"FIN DE SEMANA “GASTRONÓMICO-SALMONERO"

Por Xosé de Padriñán

 

A raíz de los primeros indicios serios de recuperación salmonera en Galicia y fruto de varias visitas anteriores, un grupo de "mediáticos" se decidieron a probar suerte con el rey del río en el Ulla.
Se “acoplaron” a una selecta peña que suele salir bien o incluso muy bien del sorteo de permisos de pesca de Pontevedra.
Entre otros, Juan Zulueta, Paulino Novo y Miguel Piñeiro (de la Crtvg), El Doctor Juan José Moralejo (La Voz de Galicia), Pepe Casal, Antonio Hernández (El Correo Gallego) y un grupo de finos pescadores de Vilanova de Lourenzá con David Castrillón al frente, son parte de esa peña.
Rafael del Pozo (Jara y Sedal), Joaquín España (Caza y Pesca) y Eduardo Fernández (Ex-Director de Contenidos de Canal Campero-Vía Digital) eran los tres osados representantes del periodismo central.
Y efectivamente, no salieron tan mal del sorteo ya que les tocó el número 5 de 600 pescadores aspirantes.
Eligieron el fin de semana del 14 y 15 de mayo de 2005 ya que los anteriores estaban reservados para el Concurso del Salmón de A Estrada y para las cuatro primeras solicitudes del sorteo; en todo caso, una fecha de cine.
Después de varios meses de cábalas, si habría salmonada, si llovería en las fechas anteriores, etc, llegó el día, pero Rafael del Pozo tuvo que quedarse grabando un Jara y Sedal del Hucho en el Tormes con Francisco Javier Martínez que, por cierto, clavó 20 salmones en un día de pesca.
Pero vamos con el tema, llegados a Santiago para comer, se aceptó gustosamente la invitación de Manuel Guitián, Director del
Centro Comercial Compostela (Hipercor-Tiendas El Corte Inglés de Santiago) donde compartieron tertulia con los Doctores Juan José Moralejo y Fernando Cobo que se sumaron a la comida. Aquí empezó la odisea salmonero-gastronómica con espárragos acompañados de salmón ahumado natural, tartar de salmón, salmón a la sal, presa de cerdo ibérico y pastel de chocolate con nueces y helado de pistacho. A destacar el vino chileno que acompañó al pescado y el Ribera del Duero que hizo lo propio con la carne.
Ya por la tarde, se celebró una Mesa Redonda en el Salón de Ámbito Cultural, bajo el título de “La pesca responsable: una forma de disfrutar y conservar nuestros ríos”.
Participaron el periodista, escritor y Director de la Revista Caza y Pesca, Joaquín España, Pepe Casal, Presidente del Club Tambre, Fernando Cobo, Biólogo y Doctor de la Universidad de Santiago de Compostela, Eduardo Fernández, periodista y Miguel Piñeiro, periodista y escritor.
El Director del centro, Manuel Guitián en una primera y breve intervención agradeció la asistencia a los presentes y en especial a los intervinientes.
El Director de la revista decana, Caza y Pesca, Joaquín España habló sobre la pesca y su relación con los medios incidiendo en la crisis del sector. Desmitificó el mundo de las revistas poniendo al descubierto cómo se hace una de ellas y habló de saturación en el mercado.
Pepe Casal disertó sobre la gestión de la pesca en Galicia criticando la Ley de Pesca a la que considera obsoleta y caduca.
Fernando Cobo hizo unas consideraciones sobre la responsabilidad del pescador, la falta de unidad y la inexistencia del colectivo como tal.
Eduardo Fernández reflexionó sobre la sociología de la pesca como dinamizadora del motor económico.
En su intervención, Miguel Piñeiro lo hizo sobre el mundo editorial y la dificultad de llegar a cifras importantes en las ventas de libros.
Seguidamente, se entabló un animado coloquio con todos los asistentes, entre los que, al final del acto, se sortearon diversos artículos relacionados con la pesca en río y se expusieron las moscas ganadoras en los concursos de montaje de moscas que organiza el centro en los últimos años.

Los que conocen el mundo de la pesca, saben de las magníficas prestaciones de una buena comida o de una cena apropiada como presagio de una gran jornada de pesca. De ahí salió la necesidad de Joaquín España y Eduardo Fernández de hacer músculo y callo “descascarillando bichitos”.
En Casa Arturo de Portonovo, los esperaban percebes, camarones, lubrigante a la plancha, centolla, lubina, postres caseros y albariño.

