70 cumpleaños de Juan José Moralejo, el Doctor.
23 de septiembre de 2011
Restaurante Abelleira (Brión)
Fotos H. Ríos, M. J. García y E. M. Gárate

Teníamos la impresión de que el Doctor se olía algo porque veníamos trabajando el homenaje desde muchas semanas atrás pero pudimos –y supimos- llevar el tema con absoluta discreción y eso que en el asunto estaban implicadas más de cien personas. La de Eibar, la primera y más significada cómplice.
Llegaba el Doctor al
Asador Abelleira, creyendo que comería con esposa e hijas, y se encontraba con un recibimiento que ya quisiera para si el mismísimo José Tomás en las Ventas o Plácido Domingo en la Scala de Milán.
Y el Doctor que, por un momento, casi se nos viene abajo.

La comida: pimientos rellenos de marisco, revuelto castellano, croquetas de marisco, salmón con algas y berberechos, jarrete y tarta milhoja.
El Pepe Abelleira sabe de qué va esto.

Con los licores, Alberto Torres, uno de los cabecillas, que pone al auditorio en pie. El Director de Trueiro tiene oficio para llenar varios anfiteatros y allanó el camino a todos.

INTERVENCIÓN DE ALBERTO TORRES
Me voy a permitir la satisfacción de abrir esta especialísima reunión de amigos con medio folio, querido Juanjo.
Me dijo mi padre hace bastantes años que me rodease de buenas compañías, cosa que siempre he intentado, pero a veces, en la vida, aparecen compañías, como la tuya, excepcionales. Además leí el otro día que varios científicos han llegado a la conclusión de que la inteligencia se contagia, así que en mi caso, he sido y seré absolutamente egoísta contigo, porque gozar de tu persona es goce vital, sano y saludable, del que no puedes prescindir, y también dices: “¡coño, a ver si se me pega algo!”.
Las cosas como son.
Hemos caminado por las riberas de los ríos gallegos, leoneses y asturianos, y hasta hemos embarcado por tu enorme Miño. He podido compartir contigo jornadas de tronío, de alegría, y también he vivido otras situaciones obvias que, como tú escribiste un día con acierto para ambos, en una carta circular, dejaron de ser obvias, gracias a nuestro siempre presente San Pedro, unas buenas dosis de cubata en vena, y nuestra pesca. Esa medicina que cura y sana bien. Ese pegamento que nos ha unido. Fíjate qué lujo en lo que te voy a decir. Yo tengo un profesor particular. Eres tú.
Ir a pescar contigo es como ir con Hemingway a los toros, con el capitán Nemo pilotando el Nautilus o con el abuelo de Heidi a ordeñar unas cabras.
Es algo de un género especial, formidable, que roza la fantasía y siempre vive y perdura en momentos inolvidables.
Así es. Puedo presumir de que uno de mis queridos compañeros en la cuadrilla es mi profesor, Moralejo, no solo en la pesca, sino en otras muchas historias, en esta corriente que es la vida, en las que precisas consejo, tutoría, cariño, sabiduría, conocimiento y amistad.
Por todo ello te digo gracias, te felicito, y te reto a la victoriana, con una Antares en vez de un florete y un río hermoso y lleno de peces en lugar de un jardín dieciochesco. Te conmino a mucho río, a ver quién pesca más y a ver quien ríe más. Ahora no te puedes perder ni un día. Que tomen nota tus chicas de la futura agenda, que parecerá una guía fluvial más complicada que la de la Xunta.
Atacaremos de marzo a septiembre, al alba y en el ocaso, ¡que tiemblen los reos de Venezuela, O Marcaso, Chelo! ¡Y los salmones de Ximonde, la Volta, la Llonga! Además tendremos otras formas de matar el gusanillo fuera de temporada. Me viene a la mente, por el cuerpo serpentiforme del gusanillo, por ejemplo, una lamprea o mejor, muchas lampreas.
Te fijas, Juanjo… Tenían razón los científicos. Todo se pega, así que voy a seguir haciendo acopio de trallos para tener de sobra, tú y yo. Ya sabes, por lo del lance, para cuando se me pegue también, que se me pegará. Y yo estaré siempre encantado de que, de ti, por lo menos algo, se me pegue.
Gracias y feliz cumpleaños, Doctor.
Alberto Torres.

Ander Letamendía, llegado desde Tolosa, hizo sonar el chistu y el tamboril, como había hecho 39 años atrás en la boda de Juanjo y Merche. Le acompañó Manu Gainza.

A continuación se leyeron mensajes de diversos amigos que no pudieron estar presentes:

“Si los efluvios del “tostao” os lo permiten desearíamos, desde la distancia, hacer un brindis por un pescador, por un maestro de la pesca y de la vida, por un luchador y por un gran amigo.
Doctor, que el caudaloso río de tu vida nos siga permitiendo pescar en él, sin vedas y durante muchísimos años, tan buenos momentos y tantas enseñanzas.
Un fuerte abrazo.
Lorenzo Matías desde Burgos.

