Manual de lanzado. El lance perfecto
Por Manuel Iglesias Angulo

  1.- Bases del lanzado con mosca
  2.- Ayudas y referencias para el lance
  3.- Errores en el lance
  4.- Ganando distancia
  5.- La puntería y los lances curvos
  6.- Diccionario del lance


1.- Bases del lanzado con mosca

La carga
A diferencia de otras formas de lance donde el peso del cebo se encuentra concentrado y es el principal medio para el lanzado, en el lance con mosca el peso que se lanza es el de la propia línea. Es su peso lo que dobla la caña y es la caña al recuperarse quien impulsa la línea en la dirección contraria. La acción de doblar la caña con el peso de la línea recibe el nombre de carga y se realiza de dos formas, una básica, producida por la simple extensión de la línea al frente y otra provocada por el movimiento del lanzador al impulsar la caña. La primera será únicamente necesaria para dar comienzo a cualquier movimiento mientras que la segunda es la base fundamental del lance.
Durante el lance, la mayor parte de los movimientos y esperas que el lanzador realiza y que exponemos a continuación sirven para acentuar esta carga y facilitar el lance.

La espera
Al impulsar la caña, la línea se desplaza en uno u otro sentido, desarrollándose con una forma determinada a la que llamamos bucle. Dependiendo de la cantidad de línea que se tenga fuera, el bucle tarda más o menos tiempo en estirarse y producir la carga. Este tiempo sin movimiento aparente recibe en los ejercicios de lance el nombre de carga.

La velocidad del movimiento
Aumentando la velocidad del movimiento de la caña, aumentamos la velocidad en el desarrollo de la línea que de esta forma incide con mayor fuerza sobre caña proporcionando una carga extra. Esta velocidad no se debe aplicarse de cualquier forma, durante el lance, la velocidad de los movimientos se aplica en aceleración.

La parada
Por extraño que parezca una de las acciones que más acentúa la carga de la caña es parar de forma brusca el movimiento de lance. Esta parada libera toda la energía del movimiento sobre el único cuerpo libre; la línea. El símil con el frenazo de un coche y la forma de cómo expulsa en la misma dirección los cuerpos no sujetos nos darán una idea de su fuerza.

Los ángulos de lance
Si la línea no se extiende realizando un ángulo de 90º con relación a la caña, la carga no es perfecta. Este movimiento puede realizarse en cualquier dirección: paralelo al suelo, de arriba hacia abajo y de abajo hacia arriba e igualmente de cualquier otra forma lateral. Cada uno de estos movimientos, llamados golpes de lance pueden aumentarse y reducirse dependiendo de la cantidad línea que tengamos fuera de la caña. Un lance corto necesita de una pequeña apertura de ángulo de lance, mientras que un lance más largo necesita un mayor ángulo.

El movimiento como conjunto

El movimiento completo se compone de dos golpes de lance, uno trasero que proyecta la línea hacia atrás y otro delantero que recogiendo la carga del trasero impulsa la línea hacia su origen. A su vez, cada golpe de lance se compone de tres fases principales: carga, aceleración y parada. Para que se produzca la carga, tras el golpe de lance trasero debemos hacer, como ya hemos visto, la espera necesaria para que la línea se desarrolle en su totalidad. Esta espera es doble y se realiza igualmente tras el lance delantero si el ejercicio tiene continuidad. El movimiento se realiza de forma acelerada sin impulsos o golpes repentinos, un movimiento en continua aceleración, donde la mayor potencia se produce al final del movimiento y que recibe el nombre de golpe de energía.

El lance con mosca es un movimiento doble donde el peso de la línea (la carga) es la base del lanzado y su intensidad sobre la caña determina la facilidad del lance. Puede aumentarse realizando movimientos de caña más amplio y en aceleración, con una parada brusca que libere sobre la línea la fuerza del lance. Para comenzar con el siguiente lance la línea debe haberse extendido totalmente cargando de nuevo la caña. La línea sigue la dirección marcada por la punta de la caña y la caña sigue la dirección que le marca el brazo, trate que en todos sus lances la línea de realice ángulos de 90º respecto a su caña.

El movimiento

Para realizar el movimiento no hay mejor método de aprendizaje que practicarlo mientras leemos sus instrucciones. Puede hacerlo sustituyendo la caña por un bolígrafo o simplemente abriendo la palma de su mano. Para ensayar el lance trasero deje que su brazo caiga de forma natural pegado a su cuerpo, levante su brazo hasta formar un ángulo de noventa grados con el antebrazo. Comience elevando con lentitud todo el bloque -mano, brazo y antebrazo- tirando de los músculos del hombro. Observe con atención que el bloque asciende de forma paralela a su cuerpo y que el antebrazo va cerrando el ángulo que forma con el brazo. Pare a la altura de su oreja de forma que su palma o puño queden cortados por la visión periférica. Si realiza los ejercicios con algún objeto en sustitución de la caña, éste debe quedar ligeramente inclinado hacia atrás unos cuarenta y cinco grados. Si lleva la palma de la mano abierta, el dedo pulgar quedará en la misma posición. Una vez finalizado el movimiento podrá comprobar que el codo puede moverse de forma lateral, sobre todo hacia su derecha (si lanza con el brazo derecho). Nunca durante el movimiento gire su codo hacia ese lado, es un enorme error, manténgalo paralelo a su cuerpo, el brazo pierde gran parte de su fuerza y el desarrollo del lance no se produce en línea recta.
El movimiento delantero sigue los mismos pasos que el trasero pero de forma inversa. El movimiento de carga y aceleración se realiza de nuevo en bloque, pero ahora de forma descendente separando ligeramente el brazo del antebrazo que se desplaza en la dirección del blanco hasta colocarlo en la posición de inicio.
Tenga en cuenta que entre el movimiento delantero y el trasero hay un espacio de tiempo para el desarrollo de la línea –la espera- que forman parte del movimiento. Si la línea no se extiende nunca se podrá completar el siguiente lance; la caña no se carga.
Comience los ejercicios despacio, sintiendo o imaginando que la caña se dobla bajo el peso de la línea y acelere el proceso para terminarlo con una parada brusca. No busque la perfección inmediata, practique sin prisas en el interior de su casa hasta que los movimientos surjan de forma esporádica. Cuando esto suceda comience a realizar los ejercicios con su “minicaña”, será la mejor forma de preparación para el exterior.


Sobre el montaje del aparejo

Monte la caña con las anillas alineadas presionando ligeramente los diferentes tramos entre si. El carrete debe tener capacidad para la línea del peso predeterminado más unos cincuenta o sesenta metros de backing. Coloque el carrete en el portacarretes y apriete los cierres de forma que no se mueva. Asegúrese de haber colocado el freno para trabajar con la mano izquierda. En la actualidad todos los fabricantes marcan en el carrete el peso de la línea o líneas para las que está diseñado con uno o dos números después del nombre comercial, Rocky Mountain 5/6. El volumen de una línea Dt es siempre mayor que el de una Wf y por tanto ocupará un mayor espacio en la bobina. Las líneas Dt pueden atarse al backing por cualquiera de las dos puntas, no así las Wf que deben atarse por la parte paralela que aunque todos los fabricantes señalan con una etiqueta esta puede perderse. El aparejo de pesca debe montarse de acuerdo a las siguientes pautas: Anudar el backing al carrete por una de sus puntas, mientras que la otra se ata a la línea. Al extremo de la línea se coloca el bajo que es quien presenta la mosca.

Prácticas del movimiento en el exterior

Cuando salga por primera al exterior para aprender a lanzar no use moscas ni bajos largos durante los entrenamientos, coloque un bajo estándar de tres metros con un trozo de lana a modo de mosca. Si hay viento sitúese de forma que le entre por su lateral izquierdo. Use su sombra, árboles, o cualquier pared como referencia para parar la caña a sus laterales. Extraiga de su carrete unos nueve metros de línea y pásela por todas las anillas, deje la caña en el suelo y extienda la línea y el bajo al frente; como tres metros de línea permanecen entre las anillas de la caña, debe tener unos seis metros de línea fuera más el bajo. Tome la caña y realice algunas experiencias con el agarre; debe sentirse cómodo y tratar de que la empuña no se le mueva en el interior de su mano. Elija un punto situado ligeramente detrás y a su lateral derecho que le sirva como referencia para realizar la parada de la caña y coloque su pie derecho algo retrasado.
Está preparado para el lance. Levante su antebrazo hasta formar un ángulo de noventa grados con el antebrazo. Comience elevando con lentitud todo el bloque -mano, brazo y antebrazo- tirando de los músculos del hombro. Observe con atención que el bloque asciende de forma paralela a su cuerpo y que el antebrazo va cerrando el ángulo que forma con el brazo. Acelere el movimiento y pare con brusquedad a la altura de su oreja, de forma que la empuñadura quede cortada por la visión periférica. Posiblemente la línea no se haya extendido atrás por lo que tendremos que repetir. A su movimiento, tal vez perfectamente realizado le falta su mejor complemento; la aceleración. El ejercicio se inicia levantando lentamente la caña, la línea extendida comienza a moverse hacia el pescador, arrastrando su punta y el bajo mientras que su panza carga de forma básica la caña. La carga se ha realizado. Acelere la velocidad el movimiento hasta de su brazo pare bruscamente sobre las referencias dadas y espere que la línea se extienda atrás. Ahora sí, la línea ha salido disparada. Repita el ejercicio tantas veces como sea necesario y no tenga prisa por pasar al siguiente golpe de lance. Si ha practicado con su minicaña su aceleración, parada y espera serán correctas y el lance delantero le resultará mucho más fácil.
El movimiento de carga y aceleración se realiza de nuevo en bloque, pero ahora de forma descendente separando ligeramente el brazo del antebrazo que se desplaza en la dirección del blanco. No se olvide de los pasos intermedios, aceleración y parada. Durante los primeros ejercicios apunte siempre al frente parando la caña a cuarenta y cinco grados para inmediatamente después acompañar con la caña la caída de su línea. Practique siempre que pueda y trate de coordinar los dos golpes de lance.

