"Reo, temporada de transición"
Por Pepe Casal

La nueva normativa de pesca en vigor que ha aumentado la talla de 30 a 35 cms hace que a nivel estadístico no tengamos datos fiables comparativamente hablando con otras temporadas.
Hay otros dos factores que también han influido como factores negativos en cuanto a capturas. El primero, creo que el más determinante en cuanto al retraso en la subida de los reos, ha sido la meteorología que nos ha deparado un final de primavera y comienzo de verano con una sequía brutal, sin apenas llamada de agua en muchas zonas de desembocadura por lo que ríos tempraneros, valga como por ejemplo el río Sor, han visto que la entrada de reos se ha retrasado mucho con respecto a lo habitual.
Lógicamente, los caudales bajos también hacen que los ríos tengan agua menos oxigenada, y como consecuencia, los reos que ya de por sí son perezosos en su actividad, lo sean todavía más.
El otro factor es la nueva normativa de los cotos salmoneros que ha eliminado la utilización de los triples en cucharillas, peces artificiales y riscos.
La cucharilla es el señuelo artificial más utilizado en el Ulla y el pez artificial lo es en el Mandeo, ambos señuelos, sobre todo el pez artificial, inducen muchos ataques o “picadas” de los reos que no siempre se traducen en clavadas y capturas. Con un anzuelo sin muerte estos señuelos son mucho menos efectivos, y en el caso del reo, salmónido saltarín y luchador por antonomasia, el ratio picada-clavado-captura se reduce todavía más, lo que sin duda ha acotado la acción de pesca a las horas próximas al orto y al ocaso que son las más efectivas para la pesca con mosca.
También muchos de los habituales reomaníacos han optado por no sacar permisos para la temporada de reo en estos acotados (el que suscribe entre ellos) o ir a pescar menos horas de las habituales.
Lo del risco con un solo anzuelo y sin muerte, no deja de ser una tontería de las muchas que suelen tener las normativas, ya que a pesar de nuestros esfuerzos, seguimos sin tener noticias de algún pescador que haya sido capaz de engañar a un salmón con este señuelo específico para los reos.
Solo nos queda el consuelo, que  esperamos y deseamos  no como agua de mayo, sino como lluvias en septiembre para que estas produzcan alguna “enchenta” que anime a los reos a entrar masivamente.

volver a índice de colaboraciones