Juan José Moralejo, siendo fiel a la realidad, diré que es uno de los personajes emblemáticos del deporte de la pesca. Es grande, muy grande, yo diría enorme.
Moralejo es un regalo del cielo para todos aquellos que lo conocemos y para los que no lo conocen pero leen sus cosas, sus historias, los cuentos que con una de las plumas más cachondas de la península, nos obligan a reflexionar y a entender que el humor tiene cabida en medio del caos y desastre que está sumergiendo en la mierda al mundo de la pesca.
Moralejo es un ganador y él lo sabe. La vida le respeta porque él siempre le agradeció el haber formado su maravillosa familia, sus 132.000 amigos, el inmenso cariño de sus alumnos en la Universidad, esa imaginación inteligente para expresarse y su mayor placer, pescar.
La vida le respeta porque quiere que Juan José Moralejo continúe haciéndonos el favor de acompañarnos.
Felicidades, chaval.
Ricardo Máiz.

Lamentablemente no te podemos acompañar por estar en plena competición.
Felicidades y un fuerte abrazo.
Desde el Campeonato de España de Liga de Clubes; Vicente Pico, Rafa Bellas, Guillermo Torrente y José Manuel Muras, de la Sociedad Xuvia.


Querido Doctor Moralejo.
Mi pena es no poder estar presente y felicitarle física y personalmente. Mi consuelo es poder hacerlo ahora, a los postres, como se merece, y si se tercia la lectura de estas líneas con un poco de JB en el vaso, mucho mejor.
A mi lo que me gustaría es compartir un recuerdo con todos, tanto con usted como con esos bribones que le rodean y que envidia muy sana me dan: corría el mes de mayo de 2008 cuando tuve la oportunidad y el placer de asistir una presentación suya titulada “Panegírico truchero”. Truchas y alguna espina de trucha aparecieron, pero creo que lo que no olvidaremos los presentes en aquella sesión fue la aparición de la Sharon Stone! ¡Qué bueno Doctor!
Muchas felicidades, hasta pronto y un fuerte abrazo.
Luís Agueria y la familia Thinkfish


Apreciado y respetado doctor.
Desde que lo conocí y hasta hoy, pocas personas me han infundido valores más saludables e insignes que los que le visto defender a usted.
Muchas felicidades y espero que cumpla muchos, muchos más.
Un fuerte abrazo desde Salamanca.
Paco Redondo.

Felicidades Doctor.
Disfruta de otros 70.
Ricardo Gurriarán, Pesquería d
el Tambre.

Amigo Moralejo, recibe mi más cordial y sincera felicitación por haber llegado a los 70. Si fueses trucha o reo serías ahora más deseado que con 69, y sin duda cuando llegues a los 80, que llegarás, lo serás más que hoy. Esto es como la medalla del amor pero con años, y es que el que no se consuela es porque no quiere. Sigue cumpliendo años y hazlo sin dejar nunca el humor que te caracteriza, gallego universal entre amigos pescadores y demás animales de escama. Un fuerte abrazo de este valenciano agallegado que te aprecia, estima y se honra con tu amistad. ¡Ah!, y un beso a la eibarresa que te capturó y que disfruta de tu compañía día a día, y que sea por muchos años.
Roberto Coll. Desde Chulilla, Valencia.

Amigo Moralejo:
Convienen, por un lado, Truchas, Reos y Salmones, que no debe pasar temporada sin que te asomes a la orilla, que contigo se divierten y les gusta tu presencia.
Y convenimos de otro lado tus amigos pescadores, que no debes regresar de un día de pesca sin contarnos tus andanzas, chascarrillos y tropiezos.
Un fuerte abrazo desde Ávila en tu 70 cumpleaños, que será tu sesenta y tantas cumpletemporadas de pesca"
Luis Trujillo.
Presidente Club Valle de Iruelas. Ávila.

Y un telegrama que llegó en el mismo momento:
"Infinitamente tuyo y esperándote con anhelo".
El salmón de Ximonde.


Continuaba el sarao y no podía faltar Joaquín España, aunque lo hiciera desde Johannesburgo (Sudáfrica)
a través de la "perabólica brionesa".

Sigue el baile. Oscar Gayoso entrega unos broches y pendientes -Artesanía Waldemariense- a Merche y a las hijas de Juanjo.

Detrás de Gayoso, Seijas. Julio le entrega una de sus virguerías.

Pocas personas tienen la fortuna de disponer de fotógrafo personal. Toño Hernández, su fotógrafo “de cámara”, le entrega dos fotos con pedigree.

Y volvemos a los artesanos. Valerón y Mesi ya tienen su mosca. Juanjo no podía ser menos. Paco Porto le entregó la “Moralejo Salmon Doctor”.

Otro maestro del torno que no pudo estar en la celebración fue Vicente Longo. En su nombre, Juan Zulueta le entregó una de las creaciones del asturiano.

Pepe Guzmán le entregó planos y cartografía de ríos y cotos.

Más amigos. Eloi Saavedra, del Xuvia, y la señora de José Luís Brandón, del Mandeo, le entregaron unos detalles personales, como también hizo Manuel Guitián, el Director de El Corte Inglés de Santiago.