Al día siguiente, sábado, con pocas horas de cama y muchas de sueño, las cañas estaban a punto de entrar en acción.
En Couso estaban Juan José Moralejo, Joaquín España, Eduardo Fernández y el fotógrafo oficial de la peña Antonio Hernández, mientras que en Ximonde estaban Juan Zulueta, Miguel Piñeiro y el armero de Noia Rodrigo Romaní.
Mientras en Couso no se veía ni un rabo, en Ximonde “saltaban al prado”. Baños y baños en el vedado y a escasos metros de las posturas de pesca.

Tenían información de que en Ximonde suelen entrar más por la tarde.
A mediodía, se reunieron todos en A Granxa para dar cuenta de unas buenas carnes, especialidad de la casa.
Con renovados bríos e ilusiones llegaron los primeros lances de la tarde. Mientras en Couso se desesperaban con la ausencia de movimiento, en Ximonde hacían lo propio por la falta de paciencia de Zulueta y Piñeiro que perdieron de clavar dos ejemplares a mosca por no demostrar la serenidad que les caracteriza como grandes pescadores. Consiguieron hacer subir dos buenos ejemplares a la mosca pero la sacaron del agua antes de tiempo. En todo caso la situación animó a los demás. Además estaban viendo cómo los guardias del Centro Ictiogénico de Ximonde sacaban tres salmones del capturadero.
La jornada, a pesar de la actividad, se cerró sin capturas.

Por la noche, Evaristo, en Parrillada Pazos (Padrón) se esmeró en la preparación de un bacalao propio de las grandes ocasiones, precedido de croquetas de marisco, gambas al ajillo y el tradicional “polbo á feira”.

El domingo, la ilusión estaba en Ximonde pero el día amanecía con agua a cubos. Lo que no había llovido en Galicia en el último invierno lo estaba haciendo en una mañana.
Aún así, Moralejo, España y Fernández se metieron a las posturas. Las primeras horas pasaron sin pena ni gloria y sin actividad pero a media mañana aparecieron varios ejemplares bañándose en las mismas zonas del día anterior.
Las horas iban cayendo y se hacían mucho mas duras por la lluvia que invitaba a retirarse.
Aún así, los tres pescadores se aplicaron hasta última hora de la mañana con ganas e ilusión; las mismas con las que sobre las dos de la tarde hacían un alto en la pesca para acercarse al Refugio de Couso donde Armando Blanco, Alcalde de Teo, acompañado de varios amigos, Pepe Casal y Antonio Hernández, les obsequiaba con una “frugal” comida cuyos platos se detallan a continuación:

Entantes
Tortilla de Cacheiras con chorizo
Empanadas (de trigo: sardinas y salmón con vieira; de pan de maíz: xoubiñas)
Mejillones empanados
Zamburiñas

Mariscos
Nécoras
Cigalas
Buey
Vieiras
Pulpo á feira

Pescado
Merluza del pincho a la romana

Carnes
Carne ó caldeiro
Lacón con grelos 

Postres
Tarta de Santiago
Brazo de Gitano
Bizcocho
Melindres

Café y aguardientes
Vinos blancos y tintos con Denominación de Origen.

Pepe Casal preparando el fuego Paula Hernández Veiga manteniéndolo Armando Blanco disponiéndolo todo
Preparados... Eduardo Fernández ayudando a Armando Pepe Casal da el pistoletazo de salida
Joaquín España, reverencia a D. Lacón... Armando leyendo la revista Caza y Pesca Miguel Piñeiro  agradeciendo la comida

Para dar cuenta de tal sensacional y pantagruélico festín, se dio repaso en términos de tertulia al mundo de la pesca y de la caza quedando meridianamente claro que, tradicionalmente, en Couso, desde donde más salmones se capturan es desde Teo (margen coruñesa del coto) aunque la fama salmonera se la lleva A Estrada a la que pertenece la margen pontevedresa del río.
Después de comer, horario que se confundió con la merienda, todos los asistentes –incluidos Jose Manuel y Chicho que se sumaron a la peña- visitaron el Hotel Rústico Casa Tía María, en la aldea de Tribaldes, donde su Directora, María, ofreció unos licores al grupo después de enseñarles las distintas dependencias del hotel.
Del grupo se “despistó” el Doctor Moralejo al que una media hora después se le veía en Ximonde con la misma intensidad y suerte de la mañana. 

Ya bien entrada la tarde, a la hora de despedirse, uno de los gallegos le decía a los madrileños ¿Oye, "picamos algo" antes de que emprendáis camino?...

Paula con el Campano del Ulla 2005

volver a índice de colaboraciones