Elecciones en la Sociedad Deportiva Río Ulla

Por Miguel Piñeiro,
Ganador del XXXIII Concurso del Salmón de Ulla y vetado en el XXXIV

 

FOTOS: BERNABÉ

MIGUEL DE LA CALLE PRESIDENTE; SEÑORÁNS, CALVO  Y SU CUADRILLA PARA CASA

Era un clamor. Pocos podían hacer las cosas tan mal como para hundir el Concurso Internacional del Salmón del Ulla en solo tres ediciones.
La verdad es que la directiva anterior había puesto las cosas muy difíciles de superar y hasta de igualar. José Antonio García, Presidente que no era ni pescador ni cazador, había conseguido que el Concurso del Salmón del Ulla fuera noticia destacada en revistas de difusión nacional, cosa impensable unos años antes. Y aunque García Villar se había ofrecido para colaborar con la nueva directiva, esta
-con Señoráns y Calvo al frente- pasó ampliamente del anterior presidente, que ellos iban muy sobrados.
Organizaron su primer concurso, un fiasco y primeras quejas. Organizaron el segundo y empeoraron. Con el tercero me cabrearon. Fuimos testaferro de la opinión generalizada de los participantes: Señoráns, Calvo y los demás directivos no tenían ni idea.
Fui el receptor del sentir general y publiqué lo que todos pensábamos pero que nadie se atrevió a firmar o publicar; nadie excepto yo, por eso fui vetado en el concurso de 2010 impidiéndome, además, la posibilidad de revalidar el galardón que, por suerte
y gracias a Luís Miramontes, había conseguido el año anterior.
Mi libertad personal de decir lo que pienso se la pasaron por el libro de actas, la libertad de prensa por la bobina del carrete y la decencia de representar a una masa social la dilapidaron en dos disparos.
Pero el tiempo fija posiciones y pone a cada uno en su sitio.
La directiva de Señoráns, un año antes de cumplir su mandato, convocó elecciones anticipadas. Miguel de la Calle, prestigioso estradense
, presentó su candidatura en la que acertadamente incluyó a José Antonio García Villar como Vicepresidente y Tesorero. Unos minutos antes de cerrar el plazo para presentar candidaturas aparece una segunda liderada por Lino Rivadulla, excelente persona y de grandes compromisos sociales, pero acompañado, incomprensiblemente, por Señoráns, Calvo y otros directivos cómplices de estos dos últimos. Este fue el error de Lino.
Se abren las papeletas. Miguel de la Calle: 231 votos, la otra candidatura: 28 votos.
Creedme, no sabéis cuanto lo siento por Lino que me parece una persona encantadora y además, uno de sus hijos, Luís, me honra con su amistad y respeto, pero por Señoráns, Calvo y demás cuadrilla estoy que fumo en pipa
e invito a barra libre en A Outeira.
El Concurso del Ulla recuperará el esplendor de años anteriores, volverá a reinar el ambiente de siempre y volverá a vivirse la emoción de la pesca como
no se hizo en los últimos tres años de nefasto recuerdo.
Otra cosa son los presuntos problemas derivados de la gestión económica y la social que tendrán que ser analizados a conciencia y detalladamente por los nuevos directivos.
Enhorabuena a Miguel, a José Antonio y al resto de su Junta Directiva. Ganamos los pescadores y gana el río Ulla que os echaba de menos.

Miguel de la Calle, nuevo Presidente de Río Ulla: José A. García con Santiago Rey F. Latorre en el Concurso de 2006:

Los dos candidatos: Un momento de las votaciones: