CROACIA, UN PARAÍSO PARA LA PESCA DE TRUCHAS Y TÍMALOS

Por Luís Villas, Maestro Artesano y Pescador

En estos tiempos que corren en los que tristemente nos estamos acostumbrando a cauces insanos, vertidos y poblaciones de salmónidos alarmantemente decrecientes en muchos cauces ibéricos que en su día brillaron como escenarios de pesca, cada vez somos más los pescadores que ajustamos nuestra agenda de manera que haya lugar para una escapada de pesca a otros países en los que el disfrute de nuestro deporte favorito cuenta con altísimas probabilidades de éxito.
Después de pescar en varias ocasiones en distintos escenarios de Austria, siempre con buenos resultados, pero con ganas de descubrir nuevos horizontes, el pasado verano me decidí a viajar a Croacia, y mis expectativas de pesca se superaron ampliamente, ya que sin duda alguna, Croacia es un diamante en bruto, un paraíso para la pesca de la trucha y el tímalo.
Pescamos algunos de los más importantes ríos trucheros del país, como los Vitunjcica, Kupa o Gacka, pero otros asimismo excelentes como el Cetina, Kupica, Dobra, Krka o Slunjcica se quedaron emplazados para la próxima ocasión.
Una de las ventajas a la hora de realizar un viaje de pesca a Croacia es el hecho de que es un país próximo, de manera que el día que salimos de España a primera hora de la mañana con destino Zagreb vía Munich, a mediodía ya estábamos en el hotel de Ogulin, a diez minutos de nuestro primer objetivo, el río Vitunjcica.

Viajamos en agosto, el peor mes para pescar en la mayoría de los ríos centroeuropeos –pero la única fecha en la que podía viajar…- y nada más llegar, nuestro guía y compañero de pesca Zlatimir Kostelic, seleccionador del equipo nacional de pesca a mosca de Croacia, nos dijo que al encontrarse el río bajo de caudal, en un día soleado y con aguas claras, lo mejor era empezar a pescar  a media tarde.
El Vitunjcica es un río muy corto, ya que desde su nacimiento hasta su desembocadura en el Dobra tan sólo tiene cuatro kilómetros. Un río si apenas corrientes, con márgenes muy vestidas pero perfectamente vadeable con una impresionante población de truchas de trofeo.

Zlatimir me contó que la primavera anterior, mientras realizaban una repoblación del río con ejemplares de truchas autóctonas de una talla media de 15 cm. Y en tan sólo 200 metros de río, avistaron alrededor de quince trucha de entre 50 y 80 cm. Que salieron de sus cuevas para atacar a los alevines que estaban introduciendo.
Nosotros lo pescamos durante dos horas en una postura sin movernos más de 30 metros, y a pesar de tener todo el tiempo a no más de 5 metros al menos dos docenas de truchas de entre 30 y 50 cm, cebándose como posesas. A pesar de todo, la pesca era muy difícil, ya que se mostraban extremadamente selectivas y aunque dos nos partieron, tan solo sacamos otras dos de alrededor de 35 cm. En este río el estreamer está expresamente prohibido –no quiero ni pensar la increíble pescata que se podría hacer aquí con un simple Woolly Bugger. Los únicos cebos autorizados son la mosca seca –imprescindibles los dípteros y pequeñas emergentes de CDC- o una única ninfa en el terminal. Zlatuimir me dijo que en mayo, junio y septiembre es muy habitual sacar ejemplares de talla superior a los 50 ó 60 cm. El río tiene tímalos –en la parte más próxima a la desembocadura-, truchas arco iris y comunes.
Nuestro siguiente destino era la cabecera del Kupa. Impresionante, inmerso en pleno Parque Nacional de Risnaj, en el que abundan los linces y los osos, y cuyo tramo acotado está poblado por un 20% de trucha común y un 80% de tímalos. El río está atestado de tímalos, y vayas donde vayas siempre tienes delante al menos dos docenas de tímalos que tentar.