El bucle

El dibujo formado por el bucle durante el lance tiene una relación directa con su ejecución. No siempre será necesario un bucle estrecho, pueden necesitarse bucles de cierta anchura para el lanzamiento de ninfas y de grandes moscas pero lo natural es que el pescador busque que sus bucles sean estrechos y pasen bien a través del viento. Los anchos son el producto de lances técnicamente erróneos en los que la caña se mueve en ángulos inapropiados y pierden su fuerza de inmediato. Por el contrario en los estrechos la fuerza pasa sin dificultad y se consiguen lances más largos y rectos.

La muñeca y su giro de aceleración

Uno de los errores más extendidos en la pesca con mosca es el mal uso o descontrol en el movimiento de la muñeca. El giro de muñeca es un movimiento complementario de la aceleración que ayuda entre otras cosas a multiplicar la velocidad de la caña. Si no se realiza, lo único que nos sucederá es que la puntera de nuestra caña tardará algo más de tiempo en recorrer el mismo espacio. Si tiene problemas de lance y están basados en este movimiento la mejor recomendación será sujetar momentáneamente su muñeca formando un bloque con su brazo. Con entrenamiento, el golpe de muñeca llega a dominarse. Comience en casa realizando ejercicios de pantomima y pronto verá los resultados.

2.- Ayudas y referencias para el lance

La caña

Antes de comprar una caña debe decidir su largo, acción y potencia. Su largo viene dado en pies (30,48 cm) y las medidas más populares son 7; 7 ½; 8; 8 ½  y 9 pies. El tamaño de la caña está directamente relacionado con el tipo de ríos a pescar y su entorno. Las cañas cortas se usan en pequeños arroyos donde no es posible ni necesaria la pesca en largo, por el contrario, los grandes ríos se pescan con cañas largas que nos proporcionen potentes lances. Las cañas de mosca pueden tener acciones diferentes -es decir pueden responder de diferente forma cuando se lanza con ellas-, de punta, progresiva o parabólica. La diferencia entre las acciones puede en principio no tener importancia pero una buena elección nos ayudará en nuestro aprendizaje y durante la pesca.
Las cañas con acción de punta mueven únicamente su parte superior durante el lance, tienen por tanto menores posibilidades de que sus vibraciones pasen a la línea. Son realmente interesantes para iniciarse y pescan bien. Las cañas de acción progresiva trabajan de acuerdo al esfuerzo requerido; con poca línea flexa la punta, con algunos metros más, la punta y la parte media, y si hay mucha línea fuera trabaja desde el talón. Las cañas blandas o parabólicas dependiendo de su grado pueden ser agradables para la pesca y dar un magnifico juego con piezas de poco tamaño, pero si son excesivamente blandas su acción se convierte en toda una contradicción de la pesca con mosca seca, donde se hacen necesarios cientos y cientos de falsos lances durante la jornada para secar la mosca. Una blandura extrema es poco recomendable para tan arduo trabajo. Cualquier caña responderá siempre de la misma forma y será el pescador quien se adapte a ella, las cañas no se adaptan al pescador. Pruebe sus cañas antes de comprarlas y compruebe que su acción se puede adaptar a su forma de pescar, un pescador lento y una caña rápida no es un buen conjunto. Pero si tiene dudas, adquiera una caña larga (9 pies), no demasiado cara y de acción progresiva ya que tendremos la ventaja de poder decidir que parte de ella utilizaremos para mover y lanzar la línea. Si necesitamos lanzar en corto empujaremos con la puntera, si por el contrario buscamos algo más de distancia la fuerza del lance la realizaremos con la parte media y en lances muy largos será el talón de la caña la parte sobre la que recaiga el mayor esfuerzo. Esto no quiere decir que si ya tiene una caña de acción de punta no pueda usarla para realizar grandes lances, simplemente tendrá que aumentar su velocidad y ampliar el ángulo de lance. Quienes venden cañas y líneas tendrán una opinión contraria o más amplia a la que aquí se expone. Posiblemente argumenten que en fase de aprendizaje es cuando más ayuda necesita y por tanto mejor material debe usar. A veces se antepone el material al entrenamiento y destreza del ser humano.
Recibe el nombre de potencia la relación que existe entre la caña y el peso de línea que puede lanzar. Si buscamos pescar grandes peces -supongamos lucios- nuestro cebo será grande y necesitaremos lanzarlo con un bajo de línea grueso atado a una línea pesada que lanzaremos con una caña potente, si por el contrario pescamos con pequeñas moscas, necesitaremos bajos finos y líneas de poco peso que lanzaremos con cañas ligeras. 

Complementos de la caña

Uno de los principales componentes de las cañas son sus anillas. Su colocación sobre el blank (nombre que recibe la caña desnuda) puede parecer aleatoria pero tiene una fácil explicación. Comenzando desde la empuñadura, nos encontramos una primera anilla situada relativamente lejana al carrete y que tiene siempre un recubrimiento de protección. Tanto el lugar donde se encuentra colocada como su recubrimiento forman parte del diseño, dado que esta anilla sufre un rozamiento extraordinario en cada tracción realizada sobre la línea que incide sobre ella más que sobre cualquier otra. La distancia en su colocación está perfectamente estudiada y se comprende cuando se tracciona de la línea con el brazo izquierdo. El ángulo formado entre los tres elementos, anilla, línea y brazo nunca debe ser superior a los cuarenta y cinco grados pues dada su abertura, el rozamiento seria demasiado alto. El resto de las anillas son extraordinariamente finas, para evitar cualquier rozamiento superfluo y se ordenan de acuerdo a la acción de la caña, reforzando con un mayor numero la parte que más se flexiona, es decir la punta, pues allí la línea sufre mayores vibraciones y podría salirse de entre las guías y girar sobre el blank).
La empuñadura es otro de los complementos con cierta importancia. El corcho es el materia1 más adecuado dado sus propiedades, no resbala, se limpia con facilidad y se modifica si es necesario con una lija. Su forma es secundaria, siempre que permita una sujeción segura, pues la mano se adapta con facilidad a cualquiera de los diseños y hasta el momento todos los que existen pueden darse por buenos. Bajo la empuñadura, las cañas de mosca llevan un portacarretes. En el mercado existen infinidad de modelos que cumplen perfectamente su trabajo; la sujeción del carrete, pero cuide que el de sus caña permita la entrada de carretes con patillas anchas.

Las líneas

Las líneas están fabricadas básicamente por dos componentes, un trenzado de nylon interior que recibe el nombre de alma y un recubrimiento plástico que puede contener dependiendo del trabajo para el que se diseñen, elementos metálicos para que la línea se hunda o esferas de oxigeno para su flotación. Por sus formas o diseño las líneas pueden ser: paralelas, Dt (doble torpedo) o Wf ( Weight for ward o peso adelantado). Con las líneas paralelas no se obtiene ningún beneficio ni en el lance ni en la posada por lo que debemos descartarla incluso cuando se trate de líneas de seda. Nos interesa conocer dos diseños de líneas, las Dt y las Wf. Cada una de ellas tiene unas características especiales para el lance, aunque durante los últimos años se ha impuesto el diseño Wf ya que su peso adelantado facilita la salida de cierta cantidad de línea con el mínimo esfuerzo y pesca bien en distancias medias y largas. Las Dt pescan perfectamente en distancias cortas y medias y resultan muy económicas ya que cuando una punta se gasta podemos invertir la línea y pescar con el otro extremo. Es un diseño excelente para realizar toda clases de lances rodados o rectificar la deriva de la línea sobre el agua. A diferencia de las Dt sobre las que prácticamente solo existe un diseño, las Wf se fabrican con diferentes perfiles que será bueno conocer como referencia para posibles usos. Si tuviésemos que recomendar una línea para quienes comienzan, aconsejaríamos una Wf flotante del 5 o 6 que encontraremos en cualquier tienda por su idoneidad para la pesca y los entrenamientos.
Recuerde que entre la línea y la caña hay una correspondencia dada por el peso de la línea -de sus últimos nueve metros- y la fuerza de la caña –potencia-. Es decir, que cada línea debe lanzarse con la caña apropiada a su peso. Las líneas más ligeras se usan para lanzar los cebos más pequeños, mientras que para lanzar los grandes señuelos se usan líneas pesadas. No debemos comprar cualquier línea aleatoriamente ni dejarnos aconsejar ciegamente por la publicidad. La línea que busca es suave al tacto y no tiene memoria. Debe deslizarse por las anillas sin fricción y, si es posible, que sea de un color visible. Debemos lavarla con frecuencia, simplemente con agua tibia y jabón neutro, enjuagarla y secarla bien. No la deje en el carrete si no va a usarla. Enróllela sobre una de caja redonda y guárdela en un lugar seco y oscuro. Le durara mucho más tiempo en uso.

