Sentencia por copiar las cucharillas Ranger

Historia de RANGER®
Los orígenes de la marca
Las cucharillas de pesca RANGER® fueron inventadas por Francisco Couso Barbeito en el año 1970.
Tras probar y perfeccionar los prototipos creados y puestos a pruebas prácticas por la peña SALMO de A Coruña, se empiezan a fabricar tal cual son hoy en día y se inicia su comercialización en los comercios del sector en la ciudad herculina.
En los años siguientes, toda la gama de trucha y salmón se vende en los principales comercios de toda Galicia y las de salmón en lugares específicos de Asturias.
Debido a la fama y prestigio que las cucharillas RANGER® alcanzan en el mercado entre los pescadores de Galicia y Asturias, la casa Diana Turba S.A., desde Madrid, se interesa por la distribución, por lo cual se firma un contrato en 1977 y esta casa distribuye las originales RANGER® hasta 1986.
Desde el año 1987 hasta 1997 es Hijos de Benito Díaz de A Coruña quien se hace cargo de la distribución.
Desde 1998 se fabrican y se venden directamente a los comercios del sector de la pesca deportiva por José Luis Couso, ya que no hay ningún distribuidor. Couso, siguiendo las enseñanzas de su padre, las fabrica con la misma calidad y las mismas piezas que cuando se inventaron.

Primera sentencia de falsificación en Galicia por copiar las cucharillas Ranger
El Juzgado de lo Penal Nº 1 de A Coruña falló a favor de la firma Ranger y su propietario, José Luis Couso, por un delito "contra la propiedad industrial del artículo 274.2º del Código Penal". Posteriormente la Audiencia ratificó el fallo tras un recurso de la parte condenada.
Por encima de las sanciones económicas, elevadas, hay que destacar que es la primera denuncia de este tipo con la sentencia de “falsificación” en Galicia.
Desde hace tiempo, Ranger viene denunciando la entrada en el mercado de copias de sus creaciones y, de hecho, hay más querellas en marcha, una contra una empresa de suministros de A Coruña por distribuir unos modelos fabricados en Reinosa copiados de los patentados por Ranger.
Las diferencias entre las originales Ranger y las copias son bien notorias. Si usted ha comprado una “ranger con puntos rojos” no tiene una Ranger porque esta empresa saca al mercado tres colores básicos -oro, plata y cobre- y no pinta las palas de la cucharilla.
Incluso en los catálogos más importantes de empresas a nivel nacional hay cucharillas muy parecidas a las Ranger, unas denunciadas por falsificación, otras no, que, como dice José Luís Couso “no son Ranger, y punto”.
En muchas tiendas, según el propietario de la empresa, se venden algunas cucharillas como Ranger, cuando realmente no lo son. Otras, alertadas por la situación, son estrictas y solo comercializan las cucharillas coruñesas.
Si los pescadores buscan en sus cajas es posible que encuentren algunas falsificaciones. Para evitar el fraude, lo mejor que se puede hacer es entrar en www.cucharillasranger.es para ver los modelos originales registrados en España y Europa.
Lo único positivo que puede sacar José Luís Couso, que sigue con la batalla abierta para reclamar justicia, es que si su cucharilla es la más copiada de la historia será, sin duda, una de las mejores de la historia... ¿o no?

volver a indice de especiales