TRUEIRO

Juan J. MORALEJO
Licenciado en Truchología, Universidad del Deva
Doctorado en Reología, Universidad del Tambre
Académico Correspondiente de la
Real Academia de Truchografía y Reoscopia de Leningrado
Medalla de Paciencia y Cero de Honor
en Teoría Básica del Salmón

Echa a andar Trueiro y en tan buenas manos que a sus páginas le va a entrar la gente de caña con más ansias que a la miñoca aquella trucha que -¿te acuerdas?- iba a ser tu record y el de la temporada, pero a última hora decidió desengancharse, que es epidemia de la que están libres las que no dan la medida y que hay que desengancharlas con mimo para que les queden los peteiros en condiciones de reincidir cuando sean mayores.
Echa a andar Trueiro con el importantísimo aval de que lo hacen amigos míos, pues ha de saberse que una de las cosas que me inculcó mi mamá en la sólida educación que me dio es la de tener solamente buenas compañías y escapar de las malas, que lo pudren a uno. Y si hay algún tema y terreno en que hay que esmerarse e hilar fino en la elección de buenos amigos es en la pesca y en el río: irse al Ulla y pretender pillar un reo con malas compañías es inútil. Lo malo es que también se va haciendo cada vez más inútil en el Ulla ¡y no sólo en el Ulla! pretender pillarlo aunque te hagas acompañar por San Juan de la Cruz o por Jennifer López, a elegir y por citarte dos ejemplos de lo variadas que pueden ser las buenas compañías. Y además habría que hablar de irte al río con malas compañías que podrían aliviarte de un capote, pero tengo encargo de no ser procaz en mi nota para Trueiro.
Bueno, a lo que íbamos: que yo me cuido mucho en materia de amigos y, si de río y caña hablamos, casi casi convoco oposiciones a plazas restringidas de amigo mío. Y esas oposiciones ya las han ganado brillantemente los que os hacen Trueiro y, por tanto, ya podéis ir deduciendo que vais a tener páginas de sustancia, de doctrina, de interés, de peso y medida. Tenemos una riqueza natural y deportiva en ríos y mares que debemos mimar y celebrar: los de Trueiro van a ser ¡ya lo veréis! mimosos y celebrantes porque saben de qué va la cosa. Son de río, no de despacho.

volver al índice del doctor