RÍOS Y GUARROS
Por Juan José Moralejo

A Galicia le cayó el gordo de ser el país de los mil ríos, pero también el flaco de ser el país de los mil guarros, de los mil desaprensivos, de los mil ineficaces... Nuestras aguas fluviales (y marinas, que así acaban todas las fluviales) están más que pachuchas por el suma y sigue de los daños de centrales y minicentrales eléctricas, la imparable degradación día a día, sin pausa ni escampiño, por abuso o por mal uso de toda la química habida y por haber en la industria, la agricultura, la ganadería y también el ámbito doméstico, y con la ineficacia técnica y política como fondo. Todo ese abuso y mal uso es y genera daño grave siempre evitable, y no es, aunque algunos raposos lo pretendan, el precio inevitable a pagar por crear riqueza. El cuadro se sublima con la evidencia de que media Galicia caga de campo, una evidencia que suena un tanto grosera, pero no voy a darle ni tabú, ni rodeo, ni eufemismo a una evidencia que hay que denunciar cruda porque es lo más grave de la desordenación que el territorio gallego padece.
Hasta aquí una peste crónica, una degradación cotidiana “por lo bajini”, pero de vez en cuando, por no decir que a menudo, esa degradación “por lo bajini” salta a desfeita estentórea, a burrada agresiva que a grito pelado nos dice que tanto en la gestión como en el control de que no nos cuelen como inevitable lo que debe ser prevenido y evitado hay fallos y vacíos graves, reiterados más allá de lo que el Santo Job podría aturar sin torcer el morro. Pero todo cuanto se diga de inepcias o insuficiencias de gestión y control va muy por detrás de que el fallo gordo, gordísimo, gordérrimo... es nuestra falta colectiva de conciencia medioambiental. Llevo años y kilómetros de río y caña con experiencia para aventurarles que en Galicia hay no menos de dos o tres guarros y desaprensivos por kilómetro de río.
En estos últimos meses Ulla, Miño, Xuvia, Catasol, Tambre, Cabrón, Eume, Umia, Xallas, Dubra, etc. son noticia o con accidentes de menor cuantía o con desastres de mayor cuantía y que todas tienen o deben tener nombre y apellidos. Umia, Xallas y Eume son ejemplos supremos para una política que como mejor prevención de daños haga saber que el que contamina paga el daño, además de lo que la ley penal quiera añadir. Por ejemplo, si al guarro del vertido o al desaprensivo del vaciado le tasan la trucha panza arriba como me tasan a mí la que pesqué y no da la medida, o que pesqué sin permiso de coto, o en tiempo de veda, o excediéndome en el cupo autorizado... puedo asegurarles que el guarro preferirá beberse el vertido y al desaprensivo del vaciado no habrá Seguril que le haga soltar gota.
Y para que no se me vaya nadie de vacío, pongamos en cabeza de la guarrería el hecho cierto de que en cotos de pesca, en orillas que son postura y paso de pescadores “deportivos” (¡manda c.!) suele abundar el desecho, la basura indisimulable cuando son cajas, botes, bolsas... de material de pesca “deportiva” (¡manda c.! bis).

volver al índice del doctor