Con el cauce tan bajo eran difíciles de engañar –yo fui incapaz de sacar ninguno con ninfa- a pesar de lo cual yo saqué cerca de veinte a seca y mi compañero Diego cerca de 30, la mayor parte a ninfa, mientras que Zlatimir, pescando justo al lado mío sacó setenta en lo que él calificó como un mal día de pesca, ya que lo habitual durante los meses de Junio, Julio o Septiembre es sacar alrededor de 100 a 150 por día…
Junto al cauce se encuentra un “lodge” muy básico –dos habitaciones con tres literas- pero inmejorablemente situado y muy económico, ya que el alojamiento, la pensión completa y el permiso de pesca cuestan 62 € por pescador y día, bebidas a parte. La persona que lo lleva se llama Turk Josip, que habitualmente prepara asados a la parrilla y habla perfectamente portugués y francés.
Nuestro último destino fue el río Gacka, un río bellísimo y sorprendente, tipo chalkstream, sin apenas corrientes. Tiene una longitud de alrededor de 18 km. desde su nacimiento hasta donde se filtra y desaparece por completo su importante caudal. Los cinco primeros kilómetros de su cabecera son sin muerte y solamente esta autorizada la pesca a mosca, con mosca seca, streamer o una única ninfa.
Tiene una anchura media de unos 15 metros y una profundidad media de entre 3 y cinco metros que impide el vadeo en casi todo el río. A cambio, prácticamente todas la orilla es fácilmente transitable con unas simples zapatillas, ya que regularmente se pasa un cortacéspedes, de manera que la pesca es increíblemente cómoda y accesible para cualquier pescador, sea cual sea su estado físico. El vader se utiliza solamente cuando llueve o hay rocío por la mañana.

El río Gacka en su día estuvo considerado el número 1 del mundo para la pesca de la trucha, pero la guerra hizo estragos y hoy en día se recupera a un ritmo frenético. No en vano, una de las principales características del Gacka es su formidable biomasa, que posibilita que el crecimiento de las truchas que en él se desarrollan sea 4 ó 5 veces mayor de la media. Actualmente se le considera uno de los 3 mejores ríos del mundo para la pesca de la trucha.
Nosotros nos alojamos en el Hotel Vrilo Gacke, a escasos 50 metros de su nacimiento. El río nace en varias fuentes poco distantes unas de otras, y apenas un kilómetro aguas abajo de su nacimiento tiene ya un caudal importante. Está poblado por tímalos, tan solo un 1 % en la zona más próxima a su nacimiento aunque de generosa talla, trucha arco iris -30%- y truchas comunes -70%-.
Las mejores fechas para pescarlo son Mayo, Junio, Julio y Septiembre. Las eclosiones suelen ser muy frecuentes durante estos meses y las truchas se muestran activas la mayor parte del día, mientras que durante el mes de Agosto el las horas centrales del día el pescador debe tentar con pequeñas ninfas las truchas visibles –muchas…- o “peinar” la abundante vegetación subacuática con ninfas tipo Pheasant Tail o gammarus haciendo salir a las truchas de su refugio para tomar la ninfa. Sin embargo al atardecer las cebas se contaban por cientos y en poco más de dos horas entre tres pescadores y en no más de 300 metros sacamos alrededor de 70 truchas a seca, y nos partieron varias de trofeo.
Una mañana le dije a Zdravko –en broma- que tenía que sacar alguna trucha grande para fotografiarla, él se lo tomó en serio y en no más de 100 m. y “peinando” la vegetación subacuática con una Pheasnt Tail bien lastrada montada en un 12, clavó 5 truchones por encima de 50 cm. que perdió, ya que unas le partieron y otras le abrieron el anzuelo. Doy fe.
No tengo la menor duda de que volveré, a ser posible en Junio, Julio o Septiembre. La pesca a mosca en Croacia es un sueño y un desafío para cualquier pescador. Un país amable, seguro, con una excelente gastronomía y económicamente accesible, al que cada año acude un creciente número de pescadores de todo el mundo atraídos por la calidad de sus ríos y sus excelentes poblaciones piscícolas.