Y llegó el tiempo de las intervenciones.
La primera fue la de Ricardo García-Borregón Millán, amigo personal del homenajeado.

INTERVENCIÓN DE RICARDO GARCÍA-BORREGÓN MILLÁN
Buenas tardes a todos, queridos amigos, querido Juan José.
Quisiera deciros que me es muy grato estar aquí acompañando a Juan José y a su familia en esta reunión de amigos, con motivo de haber cumplido una etapa en tu vida universitaria.
En lenguaje castrense pasas a la “reserva activa”, y está bien dicho lo de “activa” porque así ha sido tu vida académica y así deseamos que siga siendo en tus muchas actividades y aficiones.
Lo primero que diría es que aquí no estamos reunidos para hacerte ninguna despedida. No somos alumnos de “clásicas” que despiden a un profesor. Aquí estamos alumnos tuyos de otra disciplina en la que eres maestro y por la que sientes verdadera pasión: me refiero a la naturaleza, los ríos y la vida que en ese medio se desenvuelve.
Estamos acompañando a un “cátedro” en la ciencia de cómo engañar con más arte y audacia a truchas y salmones.
Y en esta disciplina no se pasa a ninguna reserva. Es más, seguro que intensificarás más esta actividad siempre con permiso de tu querida familia. Tus amigos te deseamos que la disfrutes con intensidad, pero egoístamente te pedimos que nos hagas disfrutar haciéndonos partícipes de tus experiencias y conocimientos.
Queremos escucharte y leer tus escritos que los haces con precisión, con ingenio, y con muchas dosis de ironía y divertimento. Incluso aquellos que son dardos dialécticos dirigidos a los que tenemos responsabilidades en la materia. Sin duda cuando los haces será porque nos los merecemos.
Estoy aquí como uno más de tus amigos para mostrarte mi afecto, para reconocerte como gallego y santiagués de adopción que soy, tu trabajo y contribución a hacer una Universidad más reconocida y prestigiosa, como lo habéis hecho la saga familiar de los Moralejo.
Quiero hacer un recuerdo muy especial a Serafín que recientemente nos dejó. Sé por mi mujer, que fue su alumna y que hoy también está aquí, que ha sido un profesor irrepetible en su disciplina.
Nada más, desearte que Dios te de la salud para seguir disfrutando de tus pasiones y del contacto con la naturaleza, que nos sigas estimulando en hacer las cosas mejor, y podamos todos seguir disfrutando de tu amistad, de tu compañía y de tus atinados consejos.
Muchas gracias a todos por invitarme a estar con vosotros, gracias por tu trabajo Juan José y un cariño muy especial a Merche y a tus hijas.

Y llegaba uno de los momentos gloriosos. Auténticamente estelar la presencia de Monseñor Casal, Cardenal Emérito del Tambre.