Peso de las líneas en sus últimos nueve metros.

Conversión: 1 grains = 0.064798 gramos

Nº Línea Peso en Grains Oscilaciones Grains Peso en Gramos Oscilaciones Gramos
Private 1 60 54 - 66 3.89 3.5 - 4.28
2 80 74 - 86 5.18 4.79 - 5.58
3 100 94 - 106 6.48 6.09 - 6.87
4 120 114 - 126 7.77 7.38 - 8.17
5 140 134 - 146 9.07 8.68 - 9.46
6 160 152 - 168 10.37 9.85 - 10.88
7 185 177 - 196 11.98 11.46 - 12.70
8 210 202 - 218 13.61 13.09 - 14.13
9 240 230 - 250 15.55 14.94 - 16.20
10 280 270 - 290 18.14 17.49 - 18.79
11 330 318 - 342 21.38 20.60 - 22.16
12 380 368 - 392 24.62 23.85 - 25.40

El carrete

Son muchos los autores que se refieren al carrete como algo sin importancia en la pesca con mosca y lo han definido más o menos como un simple almacén de línea. Y no les falta razón, pero lo que no añaden es que esa especie de almacén hace que la línea se deteriore para el lance cogiendo memoria, lo que va a dificultar en gran forma su salida entre las anillas. El mejor carrete para lanzar es de eje ancho y poco peso, con suficiente capacidad para la línea y unos metros de backing que si no usa, al menos le será necesarios tener colocado por seguridad. Al ser el mecanismo del freno un importante aporte de peso, si no pesca demasiados peces superiores al kilo, puede anteponer el peso del carrete al freno, pero si por el contrario practica pesca de grandes ejemplares antepondremos el freno al peso. Precisamente es el mecanismo del freno uno de los problemas del pescador novel ya que todos los fabricantes montan los carretes para ser manejados por la mano derecha, lo que puede observarse al colocar el carrete con el freno al máximo y tratar de manejarlo con la mano izquierda, que es la mano que no lanza y por tanto la que ayuda en el resto de las tareas de la pesca, entre otras, la de recoger línea. La respuesta es casi siempre la misma, tendrá que sacar la bobina y voltear una pieza. Todas las indicaciones vienen indicadas en su libro de instrucciones. Huelga decir que cualquier carrete necesita unos cuidados mínimos tales como limpieza y engrase.

Los bajos de línea

Para entrenar use bajos de línea cortos, nunca superiores a los tres metros, puede adquirirlos en cualquier tienda. Los mejores son los fabricados totalmente en monofilamento decreciente, aunque existen otros confeccionados a base de hilos trenzados o torsionados con puntas intercambiables. Estos también le servirán ya que son las puntas las que más se estropean. Si desea fabricar su propio bajo puedo montarlo a base de secciones de nylon, por lo que tendrá que adquirir varias bobinas de diferentes gruesos y si es posible de la misma marca ya que no todos los fabricantes, por increíble que parezca, usan los mismos diámetros. A diferencia de los bajos realizados para la pesca en los que se busca que su punta termine formando algunas curvas los bajos de entrenamiento pueden diseñarse para estirarse.

Bajos de línea para la pesca

Cada bajo debe adaptarse a las necesidades de la pesca, por tanto las posibles variantes son enormes, razón por lo que personalmente recomiendo su fabricación en tramos de nylon. Nunca, he notado diferencias entre mis bajos y los fabricados sin nudos, es más, al menos conozco su resistencia, memoria y estado en el que se encuentra el nylon con el que los fabrico.
El comienzo del bajo lleva añadido un primer problema, su forma de conexión con la línea. Puede hacerse de múltiples formas y son muchas las recomendadas, incluso mejores que la yo mismo recomendaré, pero no son tan prácticas. Si el pescador es exigente debe cambiar su bajo siempre que lo necesite, aunque solamente sea por el grueso o largo de la punta al variar de mosca. Esta continua necesidad de cambios, nos conduce al uso de un lazo fijo en la punta de la línea, muy fácil de cambiar y donde colocar cualquier tipo de bajo que comience en una lazada.
 

Fabricación de un bajo

Los principios fundamentales para que un bajo de línea nos ayude a presentar correctamente son:

1º.- Recibir y transmitir adecuadamente la fuerza que la línea le comunica hasta pasarla al señuelo.
2º.- Que su punta esté proporcionada al tamaño de la mosca.
3º.- Que su largo, esté de acuerdo con las aguas a pescar, el viento y el entorno del río.

Para que un bajo reciba adecuadamente la fuerza que la línea le transmite, el grosor de su cabeza debe estar en consonancia con el peso de la línea. Lo ideal sería comenzar con el mismo grueso de la línea, pero tendría, como se entenderá más tarde, o demasiados nudos o demasiada longitud.
A la línea le hemos añadido un lazo o "LOOP “ de donde parte nuestro bajo. El grueso que personalmente he elegido para comenzar es el 35 para líneas del 3, del 40 para las líneas del 4, el 45 para el 5, el 50 para el 6, y el 55 o 60 para el 7 y el 8. En mosca seca, el trabajo que debe realizar el bajo es una presentación en superficie sobre una diana determinada. Las primeras secciones de nylon se diseñan de forma que la fuerza pase sin dificultad de un tramo a otro y sea la continuación de la línea. Como consecuencia de estas primeras secciones (continuación de la línea) el pescador puede apuntar y situar la mosca en los alrededores del lugar deseado. La fuerza recibida debe asimismo llegar y extender la parte media del bajo, que a su vez le pasa a la punta una fuerza mínima para que caiga en zig-zag y que la mosca derive el máximo posible sin tensión. No todos los bajos de mosca seca se fabrican con las mismas medidas. El diseño se realiza de acuerdo con las necesidades de las corrientes, el viento, tamaño del insecto, etc, y los datos básicos para su confección son: conocer el número de la línea, tamaño de la mosca y longitud del bajo. Para familiarizarnos con este tipo de diseño, comentaremos con un bajo modelo los pormenores de estos diseños. Es importante recordar antes de comenzar esta pequeña descripción que la fuerza que la línea pasa al bajo se disipa a medida que lo extiende.

30cm 30cm 30cm 25cm 25cm 20cm 20cm 65cm 85cm Largo
45 40 35 30 25 20 18 16 14 Grueso

La fuerza que el primer tramo recibe se la pasa al segundo que al ser relativamente más corto y fino lo extiende perfectamente. El tercero recibe una fuerza menor simplemente por estar más alejado. El cuarto se acorta para que la acción no se disipe y puede mantener el bajo recto y no perder la opción de apuntar. A los tramos quinto y sexto la fuerza comienza a llegarles con dificultad, la perdida de masa no puede comunicar suficiente fuerza y obliga a acortarlos aún más. El tramo séptimo tiene que comenzar a zigzaguear y para ello tiene que recibir una fuerza mínima , razón por lo que se le alarga. El octavo apenas puede recibirla, debe caer flácido, sin extenderse, es la corriente quien más tarde lo estira.

Trabajos del brazo izquierdo

El brazo izquierdo o brazo de la línea tiene durante el lance y la pesca trabajos bien definidos. El más importante es sujetar y traccionar la línea. En el caso de los diestros, este brazo es el izquierdo y para los zurdos el derecho. Durante los primeros ejercicios de lance no es recomendable su uso, solamente cuando comience a tener cierta soltura podrá sujetar la línea en su mano, entre los dedos índice y el pulgar. Pronto notará que intuitivamente su brazo comienza a moverse, será el momento de realizar las primeras prácticas (Ver: Falsos lances y como sacar línea). El brazo izquierdo se emplea igualmente para sacar y recoger línea del carrete o administrar la reserva de línea que el pescador mantiene fuera. En la pesca con mosca, la cantidad de línea necesaria para pescar no se recoge con el carrete, se mantiene formando bucles entre los dedos de la mano izquierda. Esta colocación es muy personal pero se recomienda que se organicen en bucles ordenados de menor a mayor y que en principio se repartan entre los dedos de la mano para evitar enredos.