EQUIPO DE PESCA
Para mosca seca una caña de 9 pies línea 5 podemos considerarla adecuada para todos los ríos visitados, aunque una línea 6 nos facilitará el lance de ninfas pesadas o streamers en el Gacka. Para la ninfa lo ideal es disponer de una caña de 10 pies para línea 4 ó 5. Una línea flotante asimismo puede ser válida en cualquier circunstancia, aunque una intermedia resultará idónea para pescar zonas profundas del Gacka con ninfa o streamer. Los bajos de línea siempre de entre 4 y 6 metros, con terminales del 10 ó 12, aunque en ocasiones podemos vernos obligados a poner un 8 ante truchas selectivas en aguas siempre cristalinas, o bien un 14-16 pescando con streamer.
Entre las moscas secas son idóneos los montajes de cul de canard, recordando siempre que suelen resultar necesarios montajes pequeños, de entre el 18 y el 24, aunque en meses de mayor caudal también se utilizan moscas voluminosas Dependiendo del mes las eclosiones pueden ser muy diversas, incluso a lo largo de una misma jornada de pesca. Imprescindibles los gammarus naranjas, olivas, crudos o rosa pálido, todo lo lastradas que sea posible y montadas en anzuelos de entre el 18 y el 24. Ninfas de efémera tipo pheasant tail en tonos marrón u olivas, con o sin cabeza metálica, disponiendo también de variantes con el saco alar irisado montadas en anzuelos del 12 al 22. Y por supuesto tampoco debe faltar streamers negros u oliva oscuro, muy lastrados y en anzuelos del 8 al 12, sin olvidar alguna variante de tonos flúo.

DATOS PARA EL PESCADOR
La moneda croata es el kuna y su cambio es de 1 € = 7’20 kunas. El cambio de moneda se realiza en Croacia, en aeropuertos, hoteles y oficinas de cambio. En algunos sitios aceptan euros, aunque suele ser más frecuente en zonas muy turísticas de la costa .

Alojamiento en el Kupa…..KUPARI es un lodge rústico y muy básico, con habitaciones equipadas con literas y pocas comodidades, pero se encuentra a pie de río. Tiene seis plazas en total. El precio del alojamiento en pensión completa, incluyendo el permiso de pesca es de 62 € por pescador y día, bebidas aparte. En el caso de no querer alojarnos, podemos adquirir el permiso del acotado aquí por 20 €. La persona de contacto es Turk Josip y nos podemos entender con él en francés o portugués.

Teléfono –de 11h a 12 h- durante la época de pesca  051 825 674

Teléfono de invierno  051 823 310

Móvil 00385 917 377 963

La temporada de pesca en este acotado es de mediados de abril al 30 de septiembre, y los mejores meses, abril, mayo y sobretodo junio y septiembre.

Alojamiento en el Vitunjcica
Hotel Frankopan en Ogulin, próximo a los ríos Dobra, Vitunjcica y Licka Jesenica 

Web: www.hotel-frankopan.hr 

Mail: hotel-frankopan@hotel-frankopan.hr

Alojamiento en el Gacka
El Bistro Vrilo Gacke es un pequeño hotel situado a 100 metros del nacimiento del Gacke. Habitaciones correctas sencillas o dobles. Cuesta 20 € por noche el alojamiento y la comida es muy abundante, buena y económica. Unos huevos fritos con abundante jamón cuestan 1’50 € , y el plato más caro de la carta alrededor de 8 euros. Muy recomendable degustar la deliciosa cerveza local Kazacko, natural, sin ningún tipo de aditivos y con una fecha de caducidad corta. Los permisos del pesca cuestan 32 € por día.

Web……..www.vrilo-gacke.hr

Teléfono y fax ....+385(0)53 743 019

volver a índice de colaboraciones