ASTURPESCA 2018

XX Feria del Salmón

14 y 15 de abril

Cornellana/Salas/Asturias

20 años generando ilusiones.
Hace 10 años recibimos la llamada del Concejo de Salas para que MiguelPesca llevase a Cornellana el Stand que habíamos montado para la Feria Sidenatur en Braga-Portugal.
Comprenderá el lector la ilusión que nos causó la llamada y la invitación a la Feria del Salmón de Asturias.
Pero, al margen de la ilusión que genera en nosotros asistir a la feria, lo ciertamente importante es el sentir colectivo de una ingente cantidad de personas que se concentran alrededor del salmón. En Cornellana, unos porque hacen caja, otros por pescar, otros por vivir la cultura salmonera en estado puro, otros porque consiguen publicidad para sus productos, otros… Todos salen ganando y satisfechos.
Llevamos diez años asistiendo a la Feria del Salmón de Cornellana, la Feria del Principado, y cada año recibimos con ilusión la llamada de la organización para comprometernos volcando en la gente nuestro humilde saber en formato de moscas, broches y otros complementos de pesca.
Nos gusta Asturias, nos encanta Cornellana y nos apasiona la feria. Son dos días de auténtico trajín, de grandes amigos y de buenos deseos para el futuro del salmón. Es una cita obligada en la que te empapas de todo el saber de auténticos maestros en el noble arte de pescar un plateado.
A riesgo, de olvidarnos de algunos, y con nuestros perdones por delante, vaya nuestro agradecimiento a quienes tienen parada y fonda obligatorias en el Strand MiguelPesca: en la inauguración estuvo con nosotros el Viceconsejero de Medio Ambiente a quién flanqueaban el Alcalde de Salas y la Directora de la Feria. Joaquín Alperi, Presidente de la Asturiana, y Berrocal, Presidente de Las Mestas. José Antonio y Emilio, el hombre que susurra al bambú. Eugenio Saavedra e hijo. Especial fue la visita de Alberto Diez de Tejada y su padre homenajeado este año en la Feria; Alberto fue el director anterior y le respetamos en su justa medida. También vino Iñigo, que nos ayudó mucho en las primeras ediciones. Y Berrocal padre, maestro de la caña e instantánea con quien siempre cunde tomar un vino. Y el Alcalde de Pravia lamentándose de no haber tenido más suerte en el sorteo gallego de permisos de salmón. Y vinieron gallegos, como otros años, nuestro agradecimiento a todos, en especial a Pepe Guzmán. Gracias a todos.
Este año, el torno echó de menos a D. Vicente Longo que asumió responsabilidades en las obligadas relaciones públicas.
¿Y el Campanu? No es la primera vez que hay feria sin campanu y puede que no sea la última ya que la captura de ese ejemplar está más en manos del Divino que de los mortales. La puja debe ser un aliciente más de la feria, el principal sin duda, pero la feria debe seguir vertebrando contenidos que sigan cautivando al pescador y a las firmas que exponen. Al no haber salmón ni puja, bien cierto es que se reduce el impacto mediático que consigue el animal pero la feria debe estar muy por encima ya que tiene alma propia y objetivos a conseguir. La Feria del Salmón es un ejercicio de asturianía y, otro año más ha tenido un pequeño acento de galeguidade
Que buena pro les haga.

¡Qué envidia!
Por José A. Vinuesa

Cornellana, núcleo poblacional de poco más de 200 casas, perteneciente al Concejo de Salas, a orillas de uno de los mejores ríos salmoneros de Asturias, el Narcea. Creo que en algún momento a alguien se le ocurrió que como iban a desaprovechar esta circunstancia, puesto que esta pequeña y encantadora villa vive casi en exclusiva de la pesca del rey del río. Y el caso es que se han empeñado desde hace 20 ediciones con ésta que su modus vivendi tiene que ser exaltado de alguna manera y vaya si lo han conseguido.
Me he perdido 19 ediciones y esto ya no tiene remedio, pero espero no perderme ni una más, porque lo que he visto es indescriptible para alguien como yo que vive la pesca como algo espiritual, de hecho creo que al encontrarme la carpa de la feria del salmón junto al monasterio de Cornellana, en medio del Camino de Santiago, he debido recibir un influjo especial que me ha cautivado.
Ese influjo tan personal, me dio un vuelco al corazón al ver que con tan poco han hecho una fiesta espectacular, tan sólo con la imagen de un pez, eso sí, el pez, el capo de todos los peces, el salmón. Una fiesta que nació con la idea de subastar el Campanu de la temporada y que ya es toda una referencia, gracias al esfuerzo, la tenacidad, el empeño, las ganas de que esta feria tenía que ser un acontecimiento ineludible para todos los aficionados a la pesca de este “individuo” que nos vuelve locos a muchos pescadores y doy fe de que lo han conseguido, gracias entre otros, a una persona en particular, Cristina, quien se deja hasta el alma por el éxito de la feria. No lo hace todo ella, pero sin ella no hay ello. Siempre dispuesta a todo, no desfallece jamás y su sonrisa precede a su continua colaboración. Gracias Cristina por seguir creyendo en este evento.
Qué envidia siento por lo que han hecho en una población tan pequeña. Y no me explico cómo puede haber gallegos emprendedores hasta en la luna y que en Galicia no hayamos conseguido aglutinar esfuerzos para hacer algo semejante y poder sacar el mismo provecho de algo tan exiguo, poner en relieve sus virtudes. Los asturianos son tan emprendedores y luchadores como los que más, pero además le han echado un par y han tirado de la carreta, porque no es fácil realizar semejante evento. Yo lo sé, que he organizado algunos, pero no creo que aquí no haya gente similar y con la misma idea, entonces, ¿por qué aquí no hay nadie que agarre el toro por los cuernos y se lanza al ruedo?
Qué envidia poder disfrutar de una fiesta que engloba todos los aspectos de nuestra afición, los materiales, los libros, los guías, las rutas, la información de los ríos, los montadores de moscas, las agencias de viaje, y lo más importante, los amigos viejos y nuevos, que también los hay, una reunión de personajes y personalidades del mundo de la pesca. Y además de todo lo que mueve esta feria en cuanto a turismo, tanto deportivo como de interior, gastronómico o cultural, la presencia humana llegó a tener momentos de verdadera aglomeración, porque el recinto diría que se ha quedado muy pequeño y que, por poner un pero, debería ser al menos el doble de grande.
Qué envidia poder compartir con tantos amigos y con tanta gente entendida, qué envidia poder interactuar con tanta gente que preguntaba por nuestras moscas y que manifestaban su admiración por un trabajo tan delicado y minucioso.
Qué envidia poder tener a todo un Narcea a escasos 100 metros, qué envidia ver tantos locales forrados de cuadros de moscas, aparejos, fotos de míticos pescadores y míticas capturas, y poder disfrutar de la gastronomía y el ambientazo de Cornellana, un pequeño gran pueblo que ha sabido exprimir lo poquito que tiene y que cuando comienza la temporada del salmón en Asturias se convierte en “República independiente salmonera de Cornellana”, dicho sea con todo el cariño y sin despreciar nada ni a nadie, sólo dura los dos días que tiene un fin de semana, pero en esos dos días se convierte en la efímera capital del salmón de Asturias.
¡Qué envidia!, pero no de la sana, sino de la más correosa, podrida y enfermiza envidia, porque la feria del salmón de Cornellana es la FERIA, y siento mucha envidia.
Gracias al Concejo de Salas, gracias a su pueblo y a sus gentes.
¡Puxa asturies y puxa Cornellana!

volver a indice de especiales