VII ENCUENTRO DE PRENSA DE VILAGUDIN
Mayo de 2004

Por Leonardo de la Fuente

Cuarenta representantes de los medios de comunicación españoles y portugueses asistieron al VII Encuentro de Prensa en el único coto privado de pesca que existe en España.
Un año más, y con esta edición ya han transcurrido siete, la localidad coruñesa de Ordes fue el punto de encuentro y cita obligada para la prensa especializada en pesca de todo el territorio nacional.
El Hotel Barreiro, con su directora Ana Vales a la cabeza, se ponía a disposición de todos los asistentes al igual que hacía el Alcalde de la villa, Teodosio Martino, que recibió a los asistentes.
Ni que decir tiene que en la mente de todos se encontraban las descomunales truchas y salmones que pueblan las aguas del coto.
Más si las ganas por acudir a pescar y el nerviosismo se hacían patenten a medida que pasaban las horas -algunos de los nuevos no pudieron pegar ojo en toda la noche-, para el director general del coto, Juan Queiro, la preocupación también se dejaba notar y así lo hacía saber.
- “Estamos atravesando una ola de calor con temperaturas cercanas a los 35 grados y eso se notará en los resultados de pesca”.

Desgraciadamente para los intereses de los pescadores acertaba como también lo hacía el periodista Miguel Piñeiro, “alma mater” del encuentro con un pleno al quince en sus peores augurios...

Más de 25 bolos

El Coto Turístico de Vilagudín supuso la primera concesión de la Xunta de Galicia para la gestión privada de aguas públicas. Situado en un entorno natural entre montañas, entre los municipios de Ordes, Tordoia y Cerceda, el embalse es alimentado por los regatos Paradela y Viduido.

Cada año acuden cientos de pescadores a pelear con las bravas truchas y salmones que superpueblan sus aguas. No es pues de extrañar que la gran mayoría de los aficionados que acuden allí sueñen con darse todo un homenaje piscícola, algo a lo que nosotros tampoco fuimos ajenos.
El agua estaba, como se suele decir en el argot, como babas. El termómetro de la guardería tras comprobar la temperatura del agua se paraba en los 21 grados. Excesivo calor. Con unas truchas y salmones en el fondo del pantano y un sol de justicia en lo alto del claro cielo gallego, los “bolos” fueron la tónica dominante. En total dos docenas de pescadores nos marcábamos un espectacular y soberbio “bolo” de ésos que no se olvidan en la vida. Únicamente el referido Miguel Piñeiro, el madrileño, Eduardo Fernández y el abulense, Francisco Javier Martínez, rascaban escama para sana envidia de el resto de pescadores. Y eso que se buscó la trucha con todas las técnicas legales, incluso con el artilugio conocido como pato ya que pescadores como José Manuel Hernández, Juan Francisco Calle y Manuel Iglesias nos demostraron que, sabiéndolo usar, el artilugio se puede convertir en algo sumamente placentero para a la pesca.

El encuentro resultó un éxito y ya se trabaja para la próxima edición aunque, como bien decía un reconocido pescador de la zona “Aquí siempre se pesca durante todo el año, pero ojo, los mejores meses son los que van desde septiembre a últimos de abril”.

Desde la otra orilla. Es caro el pescado...?
Muy pocos lugares en España ofrecen la posibilidad de darse todo un atracón de pesca como ocurre en las 162 hectáreas del pantano coruñés de Vilagudín. Durante todo el año son cientos los pescadores, con especial incidencia castellanos y leoneses, los que acuden a este paraíso para la pesca de la trucha y el salmón, ya que el escenario cuenta con las dos especies reinas de la pesca en España.
El permiso para acceder a pescar en este coto turístico varía en función de la especie que se quiera tentar. Si es la trucha la elegida, la jornada sale a 10 euros la autorización y a 6 euros por cada kilogramo que alcance la pieza, a la que es obligatorio sacrificar.
Entretanto, el permiso para el salmón cuesta, 16,65 euros, pagándose el kilo a 11 euros y reduciéndose el precio cuando son grupos de más de 12 pescadores. Dirán que el pescado es caro, pero la gozada que te sueles pegar, como tónica general, no tiene precio...

volver a indice de vilagudin