“WaldeMarc”

Nadie duda, a estas alturas, de la capacidad del entusiasta binomio Gayoso&Seijas, pero por mucho que los conozcas siguen sorprendiendo y sacan de la chistera del antepasado de Oscar momentos verdaderamente brillantes e inolvidables como los vividos en la Jornada Técnica de Waldemar en Monterroso.
Marc Petitjean cayera accidentalmente en sus manos en mayo del año pasado y a pesar de las múltiples ocupaciones y compromisos del maestro suizo, Julio y Oscar lo pusieron delante del torno en Monterroso sólo ocho meses después. Sabiendo que Marc Petitjean hace unos quince bolos al año estamos ante un alarde, tío, todo un alarde de recursos y talento. La pesca a mosca en Galicia goza de muy buena salud gracias en gran parte a estos dos locos encantadores que suman y construyen, dinamizan y apoyan, crean y avanzan…
Llegó Marc Petitjean a Waldemar el viernes por la tarde y la cena certificó la empatía entre todos. Un objetivo, una meta, una fijación, un sentir: la pesca mosca.
Y antes de contar más o menos detenidamente cómo fue la cosa, mención especial para Raúl Soria y Rhodani, verdaderos artífices de que hayamos podido embelesarnos con la maestría y la metodología del fenómeno del “cu de parrulo” ¡Uy!, sorry, que se me enfadan los académicos titulados, debemos decir “cul de canard”.
Primer día. Auditorio de Monterroso. En el hall de entrada, otro año más una gran exposición de la firma Madrid Fly Fishing.  Alfredo, como siempre, con todas las novedades del mercado.

Y empieza la cosa.
Había más de cien inscritos. Entre ellos, los más habituales: Torrente, López, Manolón, Cándido (sin el saco que está de veda), Guzmán, Brandón (José Luis Marlon Brandon), Gayoso (el Juanillo virguerías Team Ninfas), Socastro, Verdes, la Arcay family, la embajada pontesa uniformada a tono con el Barón Rojo (con Big Papito y todas sus credenciales)… Hubo de todo desde boinas y birretes a cascos, puchos y escafandras. Sólo las circunstancias de los asuntos de las perras impidieron que el auditorio se quedara pequeño, y aún así el quórum sobrepasó con mucho las mejores expectativas. Entre tanto machito, el esplendor de dos bellezones como la señora de Alberto Mera y la de Pepe Arcay que resaltaban en las filas de butacas. Como una orquídea en medio de una plantación de espárragos.
Eso sí, desfile rutilante y ostentoso de nuevas tecnologías con tabletas, cámaras, teléfonos y otros artilugios; que la ocasión bien merecía el alarde técnico.

Y empieza Marc Petitjean (aquí omitimos intencionadamente qué y como lo hizo que para eso había que inscribirse). Sólo debemos indicar que todo lo que habíamos visto anteriormente no hacía justicia a este portento del montaje. Metodología, dinamismo, espectacularidad… virtuosismo puro. Había mucha boca abierta, y no eran bostezos.

Pausa y café para recuperar fuerzas que llegaba el turno de Alberto Mera. La muerte tenía un precio. Ponencia excepcionalmente brillante. Sabiendo tanto de truchas no se explican los ceros que cosecha en algunos campeonatos… (Mera, cuenta con un frasquito de reconstituyente para las próximas citas).

Cocido en Waldemar y regalos exclusivos para los ponentes.

Uno de los momentos más esperados era ver al Campeón del Mundo David Arcay y a Marc Petitjean en acción de pesca.
La Guardería –encantadores, oye- nos acompañó durante toda la demostración con las oportunas autorizaciones expedidas al efecto.
La organización, que está en todo y más, ya había previsto la contingencia de una posible visita de los efectivos de Seprona, por lo que ya era esperada la visita presuntamente inesperada. Y en efecto aparecieron alertados del “atentado” que se estaba cometiendo, por eso ya le tenían preparado un catering a base de beluga del Caspio, camarones de Forcarey, cocochas de rodaballo y unas carrilleras de bisonte ibérico regado con un Vega Sicilia-Balbuena 5º año. Delicada y amablemente, los efectivos del cuerpo declinaron tomar algo porque estaban de servicio y no podían perder más tiempo atendiendo las denuncias de cualquier visionario.

Poco antes de la demostración práctica y tratándose de un momento estelar, aparece R2D2, con los galones de Proud Manager, Coaching Personal, Guía Espiritual, Jefe de Prensa y Asesor Áulico del Campeón del Mundo, por eso habíamos decidido ascenderlo a la categoría de Luke Skywalker, pero por su incontinencia en el Feisbu lo acabamos de relegar a la categoría de Chewacca ¡Y ojo que te podemos degradar a “furriel de espaldas”! que con lo pequeñito y manejable que eres podrías hacer felices a muchos pretendientes…

Seguimos con lo del río. Poca fortuna en las picadas y menos truchas pero muy meritorias al pescar con un río muy alto de nivel y tomado (José Luís, qué buena idea la de comprar paraguas…)

Cena en Waldemar y más tute, pero de cartas ¿Quién me mandaría jugarme el yate y mi isla caribeña teniendo como pareja al Gayoso? Es la primera vez –y la última- que juego contra tres.
Segunda manga, la dominical, gozando de la bendición del Padre Mera.
Marc es estado puro. Barón Rojo a ras.

En el interludio didáctico de media mañana, la hora del pinchito, clinic de papeo intensivo a cargo de Edu Escarcha ¿Dónde lo metes, tío?
Como colofón al apartado técnico, hubo hasta piscina y pruebas de navegación del strimer petijanense. Fantasía bajo el agua.
Comida en Waldemar y volvemos al agua. Río Ferreira, en la confluencia con el Encoro de Portomarín. Ni una escama. Todo buenas intenciones, machacar a tope la freza del Black bass que es alóctono y más paraguas que truchas.


¿Quienes son estos dos que están con Ismael Marina?

Nos despedimos con unas cervezas en Waldemar.
A todos los interesados. Tengo un vadeador firmado por Marc Petitjean. Se admiten ofertas (sólo superiores a 30.000 €).
Apuntes finales:
Primero. Nuestro agradecimiento a Fernando Comba, “Marqués de Torre de Núñez y Conde de Gütermann”, por sus videos (y por la maravillosa cajita que el y yo sabemos. Graciñas Fer).
Segundo. Lamentar la pérdida del lote de moscas que José Luís Brandón “olvidó” en el bar. Moscas de las que nunca más se supo.
Tercero: Es de agradecer la presencia y participación del soriano Ismael Marina (Iberia Productions).
Cuarto: Celebrar la eclosión de “enfermeras” del sábado por la noche (Habrá quien piense que tuvimos visitas de ese tipo de chicas que visten bata blanca y poca ropa debajo…)
Quinto: Alegrarnos de la capacidad de concreción del nombre del blog del amigo Merayo. Nombre corto y escueto: Luis-merayo-pescador-a-mosca-porencimadedavid.blogspot.com.es.org.ok.stop.
Y respirar aliviados porque a las pocas horas ya lo había cambiado por otro mucho más cutre y nada ostentoso:
luismerayo.blogspot.com
Sexto: el que pasó la noche con Arcay, todo un honor un honor para él y una envidia para los demás, puede dar fe de que el Campeón del Mundo ronca como cualquier humano…
Y última: grande-grande la ocurrencia de la factoría personal de Alberto López: “WaldeMarc”
“Parrulamente” vuestro, M. P.

volver a índice de especiales