Los falsos lances y como sacar línea  

Tienen como misión ayudarnos a sacar línea y secar la mosca, pero lo más importante es que con ellos podemos acelerar el movimiento  dando forma y sentido al lance. Un falso lance no es otra cosa que un lance sin posada, los movimientos se detienen brevemente atrás y adelante para que la línea se estire y cargue de nuevo la caña. Cuando el pescador realiza sus primeros falsos lances, comienza a advertir muchas cosas que no ha podido comprender mientras realizaba golpes de lances delanteros o traseros por separado. Es el momento de observar –y solo con la practica puede lograrse- ciertas bases de la pesca con mosca como la abertura del ángulo de lanzamiento y la dirección de la línea. Es ahora, realizando estos movimientos cuando podemos comenzar a abrir el ángulo de lanzamiento y a observar como la línea sigue la misma dirección que le marca la punta de la caña.
Para mover el brazo izquierdo sin errores puede usar el siguiente truco. Una vez que tenga fuera de su caña unos metros de línea, sujétela bajo la empuñadura con el dedo índice, saque unos cincuenta centímetros más de línea que sujetará entre el índice y el pulgar de la mano izquierda. Ahora tense la línea entre los dos brazos y manténgala tensa mientras realiza algunos falsos lances. Los dos brazos se mueven al unísono. Cuando quiera sacar línea hacia adelante simplemente tendrá que soltar primero el agarre de la mano derecha, continúe moviendo los brazos al unísono y justo después del golpe de energía delantero suelte el agarre de la mano izquierda para que la línea salga proyectada. Si en sus primeros intentos no consigue sacar línea, repita los falsos lances de nuevo hasta notar como en el lance delantero hay un pequeño tirón originado por la extensión de la línea al frente. De esta manera, aprenderá a soltar línea en poco tiempo.

La simple tracción 

Una tracción es simplemente un tirón de línea que acelera cualquiera de los  movimiento. Puede realizarse en el movimiento delantero o en el trasero. En el delantero hace que la línea se acelere para salir proyectada al frente con mayor velocidad, mientras que en trasero acelera la velocidad de la línea para provocar entre otras cosas una mayor carga sobre la caña.

Simple tracción trasera

Se emplea en cada lance para sacar la línea del agua sin que la caña tenga que realizar grandes esfuerzos. El movimiento de los brazos parte de un punto de referencia situado a la altura del pecho. La mano izquierda sujeta la línea entre los dedos índice y pulgar. Al tiempo que el brazo derecho realiza con lentitud la primera parte del movimiento de la caña (la carga), el izquierdo se desplaza ligeramente hacia atrás, extrayendo línea de entre las anillas y reduciendo el peso que debe levantar la caña. El movimiento se acelera y los brazos se separan para realizar una parada al brusca al mismo tiempo. Mientras la línea se desplaza atrás el brazo izquierdo permanece inmóvil.

La simple tracción delantera

Realice el golpe de lance trasero y espere a que su caña se cargue. Al tiempo que su brazo derecho mueve la caña hacia el frente, su brazo izquierda tira de la línea para soltarla en el instante en el para la caña al frente.

Visualización del lance trasero

Una de las mayores ayudas que el pescador tiene para mejorar el lance es visualizar su desarrollo trasero. Durante la lectura de este libro vamos a recurrir muchas veces a este truco para saber que es lo que le sucede a la línea y enmendar el lance. Podrá ver su lance trasero adelantando ligeramente su pie izquierdo y retrasando el derecho; la posición adquirida le permitirá visualizar todo el lance. Esta misma posición de piernas, tal vez no tan abiertas es la ideal para realizar los ejercicios de lance.

El lance rodado

El rodado contiene en esencia todos los secretos del lance, es muy fácil de aprender y requiere poco espacio para su ejecución. Hay quienes afirman que no puede realizarse sobre el suelo pero yo les aseguro que se puede y que su práctica desarrolla perfectamente el lance básico. Si hacemos una descomposición del movimiento tenderemos una carga con la que partimos o comenzamos el lance, una aceleración y una parada. El movimiento es simplemente igual que el lance delantero con la salvedad de que no realizamos el lance trasero. Para su ejecución partimos de nuevo con cuatro o cinco metros de línea fuera de la caña que los extendemos al frente. Con la ayuda de un movimiento de caña, realizaremos en la línea un bucle trasero en forma de letra D donde la parte superior de la línea recta es la punta de la caña y la inferior nuestros pies. Para realizar un buen lance rodado la mosca debe permanecer al frente y cerca del lanzador mientras que la línea se desarrolla totalmente sobre el bucle trasero. Levante el brazo, pero no lo estire, deje que forme con el antebrazo un ángulo de noventa grados y comience el movimiento.
La carga es un desplazamiento suave que se realiza con el cuerpo más que con el brazo. El antebrazo desciende disminuyendo el ángulo que forma con el cuerpo y el brazo sale hacia el blanco fijado. El lance rodado entrenado en casa con nuestra minicaña nos ofrece la oportunidad de realizar varias experiencias; entre ellas destacamos el golpe de muñeca que se realiza durante el golpe de energía y la observación de la dirección del lance. Cuide la colocación de su codo manteniéndolo siempre paralelo al cuerpo (fases del rodado).
Muchos pescadores desconocen el uso práctico de este lance en la pesca, razón por la que nunca lo realizan, perdiendo un movimiento que da solución a muchos problemas, entre los que podemos citar algunos por repetirse continuamente. Después de cada lance, recogemos la línea con la mano izquierda para volver a sacarla con falsos lances; si a una distancia determinada, en lugar de seguir recogiendo hacemos un lance rodado y antes de que la línea se pose realizamos un lance trasero habremos comenzado de nuevo los falsos lances ganando tiempo y ahorrando esfuerzo. Lo mismo pasa con los lances erróneos y las malas posadas que nos vemos obligados a recoger toda línea y a extenderla después. El rodado es igualmente una forma práctica de variar la dirección de pesca. Un solo movimiento puede variar la posición de nuestra mosca en tan solo unos segundos y en muy poco espacio. Practicando la pesca con ninfa, este lance es ideal por su rapidez de ejecución y porque deja el aparejo en situación de ser conducido a través de las corrientes. Sin duda, el rodado es un gran lance y una gran escuela de pesca.  

La minicaña y la carcasa del bolígrafo

Nuestra vida en la ciudad y nuestros horarios de trabajo no nos permiten demasiado tiempo para desplazarnos hasta en el lugar ideal donde practicar el lance. Con una minicaña y una carcasa de bolígrafo, cualquier rincón de nuestro hogar puede convertir en toda una pista de practicas. La idea de la minicaña surge de la gran lanzadora americana Joan Wulff. Se trata de una caña compuesta por una sola pieza de aproximadamente un metro de longitud y provista de una empuñadura y la anilla de salida  (puede servir un puntero de similar tamaño). En la anilla de punta se ata una hebra de lana de un largo semejante al de la caña que puede con la práctica llegar a dos metros. Los movimientos producidos son un fiel reflejo de los realizados por una línea, y a baja velocidad, dato muy importante para observar en el bucle nuestros defectos. Podemos realizar cualquier tipo de lance: rodados, laterales, cruzados, etc. Todo menos practicar la doble tracción, para lo que usaremos la carcasa de un bolígrafo bic desprovista de su tapón y carga. Introduciremos la línea por su parte superior, dándole salida por la punta. Cualquier tipo y peso de línea puede servirnos.

Su caña y su línea son importantes pero no tanto como su experiencia. Practique siempre que pueda y experimente hasta encontrar lo que busca. Comience en casa con su minicaña y en el campo usando líneas descentradas para cambiar de vez en cuando a las Dt, sobretodo para realizar rodados. Intente que su caña trabaje por usted, no la empuje como si fuera una puerta, juegue a subir y bajar su codo situándolo paralelo al cuerpo y termine como si pretendiera dar un enorme golpe con un martillo y comience a usar el brazo izquierdo para traccionar la línea.

3.- Errores en el lance
Nada de lo que a usted le sucede es nuevo, los errores se repiten una y otra vez y todos tienen un origen y una solución; probablemente una lección mal aprendida que con el tiempo se ha convertido en un movimiento inconsciente y que será nuestro primer error a enmendar. Hay unas bases y unos movimientos sobre el lance que debemos conocer y practicar para comenzar a mejorarlo, están incluidos en los capítulos anteriores. Léalos y practíquelos con atención, realice los ejercicios sin caña y con lentitud, con ayuda de un compañero o en todo caso de un espejo o de su propia sombra. No trate de solucionarlos en un momento, dedíquele un tiempo al día y repítalo al siguiente. Puede corregir sus defectos en su propia casa, lanzando con una minicaña. Más tarde, cuando vea que progresa, podrá salir al exterior y usar su equipo de pesca.
Los errores se pueden clasificar dependiendo de su origen pero hemos preferido presentárselos tal y como usted los ve dando una o varias soluciones que muchas veces se repetirán. 

Sujeción de la caña

Antes de comenzar a describir el agarre, quiero advertir que la forma de realizarlo tiene mucho de personal y de adaptación, sin que nadie, al menos hasta hoy, haya demostrado que uno es mejor que otro. Pero tan importante como describir un montón de formas de agarre será recordar que la parte más interesante es que la empuñadura no debe moverse en el interior de la mano y pueda transmitir toda la fuerza que el brazo le comunica. Para iniciarse, se recomienda colocar el pulgar sobre el mango de la caña y justo debajo, por el lado del carrete, colocar el índice que debe asir la empuñadura por la segunda falange. Los tres dedos restantes envuelven la empuñadura de forma que esta se apoya sobre la palma de la mano. El dedo pulgar debe permanecer totalmente estirado y el índice ligeramente adelantado. Este agarre recibe el nombre de pulgar hacia arriba. Hay formas similares de agarre en las que el índice se coloca sobre la empuñadura totalmente extendido o donde el pulgar y el índice sujetan la empuñadura por los lados haciendo una especie de V. Cualquiera es bueno, siempre que usted se adapte y la caña no se mueva en el interior de su mano.