INTERVENCIÓN DE PEPE CASAL.
EXCMO. Y REVERENDISIMO NUNCIO DE SU SANTIDAD, SR. PRESIDENTE DEL GOBIERNO, RECTOR MAGNIFICO DE LA UNIVERSIDAD DE SANTIAGO, SR. PRESIDENTE DE LA XUNTA DE GALICIA, SR. MINISTRO DE FOMENTO, COFRADES Y COFRADAS DE LA PESCA FLUVIAL, Y DEMAS MIEMBROS, MIEMBRAS, MIEMBRILLOS Y MERMELADAS (EL DOCTOR NOS HA INSTRUIDO EN QUE MIEMBRILLO NO TIENE FEMENINO), HEREJES Y APOSTATAS DE LA PESCA DE RIO…
HENOS AQUÍ REUNIDOS PARA FESTEJAR LA ONOMASTICA DE NUESTRO COFRADE Y AMIGO CATEDRATICO DE REOLOGIA POR LA UNIVERSIDAD DEL TAMBRE, JUAN JOSE.
COMO COFRADE MAYOR DEL CLUB DE PESCA DE REO TAMBRE DEL QUE NUESTRO CUMPLEAÑERO ES SOCIO DE HONOR Y , ANTE TODO, PREOCUPADOS LOS COFRADES Y COFRADAS DEL PAIS DE LOS MIL RIOS POR EL MAL DE OJO SALMONERO QUE PERSIGUE A NUESTRO QUERIDO DOCTOR, QUEREMOS REALIZAR UNA OFRENDA A TODOS LOS DIOSES PARA CON UN ANTIMEIGALLO EXORCIZAR Y ELIMINAR DE FORMA SOMERA PERO DEFINITIVA, ESE MAL DE OJO SALMONERO QUE AFLIGE Y COMPUNGE NOCHE TRAS NOCHE A NUESTRO JUAN JOSE.
NI QUE DECIR QUIERO, COFRADES Y COFRADAS, LOS QUE PASARA Y PENSARA ESTE HOMBRE DURANTE LAS NOCHES DE VISPERA Y VIGILIA DE UNA JORNADA DE PESCA DE SALMON.
SEGURO QUE NO DUERME, QUE PIENSA ¿ME PICARÁ? ¿SE ME SOLTARA? (OJO LAS MAL PENSADAS, HABLAMOS DE SALMONES). CONTINUO ¿ME ROMPERÁ EL NYLON?
¿FUNCIONARA LA CUCHARILLA DE EDUARDO?
¿PESCARE CON LA MOSCA DE PIÑEIRO?
SEGURO QUE POR SU MENTE PASARAN TERRIBLES ESCENAS DE FALSAS PICADAS, DE ROTURAS DE SEDAL, DE CAPOTES, EN FIN TERRIBLES ESCENAS DE SUFRIMIENTO PISCICOLA–SALMONERO.
TODO ESTO ES Y HA SIDO “PATACA MINUTA” COMPARADO CON LA SUPERACION DE LA DISENTERIA DE SU INFANCIA QUE NOS CONTO AYER.
PARA UN COFRADE DE LA PESCA SALMONERA ES TERRIBLE EL SENTIR QUE CONLLEVA EL FRACASO Y ESO ES DEBIDO, SIN DUDA, AL MEIGALLO Y MAL DE OJO QUE DESDE TU MAS TEMPRANA EDAD DE PRACTICANTE PISCICOLA
POR CULPA DEL CONTINUO PECADO DE LUJURIA SAMONERA HAS RECIBIDO DE UN SALMON HEMBRA DEL RIO MIÑO EN LA CORTEGADA VERANIEGA, CON UN SOMERO CORTE NO DE MANGAS SINO DE ALETAS.
AMIGO JUAN JOSE DEBES DE TENER FE Y ASI DEJAR DE VIVIR EN PECADO MORTAL DE LA EXACERBADA LUJURIA SALMONERA QUE TE CORROE LA MENTE Y EL INTELECTO.
EN NOMBRE PROPIO Y DE TUS COFRADES DEL TAMBRE TE ENTREGO ESTE ARTILUGIO TRAIDO DESDE LAS LEJANAS TIERRAS DEL VALLE DEL SUSITNA RIVER QUE TIENE SUS ORIGENES EN EL MACKINLEY, COMO SABES Y SI NO LO SABES TE LO DIGO YO, MONTAÑA SAGRADA PARA LOS ABORIGENES ESQUIMALES HABITANTES DE ALASKA
PUEDES ABRIRLO.
ESTA BENDECIDO EN LAS AGUAS DEL RIO TALKEENA DE PROPIEDADES MAGICAS Y EMBUIDO POR ELLAS A BUEN SEGURO QUE LA VENIDERA TEMPORADA DEJARA A LOS SALMONES DEL ULLA ENTRE LA “ESPALDA Y LA PARED”, ENTRE PICAR A TU CUCHARILLA EDU O MORIR EN EL INTENTO.
DEBES DE GUARDARLO EN ESTE OTRO ARTILUGIO PROCEDENTE DE LAS LEJANAS TIERRAS ANDORRANAS DEL LAGO DE ANGOLASTERS, LAGO TAMBIEN MAGICO Y CONSIDERADO COMO TAL POR LOS PROPIOS ROMANOS Y GRIEGOS CUANDO CRUZABAN LA ZONA.
CON LOS GRIEGOS CREO QUE ME HE PASADO PERO ROMANOS SI QUE HABIA POR ALLI.
TAMBIEN PUEDES ABRIRLO.
OBSERVARAS QUE SU PROPIO NOMBRE INFALIBILLE TE DA UNAS PERSPECTIVAS SALMONERAS ABSOLUTAMENTE HALAGUEÑAS Y GRATIFICANTES PARA EL COTO DE XIMONDE.
