 kg sacado a cucharilla en A Praia.

EL PRIMER SALMÓN DEL ULLA DE 2014

Marcos Castro Ferreira, natural de Cuntis, puso en tierra el primer salmón del Ulla de este año. Fue pescado a cucharilla en el puesto Venezuela del coto de Ximonde. El salmón de 87 cm de longitud, pesó 6,3 kg y es una hembra de repoblación. El pescador se iniciaba ese mismo día en la pesca del salmón.

EL PRIMER SALMÓN DEL ULLA DE 2013

Después de la gran sorpresa de Sinde en la temporada anterior, Ximonde vuelve a dar el primero del Ulla.
A las nueve de la mañana, Antonio Souto Martiñeira, ribereño de Couso, metió la cucharilla en el pozo Poio do Bote logrando clavar y capturar un gran ejemplar que llegó a los 8,3 kg. en la báscula.

EL PRIMER SALMÓN DEL ULLA DE 2012

Sobre las ocho menos cuarto de la mañana del primer día de la temporada salmonera en el Ulla, Manuel Rodríguez (Sergio para amigos y allegados, del lugar de Reyes (Teo), prendió a cucharilla el primer plateado de la temporada en el Ulla.
Sergio llegó al Carballo, en la Presa de Sinde. Metió dos primeras varadas en la tradicional Cañota. El tercer lance tuvo como premio un salmón que puso en tierra a las 7:57 h, después de haberlo trabajado magistralmente, según Salva Ortega Jr. que presenció el afortunado lance.
Pesó 5,9 kg y midió 84,7cm. Era una hembra salvaje de un mes de río.
Es el primer salmón más madrugador de los últimos cinco años en el primer río salmonero íntegramente gallego.

EL PRIMER SALMÓN DEL ULLA DE 2011

Roberto J., un pescador de Forcarei, guió el primer salmón del Ulla en una temporada que será recordada por el capotazo del primer día de pesca.
Roberto, que dos días antes lo había intentado en Sinde, apostó por la zona inferior del acotado y su decisión resultó acertada pues poco antes de las 08:30 h. clavaba con cucharilla el primer plateado en el Ulla en la presente campaña salmonera.
El ejemplar, de repoblación, pesó 5,9 kg y alcanzó los 81 cms de longitud.

EL PRIMER SALMÓN DEL ULLA DE 2010

Y van dos. Por segundo año consecutivo, el primer salmón del Ulla se va para el Principado. Mientras miles de pescadores asturianos intentar precintar el campanu asturiano, los más afortunados vienen a la seguridad de Ximonde.
Pocos aventuraban un inicio tan raquítico, un ejemplar en el primer día.
Pedro Méndez, de Villacondide de Coaña ponía en la tabla el primer salmo salar del Ulla.
Pesó 4,3 k y midió 73 cm.
El Penedo Redondo repite primer plateado.
Lo curioso es que, además de salir un solo ejemplar, lo hizo a las cuatro de la tarde.

EL PRIMER SALMÓN DEL ULLA DE 2009

El propietario de Armería Leo de Vegadeo, Leo Fernández, echó a tierra el primer salmón de la temporada de 2009 en Galicia.
Lo clavó a las nueve y media de la mañana, en el Penedo Redondo del coto de Ximonde, a quisquilla.
A pesar de no ser un ejemplar de porte, la pelea fue intensa e incierta ya el animal se descolgó, aguas abajo, varias veces antes de entrar en la sacadera.
El primer salmón de Ulla pesó 3,5 kg y es un salmón fresco aunque no tenía pulgón. Midió 69,5 cms.

EL PRIMER SALMÓN DEL ULLA DE 2008

Al igual que la campaña pasada, no hizo falta esperar mucho en el Ulla para ver el primer salmón en tierra.
Los salmones no entienden de turismo ni de cotos de privilegio.
Celestino Faez, ribereño de Muros de Nalón (Asturias), largaba una varada a cebo en el Puesto Roto y echaba a tierra el primer salmón de la temporada en los cursos gallegos que abren el primero de mayo. Dio en báscula un peso de 7,600 kg.
En la misma jornada José Barco sacó otro de 7,400 kg en las Corrientes de Reboredo y Cesareo Pardal hizo lo propio con un ejemplar de 7,800 kg en O Penedo Redondo. El cupo del día se completó por la tarde con otra pieza de 4 kg.

