Las sociedades reclaman que se elimine la subasta del campanu

Por Raquel L. Murias
lne.es (Oviedo)

Los aficionados aseguran que pagar por el primer salmón miles de euros va en contra de la deportividad y fomenta la picaresca y el fraude en el río.
Las sociedades de pesca de Asturias solicitan que nunca más se subaste el campanu de los ríos asturianos. El motivo: el supuesto fraude en la captura del primer salmón de este año, que se resolverá en los tribunales, después de que la sociedad de pescadores «Las Mestas del Narcea» haya denunciado que el ribereño Alberto Fernández Beto, pescador del campanu de este año, no pescó el salmón en el Narcea, sino en el Esva. El ribereño, natural de Cortina, en Valdés, ha sido llamado a declarar en calidad de imputado por un delito de estafa. El salmón se subastó por 6.000 euros en la feria de Cornellana el 1 de mayo.
Las sociedades de pescadores creen que ha llegado el momento de terminar con la subasta del primer salmón y alegan que pagar cantidades de hasta 17.000 euros (cifra récord que se alcanzó en el año 2007) fomenta la picaresca y el fraude y, además, va en contra de la deportividad. Así, Antón Caldevilla, presidente de la sociedad de pesca «El Esmerillón del Oriente», explica que hay que premiar al pescador del campanu, pero «no con dinero». Cree que «existen otras fórmulas, un trofeo u otro incentivo, pero que no sea económico». Sin entrar a valorar si el campanu de este año fue o no fraudulento, Caldevilla asegura que «se debería prohibir la venta de ese primer salmón». José Luis Augusto, de la sociedad de pescadores «El Maravayu» de Aller, sostiene la misma idea. «Siempre hay temas oscuros que envuelven al primer salmón, y es que a no ser que estén allí las cámaras no es fácil comprobar la autenticidad del campanu. Debe perderse la tradición de la venta del primer salmón, porque no hace otra cosa que fomentar los fraudes en el río».
Román Herrero, de la sociedad de pesca «Fuentes del Narcea» también se muestra a favor de acabar con la subasta del primer salmón. «No tiene ninguna lógica que paguen esas cantidades por un animal que es igual al que sale cinco minutos después. Hay muchas historias de campanos fraudulentos y todos lo sabemos, lo que ocurre es que esta vez el papelón es para la guardería y para la Consejería, porque se ha levantado la liebre y ahora el papelón que tienen entre manos es tremendo. Desde ahora la primera captura siempre estará bajo sospecha», remata.
También se posiciona en contra de que se siga vendiendo el primer salmón de la temporada al mejor postor Avelino Menéndez, de la Real Asociación Asturiana de Pesca Fluvial, la mayor sociedad de pescadores de Asturias. «Cuando se pagan precios tan altos por un salmón, hay gente que aprovecha para hacer el negocio y deja de lado lo que de verdad importa, que es pescar el salmón y practicar este deporte. Nosotros, que somos sociedad colaboradora con la Feria del salmón del Cornellana, vamos a plantear que no se subaste más el campanu», apostilla. Según Menéndez, «es triste la imagen que se está dando y es un gran disgusto para la organización, pero está en contra de la deportividad, porque hay gente que se ciega con el dinero».
La sociedad de pescadores «La Socala del Esva», de la que es miembro Alberto Fernández, el pescador del campanu de este año, tampoco quiere que se subaste más el primer salmón. «Yo lo siento mucho porque era una fiesta muy guapa, pero esto hay que pararlo de alguna manera y la gente no ve más que el dinero en sacar la primera pieza, algo que no tiene nada que ver con la verdadera esencia del pescador. No hay vuelta de hoja, la feria se va a resentir, pero hay que tomar decisiones en firme», apostilla Gil Rico, miembro de esta sociedad de pescadores valdesana.
Tampoco defienden este método los pescadores de «Las Mestas del Narcea», la sociedad que denunció el supuesto fraude de la captura de este año. «Para seguir subastándose mal, es mejor que se anule. Nosotros hemos hecho lo que teníamos que hacer para defender la verdad, pero si no se va a garantizar la autenticidad del primer salmón, es mejor optar por abandonar la puja», aseguran desde la junta directiva.
Con respecto al proceso judicial abierto, la Consejería de Medio Ambiente remitía ayer una nota de prensa en la que aseguraba que la Universidad de Oviedo no «puede» a partir de las pruebas biológicas y genéticas llevadas a cabo del campanu de este año esclarecer si el salmón se pescó en el Esva, ya que los análisis sólo garantizan la procedencia del salmón, que en su vuelta desde el mar pudo haber derivado a otro río que no fuese el de origen. Aunque los expertos apuntan que en la mayoría de los casos el salmón vuelve al río en el nació, habrá que esperar a ver la decisión del juez. Mientras tanto, los pescadores reclaman que se tengan en cuenta los testimonios de los testigos y que nunca más se subaste el campanu en Asturias, para evitar que casos como éste enturbien el prestigio de la pesca salmonera en la región.
De momento, el caso sigue abierto, y el juez sigue tomando declaración a los testigos que se prestaron voluntarios a relatar lo que pasó en la zona libre de la Hortona el pasado 1 de mayo, cuando supuestamente Alberto Fernández, que también tuvo que declarar, pescó el primer salmón de la temporada en el río Narcea.