El río Pego se queda sin caudal en un tramo de 800 metros en Brión

Los vecinos del lugar de Outeiro dieron la voz de alarma
Peces muertos y agonizando, un espectáculo dantesco en un cauce fluvial convertido en sendero


EL CORREO GALLEGO – CRISTINA BOTRÁN
17-JULIO-2015

En el lugar de Outeiro, en Brión, nadie recuerda una estampa similar, la de un cauce fluvial sin agua. Y porque sobre los planos se indica que por ahí pasa un río, porque a la vista de las fotografías que ilustran este reportaje, cualquiera diría que corresponden a un sendero lleno de maleza. En un tramo de algo más de 800 metros, los localizados desde la llamada Ponte do Cabo hasta la desembocadura del Sar, pasando por Ponte Outeiro el río Pego, afluente del primero, se ha quedado seco.
Pequeñas pozas sirven aún de morada a truchas adultas y alevines. Tienen las horas contadas.... si nadie lo remedia. Las raíces de la flora de ribera ya empiezan a acusar la falta de humedad, y a lo largo del trayecto aparecen diseminados peces que sirven de aperitivo a aves carroñeras. Enseres y residuos vertidos tragados por el agua y el lodo han quedado ahora al descubierto.
También puede comprobarse la magnitud de la sedimentación y la maleza que con los años se ha adueñado del cauce mermando su capacidad.

volver a índice de especiales