La pasarela de Ximonde

En el año 2000, una riada tiró la pasarela de Ximonde que facultaba ahorrar unos kilómetros para cambiar de margen –Vedra o A Estrada- o simplemente para guiar un salmón en el Centro de Precintaje.
Las obras empezaron en plena temporada de pesca ya que las crecidas del invierno pueden dificultar el desarrollo de las mismas e incluso impedir que esté finalizada para la temporada salmonera del año próximo.
Ahora mismo, se están instando los pilares sobre los que va a ir la pasarela y para ello hubo necesidad de invadir varios metros el curso del río. Esto, además de impedir pescar con solvencia en las conocidas Corrientes de Reboredo, pudo haber provocado la muerte de ammocetes de lamprea que se han visto aguas abajo de las obras.
El proyecto tiene un presupuesto de más de 500.000 €. La financiación de las obras corre a cargo de un convenio suscrito entre el Ministerio de Medio Ambiente, Rural y Marino y la Xunta de Galicia para la conservación de la diversidad biológica de los espacios incluidos dentro de la Red Natura 2000, entre los que está el Coto de Ximonde. El proyecto también cuenta con aportaciones de los Fondos Feder de la UE.
La empresa concesionaria de los trabajos es Tragsa.
El puente contará con una longitud de 90 m y dispondrá de un ancho de 1,8 m. Prevé, además, la habilitación de una rampa de acceso para discapacitados.
De cumplirse los plazos y si la climatología no lo impide, esta primera fase de cimentación acabará antes de finales marzo. A partir de ahí, Tragsa dispone de otros dos meses para concluir la obra, por lo que el primero de mayo los pescadores podrán hacer uso de esta necesaria instalación.

 Foto: Luis M Bugallo Foto: D. Janeiro (1999)

Las obras:

Proyecto de Fermín Blanco:

volver al indice de especiales