PARA COMPLETAR ESTE EXCONXURO ANTIMEIGALLOSO, NECESITO, COFRADES Y COFRADAS EN LA PESCA FLUVIAL VUESTRA COLABORACION, A LA QUE TAMBIÉN PUEDEN UNIRSE SIEMPRE QUE LO HAGAN CON FE LOS APOSTATAS Y HEREJES REPITO, SOLO SI LO HACEN CON FE.
VAMOS A PROCEDER.
MISTERIOS DOLOROSOS DE LA PESCA FLUVIAL GALLEGA.
1º MISTERIO: TARDE DE AGOSTO DE 2007, DOCTORIS MORALEJO PIERDE UN SALMON EN EL TAMBRE EN LA ZONA INTERPELOUREIRA.
1-2-3-4.
VIVA EL SALMO SALAR–BIS.
QUO VADIS DOMINUS SALMON–DOMINUS SALMON VAI NO MARCAZO.
2º MISTERIO: MAÑANA DE MAYO DE 2008 RIO MASMA. JUAN ZULUETA LE SACA EL CAMPANU EN LAS MISMAS NARICES DEL DOCTOR.
1-2-3-4.
AHORA EN LATIN.
I II III IV.
VIVA EL SALMO SALAR–BIS.
QUO VADIS DOMINUS SALMON–DOMINUS SALMON VAI NO CONXELADOR DE ZULUETA.
3º Y ULTIMO MISTERIO DE LOS DOLOROSOS DE LA PESCA FLUVIAL GALLEGA. TARDE DEL 19 DE MAYO DE 2009, COTO DE XIMONDE, SALMONA DE CASI SEIS KG SE LE ESCAPA AL DOCTOR EN EL ULTIMO MOMENTO.
VIVA LA SALMO SALAR–BIS.
QUO VADIS DOMINUS SALMONA–DOMINUS SALMONA VAI EN VENEZUELA.
OJO, APOSTATAS Y HEREJES, LA VENEZUELA REFERIDA NO ES EL PAIS DEL GORILA ROJO CHAVEZ, SINO UN MARAVILLOSO POZO SALMONERO DEL ULLA EN EL QUE SE REFUGIAN PARA REPONERSE DEL ESFUERZO LOS SALMONES QUE ESCAPAN DE LA CAÑA DE UN PESCADOR.
LETANIAS.
DE LOS CAPOTES DEL TAMBRE–LIBERANUS SALMONE.
DE LOS CAPOTES DEL MASMA–LIBERANUS SALMONE.
DE LOS CAPOTES DEL MANDEO–LIBERANUS SALMONE.
DE LOS CAPOTES DEL EO–LIBERANUS SALMONE.
DE LOS CAPOTES DEL NARCEA–LIBERANUS SALMONE.
DE LOS CAPOTES DEL ULLA–LIBERANUS SALMONE.
FINALIZAMOS.
1º MISTERIO DE LOS GOZOSOS.
MEDIA MAÑANA DE MAYO DE 2012 COTO DE XIMONDE, CORRIENTES DE REBOREDO. J J MORALEJO CLAVA Y COBRA UNA SALMO SALAR DE 4 KILOS Y 600 GRAMOS (EL MISMO PESO DEL CUMPLEAÑERO AL NACER).
¡ALELUYA, ALELUYA, ALELUYA!
UNA VEZ COBRADA Y EN TIERRA LA SALMONA DEBES DE PROCEDER A SU INMEDIATO SACRIFICIO PARA QUE NO SUFRA.
INSTRUCCIONES:
A/ COJASE LA HEMBRA CON LA MANO IZQUIERDA EN LA ZONA DORSO–CERVICAL DEL PEZ.
B/ SUJETESELA CON FUERZA.
C/ COJASE EL SAGRADO ARTILUGIO MATADOR DEL SUSITNA RIVER CON LOS DEDOS INDICE Y PULGAR DE LA MANO DERECHA.
D/ APUNTESE AL PUNTO J SITUADO A 1,5 CMS EN DIRECCION A LA COLA DE LA INTERSECCION DE LAS LINEAS IMAGINARIAS, OJO-OJO CON LA COLA-FUCIÑO.
E/ HAGASE UN GOLPE FALSO EN DOS TIEMPOS TIPO BENDICION URBI ET ORBI.
F/ CONCENTRESE LA VISTA EN EL PUNTO J (DE JODIDO).
G/ INSPIRESE Y RESPIRESE PROFUNDAMENTE.
H/ EJECUTE EL GOLPE CON FIEREZA.
I/ TENGASE PUNTERIA PORQUE EN CASO DE FALLO SINIESTRO REVISESE LA PRIMERA FALANJE DEL DEDO INDICE DE LA MANO IZQUIERDA.
J/ EN CASO DE FALLO DIESTRO REVISESE LA PRIMERA FALANJE DEL DEDO PULGAR DE LA MANO DERECHA.
K/ EN CUALQUIERA DE LOS DOS CASOS CHUPESE EL DEDO YA QUE DUELE DE CARALLO (MEJOR LAVARLO ANTES).
L/ VUELVA A EJECUTAR EL GOLPE CON PUNTERIA Y PRECISION.
M/ BIS REPITASE EL GOLPE POR SI LAS MOSCAS Y LA SALMONA ESTA VIVA.
Ñ/ COMPRUEBESE EL OBITO DE LA SALMONA.
O/ PROCEDASE A LAS SESION FOTOGRAFICA.
P/ GUARDESE LA SALMONA EN UN CONFORTABLE LECHO DE HELECHOS.
Q/ DESCANSO DE 30 MINUTOS.
R/ COMIDA REPARADORA EN EL MESON OUTEIRA.
S/ GUISQUIS Y BRINDIS DE HONOR.
T/ SIESTA EXTRA, NO CABEZADA, DE AL MENOS DOS HORAS REPARADORA DEL ORGASMO SALMONERO.
QUE ASI SEA Y SERA.
AMEN.

