"CARTA ABIERTA A UN APÓSTATA"
Por el Doctor Moralejo

Os Mallos, río Tambre, 30.09.2004

Muy estimado desertor:
Soy -¡era!- una SALMO TRUTTA, una trucha anádroma, mejor llamada REO, que nací en el Tambre y que, para estar en condiciones dignas de recibir su visita, fui autorizado por mis padres a irme río abajo, a correr mundo por el Atlántico haciendo varios másters de engorde y poderío, astucia y codicia, etc.
Gallego a fin de cuentas, no me fue mal  la emigración y me puse bastante cachas.
Pude liarme con una robaliza de Escocia y me tiró los tejos un congrio de Bretaña, pero mi destino y voluntad era volver a mi Tambre al hogar en que tenía que encontrarme con usted, con sus artes y sus cañas.

El Reo Timoteo en
la mano del Doctor

Tenía yo 48 centímetros de cabo a rabo y rondaba el kilo cuando el último día ya para un encuentro me llegó a Os Mallos la noticia de que andaba por el río su compadre, pero que usted había desertado para dedicarse a handicaparse con gilipolleces de hoyos, palos, greenes y demás inutilidades de la high-life.
Mi decepción fue tan brutal que me comí entero el rapala de su compadre y no fue eso lo peor, sino el dedazo que me enchufó en la gorxa para la foto.
En fin, siga usted con sus palos, que yo ya tengo bastante con el que me dieron.
Afectuosamente,
El Reo Timoteo

volver al índice del doctor