EL PRIMER SALMÓN DEL ULLA DE 2007

El primero de mayo, primer día de la campaña salmonera de 2007, el Ulla daba el primer salmón de la temporada y además formó parte del cupo del coto de Ximonde, circunstancia que no se daba desde muchos años atrás.
Es el tercer año consecutivo que Ximonde da el campano del Ulla y no es de extrañar pues Couso y Sinde ya no son ni la sombra de lo que fueron.
El primer salmón de la temporada en el Ulla también lo fue de los ríos salmoneros gallegos.
El pescador de A Estrada, Gonzalo Fernández Moldes, sacó a las 09:00 h un ejemplar salvaje de 4,1 kg. Midió 74 cms de largo y 37 de perímetro.
El ejemplar entró a cucharilla en el puesto de O Bote
y llevó el precinto 19.352.
Gonzalo echó a tierra el animal después de un cuarto de hora de pelea.
El segundo salmón lo clavó a cucharilla Rafael Vázquez de Cacheiras (Teo) en las Corrientes de Reboredo. Pesó 4 kg y midió 73 cms.
José Manuel Vilariño, de Escariz (A Coruña)
, sacaba el tercero. Pesó casi 4,3 kg y midió 74 cm. Lo clavó en el Puesto Largo a cucharilla.
Poco antes de las dos de la tarde,
salía el el cuarto. Lo pescó el vigués Pablo Pereiro Rodríguez en las Corrientes de Reboredo. Pesó 4,1 kg.

EL PRIMER SALMÓN DEL ULLA DE 2006

El día de la apertura, el joven Manuel Mosteiro capturó el primer salmón de la temporada en el Ulla.
El afortunado pescador clavó el ejemplar a las 8,30 de la mañana con una cucharilla Popper del 4 y lo echó a tierra después de diez minutos de lucha. Pesó 4,790 kg y midió 75 cms. La postura del éxito fue el Penedo Redondo en el Coto de Ximonde.
Es el primer salmón que pesca en su vida.

EL PRIMER SALMÓN DEL ULLA Y DE OTROS RÍOS GALLEGOS DE 2005 (Fotos M. Souto)

Se presumía un gran inicio de la temporada salmonera fruto del retorno al río de los ejemplares nacidos en la espectacular freza del año de las riadas en Galicia, el invierno de 200-2001, pero el arranque de la misma en el Ulla creó división de opiniones.
El Eo estaba abierto, como siempre, desde marzo al estar compartido con Asturias. Los restantes cursos salmoneros gallegos abrieron la temporada el primer domingo de mayo.
El Ulla tuvo que esperar al cuarto día de pesca para dar su primer salmón. Se pescó en Ximonde y en los primeros siete días de pesca solo dio 5 salmones de los 40 que tenía de cupo. El ribereño Benjamín Calviño echó a tierra el primer salmón del Ulla, un ejemplar de 6 kg.
El Lérez, que el año anterior fuera el primer curso gallego en completar el cupo, dio la primera gran sorpresa. El segundo día de pesca daba dos salmones, uno para cada uno de los pescadores que lo intentaban.
El Masma también dio su primer salmón. Fernando Cabaleiro en compañía del experto ribereño David Castrillón, en el segundo día de pesca, capturó un macho de 5,5 kg en el Pozo Pividal del Lote 3 de Celeiro.
El Mandeo fue el primer río gallego en dar su “campano”. El primer día de pesca, Alfredo Maceiras capturaba el primer salmón de la temporada. Lo capturó a cucharilla en el Coto de Betanzos, conocido por Chelo, en el Pozo A Longarela. Pesó 5,7 kg, era una hembra con varios días en el río.

Volviendo al Ulla, la temporada puede y debe tacharse de muy mala pues solo dio 21 de los 40 ejemplares permitidos. La desesperación de los pescadores por algunas medidas tomadas se traslada a las capturas conseguidas en Couso: 1 ejemplar de los 21.
Ximonde tomó la alternativa a Couso pues la escala y el pasillo que se habilitaron en éste último favorece en demasía el remonte de los ejemplares. Algo debe funcionar mal cuando en Ximonde se clavaron 12 ejemplares y 8 en Sinde por el ya anecdótico citado de Couso.

