XV Campeonato del Mundo de Pesca a Mosca Juvenil

Federación Gallega de Pesca.
Fotos: Manuel Suárez.

Durante la tarde del sábado día 13 de Agosto, se cerraba el XV Campeonato del Mundo de Pesca a Mosca Juvenil. En un marco incomparable como es la Fervenza del Ezaro se instaló un podium a la altura del evento y del lugar.
Allí se juntaron los equipos y familiares que los acompañaron desde sus paises, como por ejemplo la comitiva de USA compuesta por más de 30 familiares y amigos de los participantes norteamericanos, que ya llevaban más de 15 días disfrutando de nuestra tierra. El más de medio centenar de voluntarios de la organización a cargo de la Federación Gallega de Pesca y otros entusiastas de la pesca que acompañaron durante la entrega de premios a cargo de las personalidades que asistieron al acto; Conselleira de Medio Ambiente, Directora Xeral de Conservación da Natureza, Alcaldes o representantes de los diversos concellos colaboradores y presidentes de la Federación Galega de Pesca, Federacion Española y Federacion Internacional.
En el plano deportivo, la selección francesa arrolló al resto de equipos en esta XV edición del campeonato mundial. Copando el pódium individual con un 1°, 2° y 3° y por tanto haciendo un primer puesto por selecciones. Los otros dos equipos que hicieron sonar su himno bajo la mirada del Olimpo Celta fueron USA en 2° puesto tras una gran remontada en las dos últimas mangas y República Checa en 3° puesto.
En cuanto a la comitiva española, que peleó con tesón para superar un campeonato que se les torció desde el principio, terminó en el 5° puesto en reñida puntuación con el 3° y 4°. El mejor español, Aritz Aguayo. Consiguió un 8° puesto en la individual y el único Gallego participante, Marcos Gayoso, tuvo que conformarse con la media tabla en el puesto 26°.
El campeonato se ha visto condicionado por el fuerte viento de los dos primeros días de competición, donde soplaron rachas de hasta 80 km/h, siendo especialmente perjudicial en el río Xallas, que en el coto sin muerte del Xallas en Ponte Olveira, acogía dos de los 5 sectores de pesca, y a pesar de contar este año con una gran densidad de truchas y siendo considerado por los pescadores como uno de los mejores ríos de Europa para la pesca a mosca, sus peces no han dado la cara como se esperaba en las tres primeras mangas.
El río Eume, sin embargo con sus veraniegas entradas de reos, dio buenas alegrías a los participantes que supieron pescarlo a través del incómodo viento. Premiando con formidables peces de feroz pelea al otro lado de la línea. Los deportistas, a pesar de su juventud, demostraron el temple suficiente como para pelear y ensalabrar buenos peces en este río, como un reo de 50 cm. que acabó en el medidor del checo Petr Cervenka y marcó el hito de convertirse en la pieza mayor del campeonato.
El coto de Verdes en el Río Anllóns y Aranga en el Río Mandeo, más cubiertos y resguardados del viento, pero acusando ya el estiaje en sus caudales, soportaron bien las 5 mangas del campeonato y se mantuvieron regulares en la entrega de capturas.
Eso sí, exigiendo una depurada técnica de pesca a aquellos que quisieran medir sus preciadas truchas.
En total, y a pesar del estiaje y la climatología, los 45 selectos deportistas, consiguieron anotar en sus plicas nada menos que 731 piezas de más de 18 cm. Para la mayoría un dato excelente si se tiene en cuenta que se ha pescado sobre poblaciones salvajes de truchas autóctonas, sin repoblaciones de ningún tipo para el evento. Un tesoro que nos han instado a conservar y mejorar.
El campeonato fue reconocido por los propios pescadores, por sus capitanes y delegados y por la propia Federacion Internacional como un rotundo éxito organizativo, con una puesta en escena sin precedentes.
Un reconocimiento al descomunal trabajo técnico y organizativo realizado por; David Arcay, Jesus Bolaño, Gerardo Orol y Jorge García, que coordinados por su Presidente, José Manuel Rey Alvela, consiguieron cerrar un campeonato del mundo sin el más mínimo contratiempo.
Muchos de los visitantes ya se han quedado prendados del saber hacer gallego, de nuestros ríos y sus paisajes, nuestra gente, la comida y el enorme legado cultural que atesora nuestra tierra. No son pocos los que nos han transmitido su interés para regresar en próximas temporadas y disfrutar nuestros ríos.
Tal y como apreciaron y destacaron en sus respectivos discursos de cierre las autoridades presentes, el objetivo de la Federación Gallega de Pesca se había cumplido; mostrar al mundo nuestra riqueza fluvial y a los de casa, que la pesca deportiva, además de un gran dinamizador económico, es un excelente vehículo para fomentar el conocimiento y la conservación de nuestros ríos.

volver a índice de especiales