EL RÍO SAR EN  PELIGRO DE MUERTE
Por Xerardo Rodríguez
Galicia Única

¡Cuán hermoso fue este río que atravesaba mi valle para inspirar a Rosalía…!

“A través del follaje perenne
que oír deja rumores extraños,
y entre un mar de ondulante verdura,
amorosa mansión de los pájaros,
desde mis ventanas veo
el templo que quise tanto…”

Esta semana imaginé a Rosalía de Castro en las orillas del Sar,  cuando se miraba en sus espejos y se preguntaba el porqué de las murmuraciones que sobre ella aportaban las comadres del Val de A Mahía;  aquellas que se reunían para farfullar sus bulos en el atrio de la iglesia de Bastavales, la de las campanas tristes de mi Galicia.  
Hoy, esas mismas campanas tocan su canto fúnebre contándonos como el Sar, que cedió nombre al mejor poemario de nuestra historia, se muere.
No bastaba con llenar de depuradoras su trayecto para matarlo. En sus aguas vertieron ahora altas dosis de medicamentos tales como el ibuprofeno o el atenolol, según informan técnicos de la Universidad de Santiago. Los vertidos fecales no eran suficientes para atentar contra un río cuya belleza hubiéramos disfrutado todos a no ser por la alta contaminación química. 
El Sar es el río más contaminado de Galicia y sus aguas son un riesgo para la salud y el medioambiente. En sus aguas se detectaron larvas de peces con deformaciones bucales que son un mal presagio para su futuro. Esto, al margen de los montones de truchas y barbos muertos por vertidos puntuales.  
Mientras, los ayuntamientos, la Diputación de A Coruña y la Xunta de Galicia miran hacia otro lado sin preocuparse de los riesgos que para la población supone semejante curso fluvial.
El Sar pasa por los ayuntamientos de SANTIAGO, AMES, ROIS, TEO, BRIÓN, DODRO y PADRÓN… Te lo cuento para que también alces tu voz y consigamos entre todos salvar a nuestro río más poético.

volver a índice de especiales