EL PRIMER SALMÓN DEL ULLA DE 2004

La temporada de pesca en el río Ulla, se abría el domingo 2 de mayo. A los tradicionales cotos salmoneros de Couso y Sinde, este año se sumaba el de Ximonde que en las últimas campañas tenía el rango de coto sin muerte.
A primera hora de la mañana -ante una curiosidad más bien escasa en Couso y casi nula en Sinde y Ximonde- se producían los primeros lances. En Sinde había 6 pescadores, cinco en Couso y cuatro en Ximonde. El desánimo se hacía patente al mediodía ya que no se había visto ningún movimiento, excepto el cobro de un reo en Ximonde.
La jornada vespertina de pesca se presentaba como un mero trámite y, de hecho, a media tarde, pocas cañas quedaban en el río. Una de ellas era la del perseverante pescador estradense José Manuel Reimondez Suárez.
Reimondez había empezado a las 7,30 de la mañana. Pescando en la presa y tocando todo el coto, con preferencia en A Croeira, Salto do Can y Lazareto.
A las ocho de la tarde, en su último y desesperado intento, desanimado de la cucharilla, engarzó un buldo con mosca. Acertada decisión, ya que minutos después, saliendo de la corriente de A Croeira, clavar un salmón que respondió pegando dos espectaculares cabriolas fuera del agua y descolgándose hacia la caída del pozo, recuperando la posición poco después.
Con destreza, José Manuel echó el ejemplar a tierra, tras quince minutos de pelea, con la inestimable ayuda de su compañero Luís Miramontes que ejerció de improvisado ganchero.
El Campano del Ulla resultó un macho salvaje de 4 kg. Ejemplar viejo con más de un mes de estancia en el río. Midió 75 cms de largo y 36 de circunferencia.
La captura de este ejemplar con buldo -técnica poco ortodoxa pero de contrastada efectividad- puso en evidencia la máxima salmonera de tocar un pozo primero con mosca, luego con cucharilla y por último con cebo, pues el ejemplar entró al señuelo después de doce horas de cucharillazos y miñocadas.
Sin restar ni un ápice al mérito de Reimondez, que lo tiene y mucho, el ejemplar no respondió a la expectación y no hizo justicia al río. Ya el año anterior el primer salmón del Ulla tampoco había alcanzado los 4 kg de peso.
Era la primera vez que este afortunado pescador tenía coto para el día de la apertura de la temporada.

EL PRIMER SALMÓN DEL ULLA DE 2003

La temporada salmonera se abrió el domingo 4 de mayo. Coincidía la fecha con un encuentro nacional de prensa por lo que se dieron cita los medios especializados de toda España en una comida campera en Couso invitados por el Alcalde de Teo Armando Blanco. Todos confiaban en una buena jornada de pesca pero el Campano del Ulla se hizo esquivo durante todo el día. Tres días después, por la mañana se clavó un ejemplar que resultó ser un reo pero que hizo creer a todos y por supuesto al pescador que se trataba del primer salmón de la temporada.
Ya a las 7 de la tarde cuando las esperanzas iban decayendo Ramón Carreira de Santiago de Compostela clavaba el primer salmón de la temporada en el Ulla.
Pesó 4 kg. Resultó ser un macho lleno de pulgón, estilizado, muy plateado, de recientísima entrada y con un ostensible “trallazo” de una lamprea en la parte superior de su cabeza.
Para capturarlo utilizó una cucharilla plateada y tardó unos 10 minutos en cobrarlo.
Para Ramón la satisfacción es mayor ya que era la primera vez que pescaba al salmón aunque por sus declaraciones a la prensa cualquiera diría que el Salmo Salar tiene muchas cosas que envidiar a cualquier lubina...
En otro orden de cosas, según un programa de radio que tiene mucho de fauna y poco de deportivo, la expedición de permisos está sujeta a oscuros manejos o manipulaciones y nada más lejos de la realidad. El sorteo es limpio diáfano y público. Si el primer día en el Ulla había muchos coches de Lugo es porque tenían los números 2, 3 y 4 del sorteo –correspondiendo a una peña de amigos del Masma- y por ello accedieron a pescar el primer día de la temporada.
También comentó el susodicho, que la guardería no pide el DNI con la licencia y el permiso como si estuviese permitiendo ilegalidades en el guiado de los ejemplares... También indicó que se había reventa de permisos...
Pero viniendo de quién viene, a estas afirmaciones no hay que darle crédito ni valor alguno.
Quién esté seguro de estas anómalas e irregulares circunstancias, si tiene pruebas, lo que tendría que hacer, por coherencia, era denunciar ante la autoridad competente en vez de lanzar bulos intentando emponzoñar el espíritu de convivencia que reina entre los pescadores de salmón del Ulla.
Curiosamente alguna de estas intencionadas acusaciones había partido de un pescador y “pseudo-colaborador” de prensa que en la mañana de la apertura salmonera del Ulla era “pillado” por los agentes de la guardería pescando ilegalmente a poca distancia de los cotos salmoneros.