La línea golpea en el suelo por mi espalda

Este error tan común se debe a que el codo se eleva excesivamente y que la muñeca se mueve sin control durante el golpe de energía de forma que sobrepasamos la horizontal en el lance trasero. Eleve el brazo paralelo a su cuerpo, alineándolo con su pierna derecha y observe que su codo se eleva ligeramente. Si realiza este primer paso y continua inclinando en exceso la caña, trate de visualizar su movimiento de lance trasero, marque una referencia visual donde detener la caña y practique la parada.
Cualquier defecto que sitúe la caña en una inclinación trasera superior a la deseada puede corregirse retrasando el codo, no es una posición correcta en el lance, pero puede ser el principio de la solución. Como último recurso, coloque la palma de su mano izquierda sobre el hombro derecho y pare con ella el recorrido de la caña .

Muevo en exceso la muñeca

Es una herencia del lance ligero, un movimiento reflejo que repetirá durante mucho tiempo y que en algunas personas se refleja más que en otras. Hay varias fórmulas para eliminar este defecto. En todo caso cuando todas se han agotado, lo mejor es usar una muñequera diseñada especialmente para estos casos y que venden las casas de pesca o usar una cinta de velcro que une el talón de la caña con el extremo del antebrazo. Antes de realizar cualquier intento lea con cuidado el primer capítulo del libro y realice los ejercicios del movimiento básico. Como se trata de un movimiento difícil de controlar, comience por realizarlo lentamente siguiendo con la vista su desarrollo. Pruebe a repetir un movimiento lento y consciente y otro erróneo. Si sale mal siempre, no es un movimiento reflejo, es un movimiento mal interpretado. Pruebe igualmente a bloquear su muñeca. En todo caso si no le importa el movimiento y quiere pescar no eleve su brazo y trate de inmovilizarlo pegándolo a su costado. Esto bloqueará su radio de acción y la línea saldrá con cierto control.

La mosca se enreda sobre mi línea

La principal causa son los lances cóncavos producidos por golpes de lance sin carga previa. El pescador comienza el movimiento con un golpe seco y corto. Algunos cambios de caña, producen estos bucles dado que la aplicación de la fuerza puede dirigirse hacia el puntero de forma que este se curve formando un lance con ángulo cóncavo.

La línea realiza un bucle muy abierto

Aparecen en el lance delantero y en el trasero cuando la caña se impulsa con movimientos arqueados o sin pausas entre los golpes de lance. Muchas veces estas panzas curvas se producen por movimientos que llevan la caña hasta cerca del suelo, el puntero de su caña baja demasiado en el lance. Deje que pare a 45º de la vertical en los dos movimientos.
Es un defecto que se genera por falta de fuerza en el bucle lo que no significa que el pescador no le imprima la suficiente fuerza a su caña. Puede que la línea no se estire totalmente durante el lance y que por tanto no cargue.
Tal vez esté dando un fuerte golpe sin realizar la carga previa. Revise el orden en el que el movimiento se realiza; primero la carga y luego la aceleración. Esto puede provoca esa falta de comunicación de fuerza.
Si está tratando de disparar la línea hacia el frente, no está soltando la línea en el momento adecuado. Recuerde que debe soltarla en el momento de la parada.

La línea cae amontonada al frente

Es otra demostración de que su línea no recibe la suficiente fuerza para estirarse. En estos casos nunca trate de golpear su caña con fuerza. Lance su línea atrás y espere a sentir como se desplaza y carga la caña.
Revise la dirección del golpe de lance delantero, puede que lo dirija hacia lo alto.
Si realiza un lance delantero sacando su brazo al frente, la línea realiza un enorme bucle y cae apelotonada.
Si el defecto solamente se produce con lances largos acompañe la caída de su línea con la caña, si no así no lo corrige, está lanzando línea en exceso. 

La línea no sale de la caña

Muchas veces las líneas se desplazan con dificultad entre las anillas debido a problemas de memoria o suciedad. Tanto una como otra aumentan la fricción de tal forma que pueden llegar a cansar al pescador. Si algo de esto le sucede, lave la línea con jabón y agua templada, séquela y vuelva a colocarla en el carrete.
Si se encuentra a la orilla del río extráigala del carrete y fricciónela entre los dedos o entre dos trozos de cuero hasta que la memoria desaparezca. En cualquier caso puede aplicar sobre ella algún producto especifico para su limpieza y deslizamiento o simplemente glicerina.
Si las anillas de la caña no están alineadas por haberse aflojado el empalme o por una mal ajuste, son ellas quienes producen el rozamiento. Durante la acción de pesca los diferentes tramos que componen la caña se mueven y se desajustan. Pare de vez en cuando y revise este detalle.
Los principiantes pasan a veces la línea por el sujetador de la mosca que es similar a una anilla y que se encuentra justo por encima de la empuñadura. ¡No!, ahí se coloca la mosca cuando no pescamos.
Otro defecto de noveles y veteranos provocado muchas veces por las prisas es no pasar la línea correctamente por todas las anillas.
Si todo lo anterior está bien, es un problema del lance. Pare su caña de forma brusca después del golpe de energía colocando su puntero a 45º y suelte la línea de su mano izquierda al mismo tiempo.
Puede producirse al no tener suficiente línea fuera del puntero. Debe acostumbrarse en principio a sacar al menos tanta línea como el largo de su caña.

La línea me restralla detrás

Cuando la línea suena como una tralla es una señal inequívoca de que realizamos el movimiento hacia el frente sin dejar que la línea se extienda atrás. Le habrá sucedido que el ruido aumenta tal y como aumenta su fuerza en lance y, sin embargo, si trata de realizar el movimiento suave no suena. La línea restalla cuando se inicia el movimiento hacia delante sin haber esperado que se extienda atrás, es el movimiento de los arrieros con la tralla.
Cuando un bajo de línea se queda sin mosca produce como un pequeño chasquido que se repite atrás y adelante pero si es la línea la que pierde el bajo el ruido es tremendo, la primera vez que se produce llega incluso a asustar.  

La línea me viene a la cara

Cuide la sujeción de su caña. Si permite que su muñeca gire ligeramente hacia la izquierda estará lanzando a su frente y lógicamente la línea volverá por el mismo sitio.
Sucede cuando se altera el movimiento de la caña al iniciar el lance trasero y su punta gira hacia abajo y hacia la izquierda. Se dará cuenta del error ya que la línea se desplaza por debajo de la caña y a la izquierda del puntero.
Si el viento entra por su lateral derecho produce una deriva de su línea hacia la izquierda desplazando el eje del lance. Es el momento de aplicar la teoría de los vientos y cambiar a un lance inclinado. 

La línea me da en la espalda

Es un error infrecuente pero muy perseverante. Se produce lanzando cierta cantidad de línea cuando pescador cierra el ángulo de lance, moviendo excesivamente el brazo hacia el cuerpo. Puede ser, como en el caso anterior, culpa del viento. El cansancio del pescador es uno de los factores más determinantes.

Rebotes del brazo

Se trata de un movimiento de rebote hacia el frente que sufre el brazo después de la parada en el lance trasero y que puede clasificarse como movimiento reflejo, por lo que incluso el propio pescador tendrá problemas en detectarlo. El normal desplazamiento de la línea se ve alterado al tiempo que el brazo se queda sin ángulo de lance, presentando un lance delantero falto de fuerza y con problemas de estiramiento del bucle. Podrá observar, no obstante, la falta de fuerza en lance delantero incluso después de sentir como se carga su caña.

El bajo no se estira

Todos los pescadores, cuando se inician, pretenden estirar el bajo para tratar más adelante, cuando comprenden que un bajo estirado es un peligro inmediato de dragado, que nunca o casi nunca vuelva a estirarse. Hay varias razones que pueden impedir que el bajo se estire.
La primera es que esté usando un bajo demasiado largo o que su diseño no sea capaz de trasmitir la fuerza recibida por la línea. Piense que los bajos se diseñan para recibir y administrar la fuerza de la línea. No todos los bajos están concebidos para estirarse.
Otra puede ser que el viento, aunque débil, condicione su total extensión. En este caso, obligaremos al bajo a que pose, realizando una tracción sobre la línea que hará retroceder todo el aparejo, justo antes de su posada.
Y una tercera y muy común es que no permita que su caña se cargue durante el lance trasero.
 

No puedo levantar la línea del agua

La punta o parte de su línea se ha hundido. Una línea encharcada adquiere un peso considerable y, si se hunde, la presión del agua aumenta su peso. Si trata de arrancarla del agua con un movimiento brusco está en peligro la integridad de su caña. Será mejor recoger línea sobre el carrete o intentarlo realizando varios lances rodados. En todo caso si pesca con una línea que se hunde tendrá que secarla y aplicarle algún flotabilizador apropiado, de otra forma no podrá pescar a mosca seca.
Cuando se pesca con líneas hundidas y moscas ahogadas hay que permitir que el aparejo derive para comenzar a levantarlo. Comience levantando la puntera se su caña para que la presión del agua eleve a las capas superiores su línea, luego realice una carga más lenta y más larga de lo habitual hasta ver salir la línea a la superficie; es entonces cuando puede realizar la aceleración.

