20 de marzo. Al río.

Tercer domingo de marzo, fecha que los pescadores llevamos bien presente en la memoria desde hace meses.
Llega el día, y la hora. El domingo, sobre las 06:30 h, los ríos se vestirán de cañas y pescadores cobrando vida después de la soledad de los últimos meses (bueno, soledad, soledad, no; cormoranes a patadas…)
La jornada se presenta muy desapacible climatológicamente, lo que puede restar cañistas que prefieren una pesca más cómoda e íntima, pero en todo caso habrá muchísimos pescadores abriendo el telón de la desveda de la pintona.
Los caudales van óptimos porque la lluvia ha sigo generosa en enero y febrero. Ríos sin perejiles ni brizos, con aguas limpias y caudales estables. ¿Qué más se puede pedir?
Si recordamos años atrás, levamos algunos que el arranque fue malísimo en cuestión de aguas; unos años porque los ríos iban desbordados y otros porque llevaban caudal de estío.
Este año no es así a pesar de un otoño y un invierno atípicos en temperaturas y lluvias.
Normativa continuista con poquísimos cambios; ninguno en cupos, ni en tamaños, ni en folios de DOGA.
Lo único malo, el malestar del nutrido grupo de pescadores “a punta de vara” que ven que tienen que pescar como otros quieren que pesquen. Otro acierto de la FGP, aunque mi amigo Jorge García diga lo que diga. La propuesta del Comité Provincial de Ourense fue apoyada en el Comité Gallego por la Federación Gallega de Pesca y el propio Jorge representando a la Sociedad de Santa Comba (pero Jorge también es Secretario de la federación). Otros miembros del Comité Gallego de Pesca NO apoyaron la propuesta que salió adelante con el apoyo masivo de la FGP.
Es lo que hay, que la federación sigue en la inopia y provoca varias recogidas de firmas en contra de la medida aprobada. Esto no había pasado nunca o por lo menos desde hace años. Esperemos que la FGP no tenga los bemoles de echarle la culpa a la Xunta viendo la que se está montando…
Pues eso, que los del varal pescando como los mosqueros y prendiendo en las copas mas altas de los árboles (con 8 metros de caña, 4 de sedal y un tirón mínimamente pasado de revoluciones, la mosca acaba en la copa del puñetero eucalipto…)
En la parte positiva, la Licencia Interautonómica de Pesca que nos ahorra unos eurazos. Con 25 € puedes pescar en Galicia (con recargo de reo y salmón), en Asturias y en Castilla y León, además de otras comunidades que también firmaron el protocolo. Lo de la tramitación es otra cosa ya que, mientras por la web de la administración gallega te puedes desesperar –como la repesca de salmón en Pontevedra-, por la de Castilla y León la sacas en un par de minutos con todo explicado al detalle. Al parecer, por lo que se lee en las redes, son numerosos los gallegos que optaron por la administración vecina que tiene una web competente y no diesel y a pedales como la nuestra.
Con todo esto, y aunque no hay año sin sobresaltos, es el momento de desear a los pescadores que sean felices en el río, que lo importante no es pescar, es estar en el río.
Feliz temporada (a casi todos).
M. P.

volver a índice de especiales