EL PRIMER SALMÓN DEL ULLA DE 2002

El 5 de mayo las primeras cañas de la temporada largaban sus señuelos en busca del Campano del Ulla.
La entrada de numerosos ejemplares en la anterior temporada había constatado el inicio de la recuperación de esta especie en el primer río salmonero íntegramente gallego.
Este año el cupo se ampliara a 15 ejemplares y la expectación se adueñó del coto de Couso (Xirimbao) desde primeras horas. Las 6 cañas autorizadas y los numerosos curiosos y aficionados no tuvieron que esperar mucho ya que a las nueve de la mañana el estradense Juan Antonio Rodríguez clavaba el primer salmón de la temporada.
Tras quince minutos de pelea, cobró el ejemplar que pesó 5,5 kg, midió 80 cms y resultó ser una hembra salvaje que ya llevaba –unanimidad general en la apreciación- dos o tres meses en el río. La librea y su intenso tono oscuro denotaban la vejez del animal. Utilizó la cucharilla dorada y sedal de 0,35 mm.
El afortunado pescador es un clásico ribereño del Ulla, tenía entonces 62 años y pesca salmones desde los 14. Calcula que ha pescado varios cientos de salmones en el Ulla y veinte años atrás llegó a capturar más de 30 ejemplares en una sola temporada. Su salmón record alcanzó los 12,5 kg, a inicios de los ochenta, pero recuerda –con cierto aire nostálgico- que eran muy numerosos los salmones de 10 y 11 kg.
Una hora después, Juan Constenla clavaba el segundo salmón. Este macho salvaje entró a la cucharilla, en el mismo pozo que el anterior, pesó 4,8 kg y midió 77 cms. Al igual que el primero, también llevaba tiempo en el río.
Ya por la tarde, Iago Chamosa, un afortunado chaval de 13 años por aquel entonces, clavó el tercer ejemplar. Lo hizo en O Trobadoiro resultando el mejor ejemplar de los tres capturados. Pesó 5,8 kg y midió 80 cms. Este ejemplar –una hembra autóctona- era de reciente entrada pues aún tenía pulgón de mar.
Desde hace unos veinte años no se recuerda un día inicial de temporada que ofrezca tres ejemplares.
Una vez más el caprichoso Ulla nos ha sorprendido con la anécdota pesquera: las licencias de estos tres afortunados pescadores tienen números correlativos ya que Rodríguez y Constenla llevan más de veinte años pescando juntos y expiden la licencia conjuntamente, pero además Iago es nieto de Rodríguez.
El abuelo, una vez capturado su ejemplar se dedicó a instruir al nieto ya que era la primera vez que pescaba al salmón y cuando el chaval clavó el suyo, el abuelo se emocionó más que cuando cobró el campano.
El mayor ejemplar de 2002 pesó 6,8 kg y fue pescado a cebo natural.
De los 20 ejemplares, 6 de ellos eran de repoblación y los restantes 14 salvajes.
El día 22 de mayo se cobró el ejemplar que cerraba el cupo y la temporada salmonera del Ulla.
Los últimos días resultaron muy remisos y tercos. El día 19 de mayo ya se habían computado 18 ejemplares y los dos restantes tardaron tres días en ser capturados ya que las lluvias de estos días enturbiaron las aguas y las cucharillas perdieron efectividad.
En otro orden de cosas, cabe destacar el recelo de los numerosos pescadores que se acercaron a seguir las evoluciones de la jornada inaugural ya que se encontraron con una tablilla de Medio Ambiente que “recordaba” a los pescadores la prohibición de pescar a menos de 50 metros de la presa por lo que todos se preguntaban por qué en los años anteriores esta prohibición no se había ejercido y de hecho la mayoría de los salmones capturados la temporada anterior se habían clavado a pie de presa.
Años atrás, también  en el Ulla, otra presa el fue centro de dura polémica ya que para unos era presa, para otros era semi--sumergida y para otros ni siquiera era presa ya que tiene grandes venas por donde las especies remontan sin problemas y con la marea alta apenas llega a dos cuartas de caída de agua, altura que no ofrece ningún problema a los salmónidos.
También foro de discusión supuso el sorteo de cotos, la repesca e incluso la disposición de los permisos libremente al público. En la década de los noventa, la presión de pesca en este tramo del Ulla (incluyendo los cotos salmoneros de Ximonde, Couso y Sinde) había tocado fondo pero este año la pasión salmonera se desató provocando un aluvión de solicitudes para el sorteo –casi 500- y ya en enero se habían adjudicados todos los cotos, tanto de salmón como de reo, de la actual temporada por lo que se habló de “acaparación abusiva” de permisos.

