REFLEXIONES SOBRE LOS PERMISOS DE SALMÓN EN EL ULLA

A pocos días de comenzar la temporada salmonera en Galicia, la expedición de permisos para la pesca del salmón en el Ulla pone de manifiesto las preferencias -aplastantemente mayoritarias- del colectivo de pescadores y la pésima y nefasta gestión del plan ideado por la tecnocracia xunteira para este año con la puesta en marcha de tres nuevos acotados (Santeles, Deza y Pontevea) incluyendo cambios de menor calado en los tramos tradicionales de Ximonde, Sinde y Couso (Ximonde pasa de 4 a 6 cañas diarias, Sinde queda como estaba y Couso pasa a ser sin muerte; el tardío y obligado cambio de Xirimbao a coto sin muerte debe ser para expiar la culpa de haberse cargado el mejor coto salmonero de toda España).

Cotos de Pesca con Muerte:
Ximonde y Sinde tienen agotado todo el papel para los tres meses de campaña.
Santeles tiene agotados los permisos para mayo y junio pero para julio, de 176 permisos disponibles sólo se han reservado 26. Hubo que esperar a que Ximonde y Sinde pusieran el cartelito de “no hay entradas” para que la gente se animara a reservar para experimentar en este coto.

Pesca sin Muerte los jueves:
En los cotos con muerte -Sinde, Ximonde y Santeles-, los jueves se puede pescar sin muerte.
Ximonde, era de esperar, agotó los permisos sin muerte para mayo y junio pero todavía hay permisos disponibles para finales de julio.
Sinde tiene agotados todos los permisos en el mes de mayo, tiene ocupación media en el mes de junio (12 expedidos de 24 disponibles) y para el mes de julio aún están todos los permisos disponibles.
Para Santeles sólo se han expedido 9 de los 104 permisos disponibles.

Pesca sin Muerte en los nuevos cotos:
Aquí es donde podemos –y debemos- echar las manos a la cabeza, porque las cifras cantan por sí solas…
En Couso, de 474 permisos disponibles para toda la temporada, sólo se han expedido 10 (aún quedan románticos…).
En el coto de Pontevea, de los 648 permisos disponibles sólo hay 90 adjudicados.
En el coto Deza, la cosa es sangrante. De 890 permisos disponibles para toda la temporada solo se han vendido 15.