La línea cae rompiendo la superficie del agua

La posada es el proceso final de todo lance y cualquier error cometido puede reflejarse en ese instante. El mejor consejo será recordar aquellos puntos del lance más interesantes como la espera atrás, la alineación del lance con el blanco elegido y una parada brusca que cierre nuestro bucle y desarrolle toda la fuerza del brazo. Si pretendemos obtener una posada dulce la línea no debe desarrollarse sobre el agua. Escogeremos un punto imaginario situado sobre la superficie hacia donde enviaremos nuestra línea para que se extienda totalmente en el aire y caiga suavemente al agua formando las curvas necesarias para una correcta presentación.

Pierdo demasiadas moscas

El mayor número de moscas perdidas tiene que ver con un nudo mal realizado o carente de fuerza. Muchas veces estos nudos se dan en situaciones extremas como falta de luz o de visión, dedos mojados o fríos o porque se aprovecha un bajo hasta el extremo cuando lo aconsejable sería cambiarlo.
Si están bien atadas se pierden principalmente por el desgaste que sufre el nylon con el continuo rozamiento del lance, sobretodo en el nudo y que hace que muchas veces al clavar nos quedemos sin ella y sin apenas sentir tirón. La solución es fácil, cortar y volver a atar.
Cundo clavamos varias truchas o una buena pieza, el nylon en su parte más delgada sufre algunas alteraciones debidas principalmente a los estiramientos o rozamientos contra las piedras y los dientes del pez. Estos defectos son inapreciables por el pescador pero debilitan la parte final del bajo.
Otra gran perdida de moscas o roturas de anzuelos se producen por los continuos enganches y golpes contra objetos duros que se encuentran en las orillas, piedras y cantos rodados. Muchos de estos golpes son inevitables al igual que los enganches pero es, sobretodo, la excesiva inclinación de la caña en el lance trasero, lo que hace que la línea descienda y las moscas se estrellen contra las piedras. 

La mosca me riza el bajo

Las moscas de cierto volumen o poco aerodinámicas atadas a hilos finos pueden rizar el bajo. Esto es debido a que la mosca realiza el desplazamiento girando sobre si misma ya que no puede atravesar el viento frontalmente. El bajo y la mosca deben ajustarse; moscas pequeñas con hilos finos y moscas gruesas con nylon grueso. Una mosca que recibe más vueltas de haclke que las requeridas o sobre la que se colocan unas alas opacas o desproporcionadas son suficiente razón para provocar el problema.

Correspondencias anzuelo-nylon

 Tamaño de la mosca

 Grueso nylon

Anzuelo
24 - 22 - 20

+/-
0.8 - 0,10

20 - 18

0,10 - 0,12

18 - 16

0,12 - 0,14

16 - 14

0,14

14 - 12

0,14 - 0,16

Como se rompen las cañas 

Y no me refiero a los posibles problemas de su fabricación, me refiero al mal uso que el pescador pueda darle. El noventa por cierto de las cañas se rompen a menos de cinco metros del coche o es el propio coche el responsable material de la rotura. Las puertas al cerrarse machacan una considerable cantidad de punteros o pisamos las que habíamos dejadas apoyadas en los laterales del vehículo y se han ciado. Otras veces cuando nos cambiamos para regresar a casa colocamos la caña sobre el techo y arrancamos sin reparar en el olvido. La solución al problema del coche es sacar las cañas solamente después de habernos cambiado y una vez finalizados todos los preparativos. Cuando regresemos de pescar lo primero que haremos será secar la caña e introducirla en su funda y en el tubo.
Hay quienes recomiendan caminar con el puntero de la caña hacia delante para ver por donde va. Esto es otro grave error. Camine por los espacios libres siempre con el puntero hacia atrás, así su puntero se verá libre de malos encuentros; por el contrario, cuando camine entre la maleza, coloque su caña con el puntero hacia delante.
Una forma diferente de romper la caña es forzándola a soltar la mosca que queda clavada en una rama. No realice pequeños y continuos tirones. Tire con la mano de la línea. La respuesta a esta rotura tiene una fácil explicación; antes de que la caña recupere su postura inicial, no puedes forzarla en el sentido contrario. 

El viento

El viento puede ser un aliado o el peor enemigo del pescador. Dependiendo de donde sople y de su fuerza, el pescador podrá en ocasiones tomarlo como aliado. Si esto no fuera posible podemos, no obstante, variar nuestra forma de lance y continuar pescando. El viento puede recibirse desde cualquier dirección pero será el viento de frente y el recibido por el lateral derecho los que más daño nos hagan. Con el viento de frente estaremos obligados a realizar un contundente y largo golpe de energía que coloque la caña cerca del agua, no será necesaria tanta espera atrás ya que el viento acelera la línea en su desplazamiento. Antes de la posada y para evitar que la línea nos pueda caer amontonada por el rozamiento del viento podemos tirar de la línea hacia atrás con la mano izquierda en el último momento, justo antes de la posada. Otra solución es pescar con la caña lateral cerca del agua, ya que ahí teóricamente el viento es más débil debido al rozamiento y la posada de nuestro bajo, en todo caso, formará una hermosa curva.
Con toda seguridad el viento que más molesta es el que se recibe por el lado del brazo lanzador. La solución si no queremos que la mosca nos de en la cara o se nos clave en la espalda está en cambiar el lado del lance realizándolo de forma cruzada. Este cambio se realiza con tan solo inclinar la muñeca girándola cuarenta y cinco grados hacia la izquierda de forma que la punta de nuestra caña y la línea se desplacen a nuestra izquierda.
El viento trasero es igualmente molesto, dificulta sobre todo la posada haciendo que nuestra línea y nuestro bajo se estrellen contra el agua. La solución es un golpe de lance trasero sin apenas espera y uno delantero apuntando hacia el frente a la vez que realizamos un buen acompañamiento de caña durante la caída.
El viento que se recibe desde el lateral izquierdo no perjudica demasiado al lance si no es excesivamente fuerte pero puede perjudicarnos, si pescamos entre árboles, enganchándonos el aparejo. Baje su caña y pesque paralelo al agua.
Cualquier lance puede realizarse de forma cruzada con mucha facilidad si tenemos en cuenta que el punto de referencia para inclinar la caña es el codo y que el brazo no debe pegarse al cuerpo. En un lance cruzado, la caña, la muñeca y el brazo están en línea y se mueven de manera que cuando la caña sube o baja , el codo realiza la acción contraria para alinear el conjunto.
Pero los lances cruzados tienen otros usos en la pesca. Pescando con la vegetación situada a nuestra derecha tendremos problemas de enredos si no optamos por el cambio y pescamos con la caña cruzada o, si tratamos de pescar con un compañero, uno de los dos debe tomar la decisión de pescar el lado malo.

4.- Ganando distancia

Lanzar más no es siempre sinónimo de lanzar mejor. El simple cambio de línea, el uso de una caña larga o una colocación apropiada para ayudarse con el viento pueden hacerle ganar unos metros que de nada le servirán en la realidad de la pesca. Los lances largos, y me refiero a lances superiores a los 15-20 metros, no tienen un uso regular durante la jornada de pesca, solamente en los embalses y en el mar pueden tener alguna aplicación real. La capacidad de lanzar muchos metros implica otras cosas: conocimiento y dominio de la técnica, control sobre la línea y nuestros movimientos, aplicación de la fuerza, etc. Por otro lado, lanzar bien (control, distancia y puntería) es para muchos pescadores el mayor arte de la pesca y un reto que se desarrolla día a día.

Elección y preparación del material

Los primeros ejercicios debe realizarlos mientras lee. Una vez que los haya asimilado tome su minicaña y observe los resultados. Los movimientos de la lana son una representación perfecta y a baja velocidad de lo que hace una línea. Interprete el bucle, la dirección del lance, la parada, el ángulo de lanzamiento... pero no todo de una vez. Hágalo paso a paso, movimiento tras movimiento, concentrándose ahora en este y luego en lo otro. Ayúdese de un espejo, de su sombra, colóquese o coloque una luz que le permita proyectar su sombra o la del brazo contra una pared (utilice el mismo método en el exterior con el sol). La carcasa del bolígrafo le ayudará a la realización de la doble tracción pero recuerde que deberá aprenderla con movimientos de pantomima. Pero sobre todo entrene todo cuanto pueda en el exterior. La primera recomendación para llegar a lanzar lejos, es entrenar en corto. No se obsesione con la distancia, pronto comprenderá que es el resultado de la suma de muchas pequeñas cosas. Saque una cantidad de línea que controle sin problemas y comience con el lance. No entrene solamente para ganar distancia, complemente sus entrenamientos con ejercicios de cambios de dirección.
Repita en el exterior lo visto esa semana en casa, con las mismas pautas, paso a paso, movimiento tras movimiento, etc. Nunca tenga prisa por aprender esto o lo otro, no se ponga metas inmediatas, solamente practique y gane distancia con la cabeza, nunca con el corazón.

