Un vertido obliga a prohibir el baño en la playa fluvial de Ponte Caldelas

El Concello cree que el problema pudo presuntamente originarse en unos trabajos de limpieza de la depuradora de A Lama

LA VOZ DE GALICIA
Foto: Concello de Ponte Caldelas

El Concello de Ponte Caldelas se ha visto obligado a prohibir de forma cautelar el baño en la playa fluvial de A Calzada esta mañana, tras detectarse que las aguas del río Verdugo aparecían de un color parduzco por un presunto foco de contaminación procedente de la depuradora de A Lama. El alcalde, el socialista Andrés Díaz, mostró su total oposición a que vuelvan a producirse este tipo de incidentes. Hasta A Calzada se ha desplazado una unidad de la Xunta para tomar muestras del agua y se está pendiente de los resultados para determinar de forma expresa el problema ambiental.
La playa fluvial de A Calzada izó el pasado viernes la bandera azul, la primera concedida a una playa de un río en España. El regidor de Ponte Caldelas espera que este incidente no influya en la continuidad de este galardón en este entorno natural. La temporada oficial de baño comenzará el próximo 1 de julio.