Hablando claro. Estas cifras ponen de manifiesto que la nueva distribución de los cotos del Ulla y su nueva gestión son un auténtico fiasco. La cosa parte de Pablo Caballero, y se supone que con la inestimable ayuda de los técnicos de Conservación da Natureza. Se han lucido. Vaya desastre. Menos mal que ofician en la impunidad de la cosa pública, en la privada estarían poniéndole la funda a la antena en Oymyakon…
Estamos ante una gestión digna de un país subdesarrollado. El prohibicionismo enfermizo, la opacidad en las tramitaciones y la soberbia instalada en los despachos llevan a los incautos gestores de la cosa a llegar a creer que por habilitar más permisos de pesca la gente va a estar más contenta. Contentos estarían los pescadores si el vedado que premeditadamente han dejado entre Santeles y Ximonde no fuese la mejor zona de parada (por eso la vedan, no vaya a ser que se pesquen muchos salmones…)
Nadie niega que la puesta en marcha de los nuevos cotos del Ulla son toda una incógnita y bien es cierto que a poco que se pillen unos cuantos ejemplares los permisos volarán en pocos minutos, porque los pescadores quieren pescar, pero no menos cierto es que, las viejas cañas del Ulla -y las que non son tan viejas pero entienden mucho de esto- desconfían de la efectividad de estos nuevos tramos y discrepan de la gestión llevada a cabo por Caballero y la Xunta. Se le pidió a Caballero que estudiase la posibilidad de habilitar dos posturas de Ximonde –Cuartel General y Pasales- para pesca sin muerte, ambas posturas a mucho más de 50 metros de las presa pero incomprensiblemente vedadas, incluso con todos los condicionantes posibles como pesca sólo a mosca y hasta limitando las capturas a un solo ejemplar por pescador y día. Esto sería potenciar la pesca sin muerte ya que estas dos posturas serían del agrado de muchos cañistas que seguramente optarían por disfrutar un salmón y devolverlo. Pues ni se lo plantearon. ¿Facilidades al pescador? Ni la intención. Ni sin muerte. Seguro que la propuesta les pareció osada y atrevida. Lo suyo es empecinarse retorcida y erróneamente en potenciar la pesca sin muerte en Couso, que lleva muerto desde el 2005 aunque se resistan a enterrarlo a pesar de los innumerables responsos de los pescadores.
Hablando de permisos, debemos mencionar los “peajes turísticos” y otros manejos.
Volvieron los permisos de Turismo Rural. Rehabilitaron la cultura del trapicheo y la especulación. Mientras unos sortearon los permisos que le adjudicaron, otros los concedieron a quienes les vino en gana y hasta se comenta que hubo una subasta para un permiso en Ximonde en mayo.
No aprendemos.
Hace unos años, la Xunta del PSOE y BNG, con Pachi y Ruben Lois como maestros de ceremonias, adjudicó una serie de permisos que fueron objeto de un escándalo vergonzoso. A frente de la gestión de la despreciable adjudicación estaba, de aquella en Casa Grande de Vilanova, el ahora activista sindical y político Pepiño Nogueira que llegó a adjudicar un permiso sin expedir la obligada factura. Un fraude a Hacienda, no comparable ni en fondo ni forma a otros casos de triste actualidad, pero fraude al fin y al cabo.
El PP recién llegado a la Xunta, en 2009 suspendió los permisos ante el escándalo provocado en los dos años anteriores. El mismo PP, ahora, para contentar a unos cuantos empresarios a los que mueve la codicia, vuelve a caer en la trampa y se llena de gloria con una adjudicación que no tiene ni pies ni cabeza. Y todo esto, lo hizo de espaldas al colectivo de pescadores que ya ven de por si muy mermadas sus posibilidades de obtener un permiso para pescar en el Ulla.
Hablemos de realidades.
Días antes de que los pescadores empezasen a pedir los permisos a resultas del sorteo, en la web de la Xunta ya había permisos reservados para días concretos.
En Ximonde estaban reservados los siguientes permisos:
Viernes 1 de Mayo -  1 permiso
Sábado 2 de Mayo -  1    “
Martes 5 de Mayo -   1    “
Viernes 8 de Mayo -  1    “
Martes 12 de Mayo - 1    “
Viernes 15 de Mayo -1    “
Martes 19 de Mayo - 1    “
Sábado 23 de Mayo -1    “
Viernes 12 de Junio - 2  “
Sábado 13 de Junio - 2  “
Posteriormente, se supo que estos permisos de turismo rural otorgados por la Xunta para Ximonde eran para:
-Casa Suárez (Vedra): 4 permisos (días 5, 12, 19 y 23 de mayo).
-A Casa da Botica (A Estrada): 1 permiso (1 de mayo).
-Torres de Moreda (A Estrada): 3 permisos (días 2, 8 y 15 de mayo).
¿Y qué pasa con los cuatro permisos que estaban reservados para el viernes 12 y para el sábado 13 de junio en Ximonde? ¿Si no se adjudicaron a casas rurales, para quién o quienes son? Los días 12 y 13 de junio veremos in situ, en Ximonde, quienes son los afortunados que disfrutan de ese privilegio y preguntaremos cómo les reservaron esos permisos que se le negaron a los pescadores de a pie.
Si el colectivo de pescadores estuviese unido ya estrían las tiendas de camping apostadas en las puertas de San Caetano y de Monte Pío pidiendo las cabezas de los responsables de tamaña chapuza…

volver a índice de especiales