Y además del "anestésico papal", Pepe colabora a equiparlo adecuadamente.
Más aportaciones, otro Doctor, no podía faltar la autoridad científica, Fernando Cobo.

INTERVENCIÓN DE FERNANDO COBO
Queridos amigos:
Entre nosotros no necesito decir quién es Juan José Moralejo, ni glosar sus cualidades con un exultante texto encomiástico que pudiera herir su pudorosa modestia, pero no puedo dejar escapar la oportunidad de recordaros que este Licenciado en Truchología por la Universidad del Deva, Doctorado en Reología, por la Universidad del Tambre, Académico Correspondiente de la Real Academia de Truchografía y Reoscopia de Leningrado y Medalla de Paciencia y Cero de Honor en Teoría Básica del Salmón, dice ser pescador que en tiempo de veda da clases de Griego, hasta ahí todo normal y conocido. Pero ese pretendido mérito, del que hace incluso gráfica ostentación, de que es el hombre al que el Todopoderoso entregó la primera caña y concedió la primera licencia para la pesca fluvial, no acabo de creérmelo, porque si hoy celebramos su septuagésimo aniversario, no me salen las cuentas (bueno, si hay algún político, o lesionado por la logse, en la sala: “setentavo” cumpleaños, y aun así siguen sin salirme).
Aunque pueda sorprender, la ciencia de la Truchología, a cuyas verdades no sólo se adhiere sino que profundiza en ellas, las regusta y las saborea, tiene muy poco que ver con la Biología, pues para pescar bien, la ciencia no vale y yo soy la evidencia andante de lo que digo, para pescar bien, me diréis, hay que “saber chino”, pero no, lo que realmente te faculta para ser el perfecto pescador de caña que imaginó Izaak Walton, es saber griego, griego clásico para más señas y si además eres catedrático en la materia, entonces es la repanocha y lo tienes todo hecho, o como se dice ahora: lo petas.
La areté ("excelencia ciudadana") de los griegos consistía en el cultivo de tres virtudes específicas: la valentía, la moderación y la justicia que los formaban como ciudadanos perfectos, Juan en una genial transposición de este conocimiento clásico, cultiva, como nadie a quien yo haya conocido, las tres virtudes específicas de la pesca, las tres “pes”, a saber: la prudencia, la paciencia y la perseverancia. Virtudes que cuando vinieron mal dadas, se volvieron magníficas armas para salir victorioso de sus particulares “Guerras Médicas”.
Tiene también su explicación desde la tradición grecolatina que Moralejo en vez de la pesca “sin muerte” practique la pesca “sin suerte”, porque la suerte, la diosa fortuna, es la griega Tike y ya se sabe que sin tike no se devuelve nada, por lo menos en el Corte Inglés.
Al conocer a Moralejo nos tocaron los iguales, nos tocó el cupón, vamos, la lotería, que los otros iguales ya nos los tocan bastante en otras circunstancias. Digo que nos tocó la lotería al conocerlo porque nuestro querido amigo es lo que en el cálculo probabilístico se llama un “suceso raro” pues si cogemos un pescador al azar en cualquier río de España, la probabilidad de que sea Catedrático de Filología Griega es de 1.4 * 10-6 que es una probabilidad menor que la de la lotería del jueves y muchísimo menor que la de Navidad. Pero además el premio es mejor que la recompensa pecuniaria pues en una misteriosa alquimia de erudición y bonhomía, Juan, si me permitís la cursilería, que en este caso tiene cierta justificación y Moralejo sabrá disculparme, se reencarna en el nuevo Isócrates de los pescadores, y la Retórica se transforma en sus manos en un brillante medio de acción en defensa de la pesca y de quienes la practicamos con decencia.
Querido Juanjo, desde la amistad, de la que haces culto, te presento el afecto y la veneración de todos los que te queremos y te admiramos.
Felicidades.

Y por si fueran pocos los detalles que le habían entregado, van acercándole regalos de Xornal Trueiro, Arpón, Armería Mago, Náutica Pérez, HobbyPesca, Edu-Escarcha, Benito Díaz, Promecal-Diario de Burgos, Deportes Cibeira, Cucharillas Edu, Nigra Trea y Mercadillo de Portonovo.

Mas cosas. Los de Catoira llevamos los cuernos con orgullo desde que nacemos. Deben preocuparse todos aquellos otros que los padezcan sin ser de Catoira...