EL PRIMER SALMÓN DEL ULLA DE 2001

La temporada salmonera del Ulla en 2001 fue la mejor desde muchos años atrás. Con ella se inició la que ya se conoce como “recuperación de la fiebre salmonera” en este reconocido curso.
La década de los 90 había sido horrorosa tal como demuestran las tablas de capturas oficiales y casi nadie esperaba que el salmón remontase el río en las cantidades que se constataran en los días previos. La abundancia de aguas –recordemos que ese invierno arrojara los índices pluviométricos más generosos de los últimos 50 años- propiciaron el remonte de los ejemplares.
El 6 de mayo se inició la temporada y los primeros días no aportaron ninguna captura.
El viernes día 11, se clavó el primer salmón.
El Campano -un macho de 4,2 kg y 75 cm- lo pescó Salvador Ortega, ribereño de Couso, a las 10 de la mañana con cucharilla plateada. A decir de los presentes, entre ellos varios agentes y técnicos de la Xunta, tenía dos o tres años de mar y fue cobrado después de 15 minutos de lucha.
Era el segundo campano de Salvador en su ya dilatada trayectoria de pesca.
El segundo salmón –una hembra de 5,05 kg- lo pescó Ramón Barreiro, cura párroco de Suevos, a las dos de la tarde. El cebo utilizado en este caso fue “sol y sombra”. El Pater tardó media hora en cobrar el ejemplar, en una brava y bonita pelea.
Ambos ejemplares eran de reciente entrada al río tal como certificaban las pulgas de mar que aún conservaban en sus cuerpos.
Se dio la circunstancia de que los máximos responsables de la Consellería y un nutrido grupo de periodistas estaban celebrando las V Xornadas do Salmón del Restaurante Nixon de A Estrada, en las que se imponía la insignia de Oro al Conselleiro Carlos del Álamo en reconocimiento a su política salmonera. Una vez conocida la noticia de las capturas, en pleno café, muchos de los comensales se trasladaron al coto donde esperaban los dos afortunados pescadores.
Una vez que posaron para la prensa, ya a punto de marchar, Ortega realizó un último lance para una postrera foto; cuando, efectuado el lance, ya estaba recuperando sedal, se produjo otra picada.
Ortega lamentaba que tendría que devolver el ejemplar mientras los presentes disfrutaban viendo sus evoluciones con el animal.
El Director Xeral llamaba al homólogo de Cantabria para relatarle “en directo” el acontecimiento mientras los otros pescadores efectuaban un alto en sus lances para presenciar tan singular pelea.
El sedal de 0,18 mm –había cambiado los aparejos de salmón por los de reo- aguantaba las embestidas del bicho y la pericia del pescador dejaba más margen a sus acometidas con un seguro bien regulado.
Un cuarto de hora después de la clavada logró acercar el salmón a unos diez metros de la orilla y allí mismo dio una cabriola fuera del agua, pero acto seguido, con la fuerza y bravura que caracterizan a esta especie, se alejó en una desenfrenada huida hacia la pronunciada corriente que está a pocos metros de la croeira pequena -zona pedregosa en la parte derecha de la presa- y allí consiguió liberarse rompiendo el sedal.
Al día siguiente, sábado 12 de mayo, se volvieron a clavar otros dos ejemplares -uno de ellos, otra vez Salvador-, con lo que en sólo dos días se había superado la cifra de los 3 salmones del año 2000.
El viernes 18, Suárez, conocido pescador santiagués, clavaba en A Croeira, el noveno, a cebo, a primera hora de la tarde y un pescador estradense completaba el cupo sobre las 8 de la tarde. En sólo siete días se obtuvo el cupo de 10 salmones.
Al día siguiente se celebró el Concurso de Pesca de la Sociedad de Pontevedra sin que se clavara ni uno solo.

volver a principal