MASACRE DE TROITAS NA CANLE DE ALEVINAXE DA ULLOA

 A mediados de agosto, o descenso irregular do río Ulla en Monterroso provocou a morte de máis de 30.000 troitas na canle de alveninaxe que xestiona a Sociedade de Pescadores da Ulloa. Gran parte delas cun peso superior ao quilo e ata seis quilos.
As sospeitas apuntan a captacións ilegais de auga mediante cisternas pola noite o que orixinou que o caudal do río descendese uns 20 centímetros e non abastecese á canle da sociedade.
A canle está situada no límite superior do acoutado e serve para que a sociedade poida realizar as repoboacións do couto intensivo que xestiona en Monterroso.
Fernando Garcia, o Presidente da Asociación de Pescadores da Ulloa agarda que nos próximos meses reciban ejemplares que permitan poder continuar repoboando o couto normalmente, xa que sin troitas ninguén quererá pescar.
Ademáis, en conversa coa redacción de Xornal Trueiro, volveu incidir nos numerosos episodios de mortandades que sofre o río Ulla á altura de Monterroso xa que tódolos anos o couto se ve afectado.
Non é a primeira nin a última vez que dende Xornal Trueiro nos solidarizamos con esta exemplar Sociedade con máis de 600 socios xa que o traballo de xestión que levan a cabo choca permanentemente con agresións, verquidos, captacións de auga ilegais e outras continxencias que botan por terra o traballo levado a cabo.

Masacre en A Ulloa (Monterroso)
Por Miguel Piñeiro
Insignia de Prata da Asociación de Pescadores da Ulloa

Y menos mal que no fue en el río pero es igual de grave.
En agosto, en un agosto tremendamente seco, unos desaprensivos aprovecharon el amparo perverso de la noche para dejar el río Ulla casi seco provocando que no entrara agua fresca en el Canal de Alevinaje que gestiona la ejemplar y modélica Asociación de Pescadores da Ulloa.
Conclusión: 30.000 truchas muertas.
La Insignia de Plata de la Asociación -que luzco en la solapa frecuentemente- me obliga a hacer esta reflexión.
No acabo de entender ninguna agresión a nuestros ríos, ¡ninguna! -por leve que sea- pero ya está bien de la sospechosa recurrencia de sistemáticas agresiones al río Ulla en Monterroso.
No es nada nuevo. Cada cierto tiempo el Coto Intensivo da Ulloa, sufre una bofetada y hasta ahora no hay culpables, ni uno solo. Nunca pillan al infractor, al cerdo.
Si repasamos los hechos o tiramos de hemeroteca comprobamos que, en efecto, cada cierto tiempo el Coto da Ulloa luce crespón funerario.
Miles y miles de truchas muertas que no conducen a nada, que no provocan medidas cautelares, que no desembocan con algún infractor delante de un juez o entre rejas por delito medioambiental.
Todas esas truchas han muerto y no se ha ganado ni avanzado nada.
La Sociedad de Pescadores da Ulloa, en su día dirigida por Guerreiro y Guerra –grandes donde los haya en el asunto de gestionar la pesca- consiguieron un canal de alevinaje que nutriría al pescador del intensivo. Son muchos los cañistas que frecuentan este acotado y, en consecuencia, al tener régimen “con muerte”, son muchas y deben ser muy medidas y efectivas las repoblaciones que realice la sociedad para que el acotado mantenga un stock suficiente de peces para dar satisfacción a tanto pescador.
Sin Guerreiro y Guerra, son Fernando, Suso, Oscar y otros, los que están llevando la cosa con maestría pero en unas pocas horas murieron las 30.000 truchas que tenían reservadas para seguir repoblando el río a plena satisfacción de los pescadores.
Y ahora, mis amigos de la directiva de la sociedad se preguntan ¿para qué coño trabajar como jabatos si en unas horas te echan por tierra el trabajo de varios años?
Ese canal era el granero, la despensa, el plan de pensiones del acotado y ahora no tiene truchas.
Esperamos que se investigue el suceso, ya que el que la hizo volverá a intentarlo, y deseamos que impere el sentido común y que la sociedad pueda disponer de truchas en su justa medida para que el Couto de A Ulloa no sea como el de Couso, un coto muerto.
La sociedad y sus socios no se merecen tantos varapalos. Llegará el día en que estos entusiastas y trabajadores directivos decidan irse para casa, aburridos y hastiados de tanta mierda y a este paso no habrá relevos, no habrá quién se ponga al frete preocupándose y trabajando por el río Ulla en su nacimiento, no habrá quién gestione los Cotos da Ulloa, no habrá quién luche por la pesca y, en ese momento, la pesca sufrirá otro apuñalamiento de muerte.
Ya son demasiadas puñaladas sin que se pille a los culpables.
La Sociedad de Pescadores da Ulloa y el colectivo de pescadores no se merecen esto…

volver a índice de especiales