INTERVENCIÓN DE MIGUEL PIÑEIRO
Buenas tardes.
Hace unos años estaba preparando la presentación de mi tercer libro y como tenía que superar la presentación del anterior en que la que me había honrado el Presidente de la Xunta, quise dar un paso más. Y en Galicia ¿qué más hay que el Presidente de la Xunta?... me atreví a invitar a Juan José Moralejo.
Le llamé, me citó en el Aero Club de Santiago y nos sentamos alrededor de nuestra primera cerveza juntos.
Mal sabía este pescador de Catoira la que se le venía encima.
Desde aquella, hemos pateado con mayor o menor fortuna, Miño, Ulla, Eo, Masma, Mandeo, Lérez, Tambre, Sor, Xuvia, Rois, Dubra, Xallas, Verdugo, Deva, Sar, Almofrei, Asneiro, Barcala y Lengüelle; sin olvidar Narcea, Porma, Esla y otros tantos que no cito por abreviar. Y digo lo de con mayor o menor fortuna por no aseverar que paseamos y lucimos los más solemnes capotes por toda la geografía galaica y allá donde fuimos.
Como bien sabéis los pescadores, de cada jornada se puede contar una anécdota, pero no quisiera ceñirme a un relatorio de sucedidos y situaciones -que podría y para llenar varias enciclopedias de varias casas diferentes sin repetir ni una sola letra- si no a glosar los momentos francamente agradables, muchos de ellos irrepetibles, vividos con nuestro homenajeado.
Porque ya en edad, querido Juanjo, no te amilanaste a la hora de atravesar un patatal del tamaño de un campo de fútbol, en el Masma, para ver un plateado en las manos de Zulu.
Y si hablo del curso cunqueirano debo recordarte el churrasco de Lourenzá; y si hablo de tripeos, debo mencionar el pulpo de Riveiro y de aquella descomunal pitanza con rango de bacanal en el refugio de Couso. Y así podríamos llegar a la cena de hoy o al desayuno de mañana.
Para llegar a los puntos de destino nos desplazamos en coche. Y te recuerdo, querido, que en todas y en cada una de las numerosas utilizaciones que hicimos de la autopista Santiago-Ourense, siempre, repito, siempre, rechazas con alevosía el feísmo que suponen los galpones de bloques al lado de casas solariegas.
Y hablando del coche, te recuerdo que no puedes renegar de tus inconfesables gustos musicales. Por mucho que te las des de erudito en clásica todos sabemos que te pone cachondo el Roll Over Beethoven de la Electric Ligth Orquestra.
Y cuando tu cupo musical alcanza su máxima expresión, te declinas por la radio -si de domingo tarde se trata- hasta que el locutor de turno oubea un gol en Balaidos, y en ese caso prefieres el ruido del motor.
Querido Juanjo. A lo largo de estos años hemos aprendido mucho de ti y lo seguimos haciendo. Aunque también hemos de decirte que a terquedad no hay quien te gane y que tu lado oscuro en ocasiones te ensombrece. Sólo así se explica que por mucho que insistamos que no te metas en el agua en el Prado de Louzao hasta los diez últimos minutos, una hora antes ya te llegue el agua a la cintura y escaralles la postura para el mágico momento nocturno.
Pero no te lo tenemos en cuenta porque mientras el capote es una certeza, el cupo es un acto de fe, y en cuestiones místicas tampoco tienes rival.
Muchos de nosotros tenemos el convencimiento de que eres inmortal, pero tu condición sobrehumana no te da derecho a que sigas pescando a la ligera -empecinada y obstinadamente- en conseguir el récord mundial de pérdida de trallos.
Esa espiral, ese bucle maldito en el que estás inmerso, de perder cuanto trallo se ponga en tus manos no conduce a nada. Puedo entender que un mal lance lo tiene cualquiera, pero que enganches a quince metros de altura… Y que tú mismo te sorprendas y no alcances a entender cómo coño lo mandaste allá arriba…
No te obceques, Doctor,
¡el record mundial de pérdidas de trallos ya es tuyo! y, créeme, no hay quien lo supere.
Por esto, por eso y por todo aquello, estuvimos contigo en el botellón, vimos nacer un periódico, acumulamos sentires y emociones, y esperamos seguir haciéndolo por cuanto más tiempo mejor.
Ciertamente, aquel día que te llamé para que me acompañaras en Padrón, no sabía dónde me metía, pero bien que lo celebro aunque algunos a los que preguntaste por el Auditorio te mandaron directamente al tanatorio.
Hoy, con tus setenta en nuestra sacadera, hacemos un lance en tu honor -la varada de quienes te respetamos, te admiramos y te queremos- para desearte muchos años de salud –aunque sea con la pierna a rastro- para poder seguir disfrutando de ti.
Eres una persona verdaderamente excepcional, de esas que entienden la amistad en sus términos más justos, de ahí que nos sintamos privilegiados cada vez que nos acercamos a un río en tu compañía.
Permíteme, por último, Querido Doctor, que me dirija, a la de Eibar y a las cucarachitas para pedirles que te sigan cuidando cuando estés con ellas, que cuando vamos de pesca ya nos encargamos nosotros de hacerlo.
Felicidades, Juanjo.

Un Power Point, con las andanzas del doctor, antecedía a la intervención del homenajeado que puso fin a la celebración.

AGRADECIMIENTO(S)
Juan José MORALEJO ÁLVAREZ

Catedrático de Filología Griega, Universidad de Santiago
Licenciado en Truchología, Universidad del Deva
Doctorado en Reología, Universidad del Tambre
Académico Correspondiente de la
Real Academia de Truchografía y Reoscopia de Leningrado
Medalla de Paciencia y Cero de Honor en Teoría Básica del Salmón