La doble tracción

Este movimiento se define como el de mayor ayuda para ganar metros y es en realidad el mejor complemento que el lance de competición ha proporcionado a la pesca con mosca. La doble tracción nos ayudará en la aceleración de la línea, lo que significa mayor velocidad, más fuerza de penetración en el viento, ángulos de lance más definidos y un largo etc. La doble tracción no solo lanza más, lanza con menor esfuerzo y se necesitan menos falsos lances para llegar a la diana.
La doble tracción está compuesta de cuatro movimientos, dos son tirones de la línea y otros dos cesiones. Para aprender estos movimientos será necesario dividirlos en dos fases, golpe de lance trasero y golpe de lance delantero. Realizaremos los ejercicios con los brazos en posición horizontal desplazándolos de forma que sean visibles en todo momento. 

Golpe de lance trasero

Coloque su mano derecha (la que sujeta la caña) sobre el puño de la izquierda a la altura de su pecho. Desplácelas al unísono, la derecha en dirección del hombro derecho y la izquierda hacia la cadera izquierda -la línea sale disparada hacia atrás y se desplaza para extenderse-; el brazo izquierdo busca de nuevo colocarse al lado del derecho -la línea ha terminado de extenderse-. El golpe de lance trasero ha terminado.

Golpe de lance delantero

Tiramos del brazo izquierdo en dirección a la cadera mientras que el derecho se desplaza hacia el frente realizando el lance. Este movimiento de brazos comienza al mismo tiempo -la línea se desplaza a nuestro frente-. Ahora como movimiento final solamente nos queda que el brazo izquierdo se desplace para colocarse de nuevo al lado del derecho.

Aceleración y parada

La velocidad en la ejecución del lance es un paso decisivo para ganar metros. Una vez termina la carga -primeros instantes de la aceleración- el brazo debe moverse de forma explosiva como si tratásemos de asestar un enorme golpe a dos clavos, uno a nuestro frente y el otro atrás; no olvidemos que el lance es doble. La máxima velocidad se consigue en su última fase con el golpe de muñeca. Su giro acelera el movimiento de la caña en un espacio de tiempo muy reducido. No debemos confundir la aceleración de los golpes de lance con la aceleración de los movimientos. No se trata de realizar los lances rápidos. Quede claro que debemos continuar con la espera para que la línea se estire. Esta aceleración va acompañada con una parada brusca una vez terminado el movimiento de muñeca que catapulta la línea con mayor velocidad. Recuerde el símil del frenazo repentino de un coche que nos impulsa con gran velocidad hacia el frente.

Abertura del ángulo de lanzamiento

A medida que el lance se alarga el ángulo de lanzamiento debe ampliarse. Los lances cortos se realizan con pequeñas aberturas que ampliaremos a medida que nuestra línea alcance mayores distancias. Un lance largo necesita de un amplio ángulo que no podremos realizar de cualquier forma. Es de nuevo el levantamiento del codo y su perfecta alineación con la pierna derecha la forma de conseguir una abertura perfecta para grandes distancias.

La espera

La expresión más repetida por los monitores de lance es “espera”. Sin ser un movimiento, la espera forma una parte importante del lance ya que permite que la línea se estire y cargue la caña. Aprender a esperar no es fácil y la carga que proporciona a la caña es vital en los lances largos. Intente coger los tiempos de espera mirando el desplazamiento de su línea, sobre todo atrás. Puede usar la espera para corregir posiciones de brazo o variar la dirección de los lances.

Soltar línea en el lance trasero

De la misma forma que se suelta línea en el lance delantero, podemos soltarla en el trasero. La distancia del lance delantero está relacionada con la cantidad de línea que tengamos en el lance trasero. Si somos capaces de hacer deslizar la línea atrás un par de metros no solamente ganaremos distancia sino que estaremos reforzando la carga de nuestra caña. La línea se suelta mientras la caña realiza la espera y corre por la mano izquierda a través del circulo formado por el índice y el pulgar.

La deriva

Recibe el nombre de deriva el movimiento que amplia el ángulo de lanzamiento después de la parada en el lance trasero. La caña, una vez que realiza la parada, se mueve hacia atrás y hacia arriba en la dirección de la línea creando un mayor espacio para realizar el lance delantero. Intente desplazar la caña a la misma velocidad que se mueve la línea, o mejor aún, mientras suelta línea atrás.

Dirección de lance

Los lances largos se realizan con una trayectoria diferente a los cortos. Al igual que los lanzadores de jabalina, nuestro lance delantero se situará sobre la horizontal dejando que el trasero se extienda sobre la horizontal o bajo ella. Comience con un lance normal, a continuación, realice un lance paralelo al suelo, y por último proyecte su línea sobre la horizontal en el lance delantero.

El movimiento del cuerpo

No mover el cuerpo durante el lance es como lanzar desde una posición de atado. Cualquier movimiento de lance debe realizarse con ayuda del cuerpo. Intente coordinar sus movimientos de brazo con los de su cuerpo. Pronto se dará cuenta que el cuerpo es una masa que, puesta en movimiento, desplaza con mayor fuerza su caña. Separe ligeramente su pie izquierdo y adelántelo. En cada lance apoye su peso en uno y otro pie; entenderá con rapidez que durante el lance delantero el peso del cuerpo lo soporta la pierna izquierda y al contrario. Las piernas son asimismo el lugar donde el cuerpo se apoya para tomar la fuerza del lance.

El cesto devanador

Para lanzar la línea hay que haberla sacado con anterioridad del carrete y no siempre se puede colocar entre los dedos de la mano, muchas veces tendrá que permanecer en el suelo. El problema es que en demasiadas ocasiones, la línea queda aprisionada en la punta de nuestro zapato haciéndonos perder tiempo y que el lance resulte nulo. La mejor forma de evitarlo es dejarla caer sobre un cesto debidamente preparado para el lance. Estos cestos son muy populares entre los pescadores de mar y evitan, entre otras cosas, que la línea se roce contra el suelo. Es magnífica para usar durante los entrenamientos.

5.- La puntería y los lances curvos

La puntería en la pesca es una necesidad que se aprecia, en su justa medida, con su dominio. Una jornada con pocos enredos es siempre una jornada más fructífera que aquella que nos pasamos desenredando la mosca de la rama que asoma al agua. Lanzar con exactitud con una caña de mosca tiene tres pasos: alineación, distancia y altura.
Llamo alineación a la trayectoria imaginaria que debe seguir mi línea para llegar a su destino y que hago coincidir con otra que sale desde mi visión. La segunda parte de la puntería es el cálculo de la distancia. Mi línea está marcada metro a metro con señales fácilmente reconocibles y que me dicen a que distancia pesco en cada momento. Esto me ha enseñado ha calcular de inmediato cuanto me separa de mi objetivo. Muy importante, cuando pescamos entre la vegetación, es acertar con el tercer paso, la altura a la que debe producirse la trayectoria. Pescar sobre lugares de difícil acceso ha sido siempre muy productivo y estimulante. La puntería es innata en algunas personas pero podemos desarrollarla con ciertos ejercicios. Comience por marcar su línea para aprender a calcular la distancia y no se olvide que al final tiene un bajo y debe saber aproximadamente cuanto mide.
Practique la alineación. Es un ejercicio fácil y de resultados sorprendentes. Es recomendable partir con la caña colocada entre medias de los ojos para ir separando el lance hacia uno y otro lateral. No se conforme con lances verticales, cambie a lances horizontales y horizontales cruzados. Hay dos movimientos que pueden ayudarle a realizar lances muy exactos. El primero detendrá su mosca por un instante en el aire y le ayudará en el acercamiento del blanco; lance hacia un punto y espere a que su bajo y mosca se estiren, en ese momento, acompañe con la caña el lance, observará que su bajo queda ligeramente suspendido en el aire. El segundo consigue que su aparejo se desplace paralelo al agua y penetre por debajo de las ramas. Realice un lance trasero de forma tradicional con una pequeña deriva, baje el brazo y lance en ángulo más bajo, paralelo al agua. 

