EDUARDO FONTELA, MAESTRO CUCHARILLERO
Por Pedro Weigand, Periodista

Los ríos y arroyos trucheros españoles, en verano, sufren los rigores del calor y sus cauces comienzan a perder caudal a una velocidad de vértigo. A su vez, la vegetación subacuática comienza a prosperar, gracias al sol, y la pesca con señuelos a lance ultraligero se complica de manera notable; ya que la fronda de las orillas, con toda su exhuberancia en pleno, ayuda a entorpecer los lances. Los pescadores gallegos resolvieron esta contingencia hace decenas de años, e inventaron una técnica de pesca a lance ultraligero como es la pesca a la ballesta, de la que ya he hablado en esta columna en más de una ocasión. Una vez dominado el lance, es vital tener los señuelos perfectamente adaptados al equipo. Entre los muchos fabricantes de cucharillas, brilla el maestro Eduardo Fontela, autor de las célebres cucharillas Edu, y el cual fabrica estas joyas metálicas para la pesca de la trucha en condiciones extremas. Tal es así, que se puede afirmar que es el maestro artesano que monta las cucharillas más pequeñas de España, del triple cero, para ser lanzadas con líneas finas como un pelo, de 0,08 milímetros de diámetro. Eduardo monta unas 100.000 cucharillas al año, y la demanda es tal, que hay lista de espera para poder adquirir estas obras de arte, como la que ilustra estas líneas. El catálogo es amplio y práctico, puesto que las cucharillas que montan consiguen pescar truchas, reos y salmones. Hasta ahora, sólo se comercializaban en la zona cantábrica, pero, pero gracias al esfuerzo de Juan Antonio Sánchez García (646 95 94 96), comienzan a colonizar otras zonas trucheras de España.

volver a índice de colaboraciones