Facultad de Filología, 22.09.2011
Restaurante Abelleira, 23.09.2011

Me dice el Duque do Sar que su página necesita al menos un resumen de lo que dije para agradecer el diluvio de amistad, de compañía, de afectos... que los días 22 y 23 de setiembre de 2011 sufrimos mi familia y yo, además de la borrasca de cariño y regalos que me desbarató meninges y pericardios el día 23. Una borrasca de la que mi familia hubo de conformarse con ser simple espectadora porque darles a parienta e hijas una caña, una chupa, unas moscas, un foco... sería como darme a mí polvos faciales o algo de Bomba y Lila... ¡bueno, me parece que es Bimba y Lola!
El caso es que yo el día 22 llevaba puestos pastilla y papel -¡por ese orden, pastilla y papel!- y estaba en condiciones de decir lo que había pensado decir y de que quedase registro de ello, pero el día 23, confiado, cándidérrimo y paponazo hasta el punto de no pastillarme contra berenjenales emocionales, comparecí a tomar un vermú con el de Catoira, que disque iba a comprobar que estaba todo en orden para que quince minutos después en “Abelleira” él y otros de caña y coña nos pagasen a mí, a mi familia y a un par de gozosísimos “compromisos” llegados de Pamplona y de San Sebastián una comida hojameneando mis setenta...
Nótese mi paponería, pero valórese también mi bondad, pues tras protestarle al Piñeiro que era la primera y última vez que consentía en que me pagasen la comida en lugar de invitarme a comer, le dije que no mandaba todo al carallo para no perjudicar a Abelleira con su reservado para una docena de comensales... Y ¡tachín, tachín!... ¡¡tachán tachán!!... ¡¡¡chunda chunda chun!!!... hete aquí que se corre la cortina -¡se corre dentro de un orden, claro está!- y estoy ante una turbamulta de cariño, docenas de amigos a los que ahora vuelvo a hacerles cuerpo a tierra porque me pusieron el corazón en los bofes, a salirme por la boca, a no saber qué podría decir yo para, en primerísimo lugar, enmendar mi necia inocencia ante lo que se me echó encima... Lo que sí sé ahora es que ya he pactado con Miguel que no va a haber en este par de folios un solo nombre propio porque no cabrían todos en pantalla y porque sería pecado grave citar unos cuantos y omitir otros tantos... Y me dirá alguno “¡Vaya, vaya, no iba a haber nombres propios y ahí queda ya el de Miguel!... y los demás ¿qué?”. Y le respondo que el nombre propio, propiamente propio de Miguel no es Miguel, es... ¡Cantamañanas!, que me alegra las madrugadas por el Ulla y por el Masma, por el Tambre y el Narcea... (Una voz del público ¡te sobra razón, tío!)
El caso es que allí llovía cariño, llovía amistad, también daban caña, y me invadían de regalos y yo tenía que ir respondiendo puntualmente y con las neuronas y las corazonas de punta y sin mucha capacidad de reflexión y memoria. Y ahora, con lo que recuerdo y me recuerdan, quiero decir que (Una voz: ¡dilo, no te prives!):
La amistad tiene estratos muy diferentes en cuanto a su solidez, a cómo la vives, a cómo se mantiene... Hay un fondo que ya va camino de jurásico, ese fondo que ponemos en Sor Julita y en Peleteiro, en las escapadas a despelotarse en el Sar de A Barcia, en las primeras emociones de hacer manitas con Fulanita o refrescar por Menganita... Ese primer estrato es de amigos inoxidables, pero a alguno ya lo hemos perdido: son amigos a los que puedes pasar diez años sin ver y seguirán siendo tus amigos por antonomasia o por narices o, incluso, si quieres, por... Tengo varios de esos y ahí los tengo enfrente y esta magnífica y apabullante sorpresa los necesitaba como elemento de lujo y primerísima fila...
La juventud, la mili, la carrera universitaria... aquí, en Madrid, en Pamplona... también producen excelentes y sólidos amigos. Tengo bastantes bien ganados y mantenidos en este apartado, como también tengo otros -¡y ya me está jodiendo no dar nombres!- en los muchos y buenos que, joven y ya asentado profesionalmente, te trae, ¿qué digo trae?, ¡¡te regala!! la relación con la sociedad en la que vives y en la que crecen tus hijos. Recientemente he tenido incidentes graves y que no hace falta detallar: en todo momento he tenido a esos amigos y me han tenido, junto con los veteranísimos de que ya hablé, en piña de dar ánimos, de auparte, de invadirte con afecto y cuidados.
Y vamos ya con el final del censo, que corresponde a los de caña y carrete, cabronazos en el arte de darte caña, pero que te quieren y te miman hasta tal punto que incluso compensa o carece de importancia no rascar bola por esos ríos de Dios adelante, si los tienes a ellos al lado para ver cómo pescan ellos, cómo podrías pescar tú, dónde vamos a comer, qué trapisonda se prepara y en la que se te da vara alta para decir cuanto te pete... Amigos cuya generosidad no hace falta poner de relieve porque mis otros amigos de mis otros estratos y procedencias están abraiados ante el chaparrón de regalos que me está cayendo... Con estos amigos de pesca la repera sería que además yo pescase... (Una voz ¡Quén che dera!).
Bueno, amigos de hace más de sesenta años, o de hace cuarenta, o de hace treinta, o de tales o cuales ríos... ¡os quiero a todos con todo el respeto y el cariño con que hay que querer a los amigos a los que hay querer sin tasa!
Gracias a manta por este día.

Felicidades Doc.

volver a índice de especiales