Xornal Trueiro, con el CIT de A Pontenova, Amigos do Miño y C.D. Rodeo.

El Xornal de Pesca Deportiva Trueiro se solidariza con estos tres clubes de pesca que han tomado la valiente decisión de abandonar la Federación Galega de Pesca por la decisión de poner los provinciales de mosca el mismo día que la Fiesta de la Trucha de A Pontenova torpedeando así el Concurso de Mosca.
Al margen de que la decisión está basada en un hecho irrefutable, que la Federación solo defiende sus propios intereses, también manifiesta un sentir que está muy extendido entre pescadores y sociedades: el ente federativo no tiene reparos al acometer iniciativas aunque perjudiquen y vayan en detrimento de sus propios asociados.
Pretender machacar el Concurso de Pesca a Mosca de A Pontenova, que ya tiene casi 10 años de historial, es una jugada trilera y mafiosa ya que el calendario de la Federación Española de Pesca permitía situar los provinciales de Mosca en otra fecha (el fin de semana anterior, por ejemplo).
Los argumentos de la Federación Gallega de Pesca son pueriles y carentes de sentido común. Argumentaron que la culpa es del calendario de la española, ¡Falso! La decisión del calendario gallego compete única y exclusivamente a la federación gallega. Argumentaron que si ponían los provinciales de lance el día 1 de mayo y los de mosca el 23 de abril, habría competidores de lance que no podrían asistir a A Pontenova, ¿Cuantos competidores de lance van al Concurso de A Pontenova? ¡Otra falsedad!
Hay un clamor en contra de la decisión de Alvela, bien secundado por Jesús Bolaños y el secretario Jorge García. Los pescadores no lo entienden y así lo están manifestando, con consecuencias tan graves como que tres clubes abandonen la Federación en señal de protesta. ¿En cuántas federaciones gallegas ocurre esto? ¿Tiene algo que decir la Secretaría Xeral para o Deporte?
La federación llegó a recomendar al CIT de A Pontenova que solicitaran la inclusión del concurso en el calendario federativo cuando la fiesta está declarada de “Interés Deportivo Nacional” desde hace años.
Esto es un ataque en toda regla a un campeonato que dignifica la pesca a mosca y la pesca sostenible. La organización del CIT no repara en esfuerzos para que el concurso reúna a los mejores en un escenario verdaderamente maravilloso y sin embargo el organismo federativo intenta torpedear el evento. Y decimos “intenta” porque no lo consigue.
Es cierto que algunos competidores irán a los provinciales porque están con las manos atadas pero también es cierto que ya han confirmado su participación en A Pontenova un nutrido grupo de federados que van a pasar olímpicamente de los provinciales federativos para acompañar al Campeón Mundial Pablo Castro que es la figura invitada este año y recibirá la Trucha de Oro de la Fiesta da Troita de A Pontenova por su sublime trayectoria deportiva.
Además, el malestar en el sector se palpa en otras sociedades que también están meditando su marcha de la Federación, puesto que comparten el enfado de las sociedades que ya la han abandonado. Trueiro sabe de más de una que no abandona ahora mismo porque ya han pagado el impuesto federativo de este año. Porque los clubes pagan a la Federación.
Es, verdaderamente, lamentable el comportamiento de la actual directiva de la Federación Gallega de Pesca, a la que se le llena la boca afirmando que defiende la pesca sin muerte, pero organiza el Campeonato Gallego de Black Bass, que es una especie alóctona. Este proceder habla por sí mismo de cómo funciona una entidad que debiera ser ejemplar y aglutinar, unir, no todo lo contrario. Directiva tras directiva.
Se le llena la boca también en los comités de pesca afirmando que son la representación de los pescadores pero la verdad es que no pasan de unos 2.000 socios (habría que saber cuántos socios tienen más de una tarjeta federativa y cuántos socios reales tiene la federación). Han perjudicado la pesca “a punta de vara” y afirman que no hay polémica, o la minimizan, cuando se han puesto en marcha recogidas de firmas en diversos lugares de Galicia.
Se le llena tanto la boca como a sus antecesores (Romarís, Florentino y Rodil) y acabarán como ellos, ahogados en una vanidad tan falsa como mediocre que, lejos de sumar por la pesca, por el trabajo para la pesca, solo resta.
En estos días, las apariciones mediáticas de Alvela han puesto sobre el tapete la realidad que nos toca: que el presidente carece de la capacidad necesaria para el cargo, que no maneja los tiempos de la comunicación, que su imagen pretendiendo liderar del colectivo de pescadores no está a la altura de lo más básico y que está muy lejos de representar ni tan si quiera a un mínimo tanto por ciento del colectivo.
La nueva Ley de Pesca Fluvial debe poner a cada uno en su sitio. No podemos consentir que estos señores pretendan seguir ostentando una representación que nadie les otorgó.
Si algunas sociedades palmeras fueran serias y si los estatutos fueran como debieran ser (abiertos y absolutamente justos y democráticos) esta directiva jamás hubiese llegado al estamento federativo (recuerden lo del 'pucherazo' electoral hace cinco años y el mandato del Comité Galego de Xustiza deportiva ordenando la repetición de las elecciones).
Nosotros, desde el respeto democrático –ese que ellos no tienen hacia nosotros, pues fomentan y aceptan la censura y el veto-, no podemos decir: ¡A la calle con ellos! pues fueron elegidos legalmente, pero tampoco nos callamos pues nos amparamos en nuestra libertad individual y la de prensa (esa que tanto le duele) para decir lo que nos hacen saber pescadores de toda Galicia: que están asistiendo a un sainete propio de países subdesarrollados. Día a día Xornal Trueiro recibe llamadas de pescadores indignados y nos hacen garantes de una información que difundimos y nos hace opinar: esta Federación no sirve, y su directiva no está a la altura de los pescadores, ni de los ríos, ni de los gallegos ni del país al que debieran representar de una manera más decorosa.
No es una federación moderna. Es un reducto de intereses comunes con dietas los fines de semana. Y si alguien se mueve no sale en la foto. Pero, a pesar del miedo impuesto, ya se oye alguna que otra voz discrepante en el propio seno de la directiva federativa pero no encuentran el valor para decirlo alto y claro.
Para finalizar, otra más de estos señores: ¿Saben quien anda por el medio de la organización del Campeonato del Mundo de Juveniles?... Mouzo, D. Manuel, si, el que reconoció haber agredido a Fulgencio y se marcó un farolazo con lo de la denuncia a Eloy Saavedra… Que nadie se asombre si, a corto o medio plazo, es ahora Trueiro quien siente a alguien en el banquillo de los acusados de un juzgado. Pero eso es otra historia y tema de otro día.
¡Qué vergüenza de Federación y de federativos!
El primero de mayo estaremos en A Pontenova siguiendo las evoluciones de los participantes y las del Campeón Mundial Pablo Castro Pinos. Es una lástima que la Federación Gallega de Pesca haya privado a todos los pescadores y amantes de la pesca a mosca de un duelo de ensueño: Pablo Castro versus David Arcay en uno de los escenarios más exigentes de toda Galicia. En definitiva, promoción del turismo, de la pesca, una forma de sumar y hacer País; no de seguir instalados en el pailanismo anacrónico.
Algún día Alvela, Bolaños y compañía serán sólo un triste recuerdo para la pesca continental gallega y ese día puede que podamos asistir a ese hermoso y deportivo duelo.
Lo más lastimero es que nadie, en el País de los Mil Ríos, merece tener que soportar tanta negligencia.

volver a índice de especiales