Los lances curvos y de presentación. El mending

Presentar es simplemente hacer llegar nuestra artificial hasta el cono de visión de la trucha con las mismas características con las que le llegan las naturales.
Las diferentes corrientes y contracorrientes que se forman en el río y las diversas fuerzas y velocidades con las que se mueven son los principales factores que provocan este problema. La línea es obligada a desplazarse, curvarse o detenerse. Estos movimientos terminan provocando una mayor aceleración sobre la punta del aparejo, haciendo que se desplace sin control y arrastrando la mosca de forma poco natural.
Algunas formas de lance pueden emplearse genéricamente en acciones de pesca en las que la situación del pez y la colocación del pescador mantienen posiciones o ángulos parecidos. Estos lances se realizan colocando sobre el agua una mayor cantidad de línea que la necesaria para llegar a la diana y con formas o curvas contrarias a las que provocan las incidencias del dragado. Otro tipo de lance muy común es el que coloca el aparejo en zig-zag para que el agua absorba el excedente de línea a medida que se desplaza. Cualquiera es válida si se adapta a las formas del río.
Lanzar en curvo o modificar la trayectoria del lance delantero tiene un pequeño secreto, descubrir el momento en que se realiza la modificación; dicho de otra forma, en el que se mueve el brazo buscando que la línea tome otras direcciones. Es inmediatamente después del golpe de energía, cuando se realiza la parada, el momento adecuado para cambiar la dirección de la línea.
Será necesario recordar que al realizar un lance curvo necesitaremos lanzar más línea que en el caso de un lance recto para que nos compense la perdida de línea. Podemos ayudarnos de la mano izquierda soltando línea y acentuar con ello las curvas pero esto lo realizaremos en una segunda fase ya que no será fácil coordinar tantas cosas a la vez.
Comenzaremos con un grupo de cuatro lances que se ejecutan con la simple extensión del brazo y con los que podemos conseguir que la panza de nuestra línea tome cuatro direcciones: curvada sobre nuestra derecha, curvada sobre nuestra izquierda, curva hacia arriba y curva hacia abajo. Aunque estos cuatro movimientos tienen como base la misma acción, su empleo en la pesca práctica no tiene apenas relación como detallaremos en cada uno de ellos.

Línea curvada hacia la derecha 

Realice un lance trasero y espere la extensión de la línea. Comience el golpe de lance delantero y concéntrese en el momento de la parada. Cuando llegue, apenas se detenga, extienda su brazo tanto como pueda hacia la derecha. La punta de su línea debe extenderse al frente mientras que la barriga cae formando una panza hacia el lado derecho. Practique varias veces, pronto su línea se moverá en la dirección en que mueve su caña.

Línea curvada hacia la izquierda

Este movimiento, al igual que los otros tres del bloque, se realiza desde un lance de posición vertical. Haga un lance trasero y espere a que la línea se extienda. Comience el lance delantero y, en el mismo instante en que pare después del golpe de energía, extienda su brazo hacia el lateral izquierdo. En este caso, la panza no quedará tan amplia como en el lance de extensión hacia la derecha ya que su brazo derecho no se mueve con la misma amplitud hacia el lado izquierdo. Con la práctica aprenderá a mover su cuerpo buscando el apoyo en la pierna izquierda y sus curvas serán tan amplias como en el golpe hacia la derecha.

Curva hacia arriba

Con este lance conseguiremos que nuestra mosca aterrice antes que el bajo o que nuestra ninfa se hunda con rapidez. En realidad el lance tiene otro nombre pero su ejecución es la misma que en los casos anteriores y esa es tan solo la explicación de que se encuentre aquí. Lance de nuevo atrás y espere la extensión de la línea. Como en los casos anteriores, realice el golpe de lance y, como si de un rebote se tratara, extienda su brazo al frente y arriba. Habrá realizado una panza sobre su línea que hará que su mosca caiga primero.

Use este lance pescando en corto sobre los blandos de las corrientes o detrás de los obstáculos, evitará el rayado. Pescando con ninfa es un lance muy común ya que facilita la entrada de la ninfa al agua.

Curva hacia abajo

Es otro lance con nombre propio y de resultados muy diferentes a los anteriores. Lo uso y lo recomiendo cuando se pesca aguas arribas desde una posición en las corrientes hacia un lugar de aguas paradas. Apunte en el lance delantero por encima de la horizontal y, esta vez, descienda su brazo pero deje el puntero con la misma inclinación que en el golpe de energía, es decir a 45º. La línea caerá formando una serie de pliegues que le proporcionarán una larga deriva a su mosca.

Mas curvas

Hay una serie de lances curvos que se producen al aplicar sobre nuestra caña una fuerza algo mayor que la necesaria para el lance. Para realizar los dos más comunes, la posición de la caña será en horizontal o horizontal cruzado.
Efectúe un lance trasero en horizontal, espere como siempre la extensión de su línea, recuerde que la carga y la aceleración se realizan a la misma velocidad, durante el golpe de lance delantero aplique una fuerza extra en el golpe de energía, como pretendiendo doblar la punta de su caña. No evite el rebote de la caña, le ayudará a remarcar la curva de la línea. El mismo proceso, pero partiendo de un lance horizontal cruzado, le proporcionará una curva hacia la derecha.
Tenemos la oportunidad de variar las curvas de nuestra línea hacia el exterior lo que significa una nueva oportunidad de presentación. Al contrario que en los curvos anteriores, donde era el exceso de fuerza la referencia para realizar la curva, ahora será su falta quien las proporcione. Partimos de un movimiento trasero horizontal para realizar un lance delantero en el que la aceleración y el golpe de energía se efectúan con poca fuerza, lo que provoca que el bucle no se desarrolle totalmente.
La posición inversa, bucle hacia el lateral izquierdo, se realiza usando la misma carencia de energía y partiendo de un lance cruzado. En los casos en que la caña parta desde movimientos en alto, es decir lances verticales o lances cruzados, es recomendable acompañarlos con la caña y bajarla inmediatamente después de que el bucle pase por el costado del pescador.

Curvas con diferentes usos 

Uno de los movimientos de presentación más prácticos y fáciles de realizar le permitirán colocar una panza a cualquier altura de su línea tanto hacia la derecha como hacia la izquierda. Es un ejercicio que puede realizar con su caña de prácticas y que le sorprenderá por su facilidad.
Partiendo de un lance vertical, realizamos un lance delantero normal. Inmediatamente después del golpe de energía, el brazo y la muñeca formando un bloque, se mueven ligeramente hacia el lateral derecho para volver de inmediato a su posición inicial. Se habrá producido una panza hacia el lateral derecho. Es fácil de entender que el proceso inverso, la colocación de la panza hacia la izquierda, se produce variando tan solo el movimiento a ese mismo lado. Pero este ejercicio va más allá. Con un poco de experiencia podemos realizar la curva en cualquier parte de la línea, no importa que sea en la punta o junto a la caña, todo es cuestión de precisión en el momento de realizar la acción. Si usted mueve el brazo inmediatamente después del golpe de energía la curva se producirá en la punta, si se retrasa algo más se produce en un punto medio y si realiza el movimiento con alguna espera la curva quedará cerca de su caña.
Podemos optar por realizar varias curvas sobre nuestra línea de forma que cubran cualquier tipo de corrientes entre el pescador y su diana. Solamente tendremos que realizar un lance vertical alto parando la caña 45º para bajarla de inmediato. La línea cae realizando un zig-zag.

El mending

Hacer un mending no es otra cosa que corregir el trayecto que la panza de la línea forma en ciertos desplazamientos. Enmendar, no es simplemente colocar la panza de la línea aguas arriba desplazando con ella la mosca. El verdadero mending es el que se realiza sin que la mosca sufra alteración.
El agua empuja y desplaza con la misma fuerza las dos puntas de la línea, como una de ellas está sujeta por la caña y es inamovible, perjudica doblemente a la punta contraria. Si al punto fijo se le añade línea y se le obliga a retornar aguas arriba el problema es absorbido por la línea cedida que comienza un nueva deriva.
La diferencia entre un mending bien realizado –aquel que no arrastra parte de la línea hacia el pescador y que por tanto no mueve la mosca- y otro con defectos se encuentra en la mano izquierda. Es ella quien en el momento de la ejecución del movimiento de la caña cede la línea necesaria.

6.- Diccionario del lance

Aceleración. Incremento en la velocidad del movimiento con el que se mueve la caña.
Acompañamiento. Movimiento que realiza la caña para posar la línea al frente.
Angulo de lanzamiento. Angulo sobre el que se mueve la caña en un lance.
Blank. Vara para la formación.
Baking. Línea de reserva colocada entre el carrete y la propia línea.
Bucle. Dibujo que realiza la línea mientras se desarrolla.
Cabeza lanzadora. Línea corta provista tan solo de cabeza y barriga.
Carga. Fuerza con la que la línea dobla la punta de la caña.
D.T . Abreviatura de Double –taper . Con estas letras se designan las líneas de doble uso.
Deriva. Movimiento de caña que acompaña a la línea en su desplazamiento trasero.
Doble Tracción. Movimiento que realiza el brazo izquierdo tirando de la línea para provocar su aceleración.
Energía. Suma del esfuerzo para un lance.
Espera. Tiempo que se detiene la caña en espera del total desarrollo de la línea.
Falso lance. Movimiento de lance sin posada.
Golpe de energía. Final del movimiento del lance .
Golpe de lance. Movimiento de lance en una sola dirección, puede ser trasero o delantero.
Golpe de muñeca. Movimiento que realiza la muñeca durante el lance.
Large arbour. Se denominan con este nombre los carretes de bobina ancha que ayudan a mantener la línea sin memoria.
Mano de la línea. Mano que mueve la línea. Para los diestros es la derecha mientras que para los que lanzan con la zurda es la derecha.
Mending. Movimiento que hace que la línea se coloque con curvas y evite el dragado.
Parada. Final del movimiento del lance.
W.F. Abreviatura de Weig forward. Línea con el peso concentrado en su parte delantera.

volver a índice de colaboraciones