EL 2009

Juan J. MORALEJO
Licenciado en Truchología, Universidad del Deva
Doctorado en Reología, Universidad del Tambre
Académico Correspondiente de la
Real Academia de Truchografía y Reoscopia de Leningrado
Medalla de Paciencia y Cero de Honor
en Teoría Básica del Salmón

Estaba yo dándole sidol a las cucharillas, pero no mucho, que no conviene porque un brillo excesivo, si bien es cierto que excita la codicia del salmónido, también puede producirle un deslumbramiento de última hora que le impida morder con esa fruición que él pone en morder y que es una puñetera mierda de fruición en comparanza con la fruición con que tú notas que él no sólo ha mordido, sino que la cosa no tiene vuelta atrás y vamos a tener una de brincos y cabreos hasta que el trueiro, rodafol, salabre o salabardo pone al salmónido en secano...
Bueno, pues, como iba diciendo cuando se me fue el santo al cielo con el sidol de las cucharillas, faena previa a repasar los waders y cachearles las filtraciones esas que tan desagradables son cuando las aguas son de deshielo o poco menos, y nada te digo de las filtraciones que se sitúan a nivel de las ingles, porque las ingles son zona de especial protección y reserva natural poco propensa a agresiones medioambientales...
Bueno ¡vaya por Dios!, que se nos fue otra vez el santo al cielo cuando, después de lo del sidol a las cucharillas, hice mención de la faena siguiente con los waders y el cacheo de sus filtraciones, porque esto de la pesca te tiene muchas faenas previas y tras las del sidol a las cucharillas y el parcheo de los waders aún vendría la de repasar a conciencia las muescas de 19, 21, 25, 30 y 40 centímetros que tienes en los mangos de tus cañas –a un mango por caña, claro está- y en la lona de la cesta, no vaya a ser que hayan encogido con la crisis económica o con el cambio climático. Y más te digo, colega, que no te fíes de tus comprobaciones y que AENOR recompruebe y te extienda un certificado que puedas presentar a la guardería para dar fe de que tus piezas padecían  los centímetros legales –y digo padecían porque con un centímetro por debajo seguirían en el río- y para dar fe de que cumples al milímetro el centímetro de longitud para poder cabrearte mejor con la tonelada de peso en mierda pura y dura con que acosan a Asneiro, Eume, Furelos, Deza, Lengüelle, Mercurín, Miño, Umia, Xallas, Cabrón... Observa, colega, que van los ríos en orden alfabético, pero descoloqué el Cabrón al final para ahorrarme con una simple sugerencia el folio dedicado a depredadores y mangantes.
¡Manda carallo con el día que llevamos, que tengo que decirte algo de la pesca en el 2009 y por tres veces se me va el santo al cielo con las faenas previas de habilitación y aperitivo. Y no me digas que no las tienes y no las disfrutas porque, entonces, ya me dirás qué afición es la tuya...
El caso es que estaba yo con el sidol y las cucharillas y hete aquí que suena el teléfono y eran Jennifer López y Katherine Zeta-Jones, con las que el año pasado había quedado en hacer peña para los números del salmón. En fin, que las puse al tanto de lo que hay para el 2009 y a ti, lector, ya te contaré de cómo nos fue, porque el folio para hoy ya no da más de sí.

volver al índice del doctor