AMPLIADO EL CUPO DEL ULLA

Pasa de 40 a 50 ejemplares.
Caminaba imparable el Ulla hacia su cota de capturas. Los últimos días fue un goteo incesante de salmones con dos por día, tres o más, incluso el 25 de mayo fueron 5 los ejemplares precintados y más de media docena los salmones que consiguieron liberarse de los señuelos.
Que Ximonde de salmones es lo más normal. Que Sinde aporte algunos ejemplares, tampoco extraña a nadie, pero que Couso firme 4 plateados es la más firme demostración de la cantidad de salmones que hay en el Ulla. Los tres primeros de Couso fueron fruto de la desgraciada circunstancia que ya se conoce en círculos privados, los dos malditos troncos. Una simple casualidad, pero el cuarto fue un milagro. Couso, con la captura del primero, se animó en número de cañas, y con el segundo ya se agotó el papel. Pero, ojo, con cientos, cientos y cientos –quizá más de mil- salmones en el río y con las seis cañas diarias en el coto es normal que cayese el cuarto.
El 31 de mayo se capturaba el salmón número 37 de la presente temporada, con lo que el río quedaba a sólo 3 de la consecución del cupo. El domingo 1 de junio, con la entrada en vigor de la prohibición del triple en cucharillas y rapalas, los pescadores se han encontrado con la sorprendente y celebrada decisión de la administración de ampliar el cupo de ejemplares. Pasa de 40 a 50.
Decimos sorprendente por haber sólo un precedente en este siglo. Fue en el 2002 o 2003, cuando se cubrió el cupo en poquísimos días y la Xunta amplió el mismo en unos cuantos ejemplares. Creo recordar que de 10 salmones pasó a 15.
Este año pasamos de 40 a 50. Pues bien, si de lo que se trata es de reconocer que el plan de gestión presenta notables carencias y erramos en el establecimiento de los cupos como vulgar escopeta de feria, estamos ante un proceder sensato y cercano al pescador y a los tiempos actuales. Si esta ampliación es la reacción a la demostración firme y palpable de que hay salmones a patadas, pues bienvenida sea, entendiendo que la extracción de diez ejemplares más no hará mella de cara a la freza. Si, por el contrario, se trata de quedar bien con el cañista y maquillar otras graves cuestiones que están pasando en el Ulla… Mal, entonces, muy mal.
¿O será que empiezan a cambiar cosas en el Ulla? Se cambia una dichosa tablilla, se amplía el cupo… ¡Uy, uy,uy…! Demasiadas novedades que afectan favorablemente al pescador (Firulillo debe andar con extra de medicación…)
Veamos lo que ha pasado en los últimos tres años. En 2011 se cubrió el cupo de 35 salmones. Para los dos siguientes años, se ampliara a 40 pero las capturas quedaron ambas temporadas a la mitad. ¿Es normal un fallo tan cuantioso en números en dos años seguidos?
Todos queremos que la gestión del Ulla sea ejemplar, que la administración escuche a los pescadores y a la guardería. Que se hablen los temas. Que no se oculten datos y cifras. Que la gestión sea transparente.
La ampliación del cupo de 40 a 50 ejemplares es muy bien recibida.

P. D.- Pablete, gracias por la cita del “prohibicionismo enfermizo” -me lo comentaron-, pero cuando quieras lo hablamos como profesionales, no entre "chacaritas". A no ser que estés más a gusto entre estos últimos…

volver a índice de especiales