Plan de Ordenación de la Pesca Deportiva en el Coto de Noia

Por Fernando Cobo
Doctor del Departamento de Biología Animal de la USC

1ª Parte. Caracterización biológica y calidad del agua
Conclusiones y valoración de los resultados

En condiciones normales, en el sector estudiado se produce un mosaico de flujo de corriente que oscila mayoritariamente entre rápida y moderada, que determina una muy buena proporción rápidos/remansos. Esta circunstancia se traduce en una selección de sustrato heterogénea apropiada para su colonización por una fauna de macroinvertebrados diversa, lo que “a priori” posibilitaría el desarrollo de una importante población de salmónidos, que tendrían además a su disposición frezaderos de buena calidad, aunque de extensión limitada. Por sus rasgos morfodinámicos el tramo acotado presenta pues unas magníficas características, comparables con pocos ríos gallegos.

Sin embargo, a pesar de lo anterior los caudales circulantes y la mala calidad del agua desbaratan estas expectativas, y la situación dista mucho de la que cabría esperar.

Todas las técnicas analíticas fisicoquímicas practicadas en el tramo estudiado del río Tambre coinciden en señalar que las estaciones emplazadas aguas abajo del Embalse Barrié de la Maza poseen una mala calidad del agua. Las observaciones actuales sólo pueden ser explicadas por la existencia de un impacto inicial de carácter severo ocasionado por el agua liberada como “caudal ecológico”. De hecho, los parámetros analizados están fuera de los límites considerados normales para las aguas corrientes en general, límites que además son inferiores a los estipulado para los salmónidos por la Directiva de la Unión Europea 78/659/CEE del Consejo, de 18 de julio de 1978, relativa a la calidad de las aguas continentales que requieren protección o mejora para ser aptas para la vida de los peces.

Además de las bajas tensiones de oxígeno en el agua, los contenidos en compuestos nitrogenados reflejan deficiencias en la capacidad de autodepuración de las aguas del Tambre en este sector. Así, la concentración de nitritos ronda o supera, en las cuatro estaciones muestreadas, el valor indicativo (0’01 mg/l) para salmónidos como se estipula en la legislación autonómica, estatal y europea. De igual forma, según la Directiva Europea antes citada, y a los efectos de reducir el riesgo de una toxicidad debida al amonio no ionizado y de un exceso en el consumo de oxígeno debido a la nitrificación, las concentraciones de amonio total no deberían superar el valor de 0’04 mg/l, valor que se supera ampliamente en todos los casos y especialmente en las aguas procedentes del embalse.

Esta mala situación de partida se pone de manifiesto en los efectos sobre las comunidades de macroinvertebrados. En la realización de este estudio se han capturado un total de 3105 individuos, repartidos en 40 taxones, y se ha ponderado sus densidades y medido su biomasa en cada estación. Existe, a este respecto, una estrecha relación entre el número de individuos por unidad de superficie y el aporte orgánico, siempre que éste no determine una pérdida significativa del O2 en disolución. Esta relación está en consonancia con la fuerte colmatación por sedimentos finos que cubren el lecho del río, lo que condiciona el desarrollo del bentos, fenómeno especialmente patente en las estaciones Corzán e Ínsua.

El análisis de la diversidad y uniformidad nos indica, con independencia del índice considerado, que en líneas generales estos parámetros descienden de forma acusada en las tres primeras estaciones y tienden a recuperarse en la última (Refugio)  Si la alteración original hubiese tenido una menor gravedad, las diferencias observadas entre estaciones serían mucho más ligeras En la estación “Refugio” las alteraciones biológicas observadas, de carácter moderado, son características de una etapa del proceso de recuperación natural del río que todavía no ha concluido.

Atendiendo exclusivamente a las poblaciones del bentos, las fluctuaciones bruscas del caudal, producidas por las explotaciones hidráulicas que afectan al coto, elevan el grado de contingencia de las condiciones ambientales lo que compromete, en función de la magnitud de las oscilaciones, el desarrollo de poblaciones estables. Observamos un nivel significativamente alto de estrés en las tres primeras estaciones, hasta que en la estación “Refugio” se aprecian claros síntomas de recuperación. En resumen, el tramo estudiado presenta una comunidad de macroinvertebrados empobrecida e inestable, que acusa claramente los diferentes impactos que de forma sinérgica actúan sobre ella, lo que provoca una situación de "stress" biológico permanente, difícilmente subsanable, que impide el establecimiento de una comunidad de macroinvertebrados equilibrada, que pueda cerrar con éxito sus ciclos.

Los valores obtenidos para el índice biótico de calidad concuerdan perfectamente con las tendencias generales observadas a partir del análisis de la composición y estructura de las comunidades. Así, el índice, cuyos valores hemos acotado en diferentes clases de calidad, indica que se parte de una situación de aguas con evidentes signos de alteración en “Presa”, que se agrava en “Corzán” e “Ínsua”, donde la situación es de franca contaminación orgánica. En términos absolutos el valor más alto de este índice se obtiene en la estación “Refugio”, en la que el río se recupera y cuya clase de calidad se corresponde con la de aguas limpias no alteradas sensiblemente.

Los análisis de afinidad faunística ponen en evidencia la existencia de dos hechos claros: Dos estaciones “Corzán” e “Ínsua”, aparecen agrupadas y su afinidad viene determinada por la ausencia de taxones intolerantes a la contaminación y especialmente por la proliferación de táxones oportunistas característicos de este tipo de situaciones. Otro hecho interesante es la segregación de las estaciones “Presa” por un lado y “Refugio” por otro. Esto se explica por el hecho de que en “Refugio” se hace patente el proceso de recuperación del río y tiende a restablecerse una situación de normalidad.

El análisis de la estructura trófica denota también algunos síntomas de anormalidad, en particular la paulatina reducción de organismos colectores aguas abajo, que parece estar claramente relacionada con el fuerte incremento de los sólidos en suspensión registrado en este sector del río.

Por lo que se refiere al bosque de ribera, en general la ripisilva del tramo estudiado posee zonas bien conservadas que deben ser protegidas. El índice de calidad aplicado indica un estado de buena calidad, aunque ligeramente perturbada en casi todo el acotado; sin embargo, por la densidad de especies foráneas en la estación “Refugio” la valoración es menos optimista, y el índice desciende apreciablemente, lo que refleja la “calidad mala” de la vegetación de ribera en este punto.

Los análisis de la selección de alimento revelan que las densidades teóricas, deducidas a partir de la energía suministrada por la oferta alimentaria del bentos, siguen la misma pauta que los demás parámetros estudiados. No obstante, hay que valorar favorablemente que la cobertura vegetal es lo suficientemente importante como para proporcionar aportes significativos de alimento alóctono en determinadas épocas del año, y por lo tanto nuestros valores podrían verse si se efectuase un seguimiento temporal que, por diversas razones, no fue contemplado en este proyecto. A la estación “Presa” le corresponde una densidad baja con tendencia a media, y las otras dos estaciones siguientes podrían albergar densidades claramente más bajas. Nuevamente es la última estación (Refugio) la que muestra valores más elevados, de manera que en ella se pueden desarrollar poblaciones de salmónidos con densidades medias, semejantes a las que aparecen en otros ríos de Galicia. De hecho, en esta estación se vuelven a dar las mejores condiciones en cuanto a la calidad del suministro alimentario, no sólo porque los valores de todos los parámetros son altos, sino porque los grupos preferenciales se encuentran bien representados en el bentos, lo que asegura una dieta de calidad para todas las clases de edad de la población de truchas.

En ausencia de datos suministrados por un muestreo adecuado de peces, se podría estimar, desde el punto de vista teórico, qué población de reos “pescables”, es decir con el tamaño legal, podría mantener la energía suministrada por el bentos, o lo que es lo mismo, cual sería la capacidad de carga teórica para este tramo en función de su situación actual. Sin embargo, las grandes fluctuaciones que se producen entre las estaciones de muestreo y las que cabría esperar si este estudio contemplase la evolución temporal de los datos, hacen que los márgenes de error sean muy amplios, pero un intervalo de entre 1200 y 3000 individuos no debería alejarse mucho de la realidad.

Por lo que respecta a la calidad de los escasos frezaderos que se localizan en el acotado, la barrera física del embalse, situada en una zona muy baja del río supone, desde el punto de vista de las migraciones longitudinales de los salmónidos, un acortamiento importante de su hábitat potencial. Los datos relativos a la proporción de finos, materia orgánica y al índice de calidad de los frezaderos, indican que la mejor zona de freza estaría situada en la parte superior del acotado, entre el embalse y la desembocadura del Corzán.

Lamentablemente comprobamos que las zonas de sedimento adecuadas para la reproducción que se sitúan en todo el tramo son de baja calidad, no por su composición granulométrica, que sería apropiada, sino por la cantidad de sedimento fino y de materia orgánica depositada sobre ellas. Por añadidura, la zona preferencial de freza presenta un importante crecimiento de algas filamentosas sobre el lecho (fenómeno muy frecuente en otros ríos gallegos regulados por embalses y que reduce de manera importante las zonas aptas para la freza de los salmónidos). Al descomponerse toda esta materia orgánica depositada sobre los frezaderos, se crea un ambiente desfavorable que se refleja en los parámetros fisicoquímicos del agua intersticial, cuyos valores más llamativos son los que se refieren al oxígeno disuelto. A este respecto, hay que señalar que si las bajas tensiones de oxígeno medidas en “Corzán” e “Ínsua” no se recuperan en los meses de crecida, este tramo estaría inhabilitado para la reproducción de los salmónidos. Esta posibilidad no parece tan remota si tenemos en cuenta la alta proporción de materia orgánica en el sedimento y el hecho de que las bruscas subidas diarias del caudal del río, lejos de suponer una renovación y limpieza del agua intersticial, suponen un aporte suplementario de materia orgánica a los frezaderos.

Por otra parte la naturaleza de los afluentes en esta zona, con escaso caudal, fuertes pendientes, una temporalidad acusada, y que soportan según los casos diferentes fuentes de alteración (minicentrales, contaminación orgánica, …), los hacen prácticamente inservibles para este fin.

Como conclusión fundamental puede afirmarse que el tramo estudiado muestra serias alteraciones en su calidad que condicionan el futuro del río como acotado de salmónidos y especialmente de reo, pues de seguir en estas condiciones el mantenimiento de sus poblaciones, en términos de abundancia (densidades) y de tamaños medios (biomasas), puede verse seriamente comprometido con el transcurso del tiempo.

Por último debemos recordar que todos los Programas de acción de la Comunidad Europea en materia de medio ambiente prevén el establecimiento de objetivos de calidad que fijan las distintas exigencias que debe satisfacer un medio y especialmente, la definición de los parámetros válidos para el agua, incluyendo las aguas continentales aptas para la vida de los salmónidos. Dado que estas exigencias no se cumplen en el caso del tramo estudiado, cabe demandar aquí el cumplimiento del mandato comunitario de que “los Estados miembros establecerán programas con el fin de reducir la contaminación y de asegurar que las aguas declaradas como “salmonícolas” se ajusten a los valores fijados” y por tanto, se hace indispensable que esta situación de alteración medioambiental cambie, antes de abordar el estudio de gestión de la pesca propiamente dicho.

volver a índice de colaboraciones