A Antonio Gestoso
Por Miguel Piñeiro

Amigo Toño:
Te escribo estas líneas cuando estás empezando a disfrutar de tus primeras horas de libertad social y familiar después de haber dejado la presidencia del Club Londra de Rois.
No puedo ocultarte mi felicidad pues ahora sí podremos ir de pesca juntos a nuestro Rois sin otro objetivo que pescar y gozar de un enclave único en Galicia. Tú y yo sabemos cuan hermoso es el Rois en toda su extensión y cuantas satisfacciones nos ha dado.
En los últimos años pescamos alguna que otra vez juntos y a pesar de lo gratificante que fue, siempre tenías parte de ti pensando en qué hacer o mirando aquello que se podía mejorar, por lo que la felicidad siempre era a medias. Tus obligaciones podían con tu pasión, pero ahora ya no hay impedimento alguno, iremos de pesca y a pescar sin reparar en las otras responsabilidades que te tenían maniatado.
Por una serie de circunstancias que no vienen al caso, has dimitido después de doce años de gran gestión y me queda el consuelo de que el relevo llevará a buen puerto los objetivos que trazaste junto con tus leales y eficaces directivos.
Algunos sabemos como era el Rois cuando su condición de tramo libre consentía todo tipo de sinvergüencerías. Había mas furtivos que truchas, estaba sucio, los márgenes eran una selva, purinazos, la destilería mataba todo cada cierto tiempo… ¡Qué tiempos! Y un buen día te ponen al frente, ¡y qué acierto!, del Club Londra y en pocos años tuvimos un río vigilado, limpio y con una calidad de agua excepcional…
Te recuerdo esto desde mi condición de socio y pescador. Recuerda que pesco en el Rois desde 1985, año en el que me establecí a medio kilómetro del río aunque ya anteriormente había comprobado los numerosos problemas que tenía este hermoso regato.
¿Recuerdas, Toño? Pescar en el Rois era toda una odisea y hoy es un auténtico placer. Y esto te lo debemos en gran parte a ti y tu ejemplar gestión como Presidente.
Lecer y Pesca, jornadas de limpieza, formación de los más pequeños, guardería privada, plantación de especies autóctonas… fueron tantas y tantas las iniciativas que habéis llevado a cabo que es hora de hacer repaso a todas y cada una de ellas, pero dejaré que sea la masa social y los pescadores que frecuentan el Rois quienes lo hagan, y deben de hacerlo.
No seré yo quien proponga hacerte un homenaje, aunque bien lo mereces, eso debe salir de la nueva junta directiva, yo me limito a invitarte como hice ayer a comer en O Pemento y después pegar unas varadas. Es lo menos que puedo hacer.
Gracias, Toño. Te pido que tengas bien presentes las grandes satisfacciones y que obvies esos malos momentos que van ligados al mundo de la gestión. Esos momentos, y los que los provocaron, no merecen estar en las alforjas de un gestor con la cabeza tan bien amueblada como fuiste tu.
Parabens, Toño. Difícil lo tienen los que te suceden aunque seguro que van a poner todo de su parte para que este regato cabrón siga dándonos las satisfacciones que todos deseamos.
Cuando pase por A Corsa recordaré que se puede pasar gracias a ti, cuando lance en La Madre repararé en que puedo lanzar gracias a ti, cuando pesque cerca de la destilería reconoceré una vez más que hay truchas gracias a ti…
El Rois está en deuda contigo y el Club Londra también. Y por supuesto, yo. En cada ocasión que pisemos el río juntos recordaremos aquellos tiempos en los que teníamos que ir con una machada para poder entrar en el río y tendremos bien presente que ahora ya no hay durmientes ni otras agresiones que eran cotidianas aún no hace muchos años.
Gracias Presidente. Mientras otros le daban al pico tabernario y “botaban a lengua a pacer”, tú trabajabas.
Me apena que hayas dejado el cargo porque tu gestión ha sido verdaderamente ejemplar y, aunque la nueva directiva seguro que hará lo imposible por seguir manteniendo el río en condiciones, creo que te vamos a echar de menos.
Por otro lado, bienvenido al mundo de la pesca sin obligaciones.
Gracias, Toño. Es todo cuanto te puedo decir.
¿Cuándo quedamos para pescar en nuestro Rois?

volver a índice de especiales