Distinción "PRESCADOR 2006" a Miguel Piñeiro
Junta de Castilla y León-PESCAPRESS, Palencia

Autoridades, queridos amigos, compañeros, colegas, y como no, pescadores presentes en este II Encuentro Pesca Press que tiene como anfitrión el incomparable marco de la montaña palentina.
Como la mayoría de vosotros sabéis a través de los “correos electrógenos” que se os han remitido esta misma semana desde la hermana y vecina comunidad de Galicia, -y a quien no le hayan llegado estos emilios no nos cabe la menor duda de que ya saben perfectamente de lo que estamos hablando-, tenemos entre nosotros a un entrañable, querido y admirado compañero en las labores informativas que ha pasado, hace tan sólo unos días, por el durísimo trance de perder miserablemente, después de una colosal batalla de mas de diez minutos de duración y ante un buen numero de testigos que cámara en mano no daban crédito al desenlace final de la pelea, a un precioso Salmón del Atlántico (Salmo Salar), que si no ha parado de nadar después de los revolcones y la templa que le metió el ínclito pescador para tratar de vararlo en la orilla, mucho nos tememos que en estos momentos se halle, como poco, en las procelosas aguas del Pacífico, reponiendo su dentadura en las clínicas SALMON-DENT, que como todos sabéis, es allí donde la mayoría de nosotros ha mandado en alguna ocasión a aquellas impresionantes piezas que nos ganaron el pulso, nos partieron la línea, o simplemente, no las supimos manejar con la destreza que siempre nos ha caracterizado… (No sé por qué me estoy acordando ahora, sin venir a cuento, del río Miño…)
En fin amigos, acabamos de recibir una nota desde la “Asociación de Amigos de los Gancheros Gallegos” (A.A.G.G.), en la que nos han verificado que efectivamente nuestro querido compañero Miguel Piñeiro, este gran hombre residente en Padrón -como los pimientos-, que nos enseñó a organizar eventos como Pesca Press, y que nos tiene en su larga nómina de amigos, -esperemos que por muchos años, como nosotros le tenemos a él-, acaba de proclamarse hace una semana “Campeón Moral” del Campeonato de Pesca de Salmón del Río Ulla, celebrado en su querida Galicia natal, “a súa e a nosa terra”.
Cuentan, y no paran, por la tierra de María Pita, (en A Coruña) que Miguel Piñeiro, tras haber conseguido engañar con su preciso, inteligente y malintencionado “Lance de la Muerte”, ¿he dicho muerte?, logró introducir hábilmente su señuelo en la boca de un salmón del Ulla o “tarugo plateado” que según nos comentan no bajaba en la romana de los siete u ocho kg de peso.
Cuentan también que la impericia de quien quiso echarle una mano para sacar el soberbio pez, personaje conocido como ganchero o sacapeces, tuvo tan mala fortuna que se las apañó el solito, sin ayuda de nadie, para, con un perfecto golpe de muñeca, liberar al Rey del Río del engaño ofrecido tan generosamente por su captor, mientras que un incrédulo Miguel Piñeiro sólo acertaba a recordar en voz alta y gritos desgarradores, el origen del ganchero, que como no podía ser de otro modo, según hemos podido saber, era un auténtico Hijo de Pita, lógicamente de María, claro.
Querido Miguel, todos tus buenos amigos a lo largo de esta semana te hemos dado en algún momento ánimos para que no abandones el ejercicio de la pesca, como nos han dicho desde la Asociación A.A.G.G que pensabas hacer.
No se te ocurra ni por asomo, a pesar de que los peces sean los grandes beneficiados...
El mero hecho de verte aquí en Palencia, nos da que pensar que seguirás en el gremio y esto nos reconforta y es motivo de alegría. Creo que los  salmones, los reos y las troitas están en estos momentos dando saltos de júbilo porque saben que volverán a ver tu inofensiva y majestuosa figura por las orillas de algunos de los cientos de ríos de tu Galicia natal.
¿Recuerdas que hace tres años me sucedió a mí lo mismo en La Pela cuando estábamos pescando en las aguas internacionales del Río Miño y se me soltó un salmón ante un buen número de compañeros, pescadores, periodistas y aficionados portugueses...?
Pues ya lo ves, lo superé, sin tener que darme ningún cabezazo por los chopos de la ribera del río, a pesar que desde entonces alguno de vosotros, mis queridos amigos, tratasteis de cambiar mi nombre de pila de Leonardo por el de Félix, por aquello de que era este personaje el “amigo de los animales…”
Piñeiro, no pasa nada hombre. Deja de pensar en ese salmón que se te están estirando las aletas. Piensa que con la impericia del ganchero, sumada a la suficiencia y a la soltura con la que se te ve peleando con ese salmón -con la mano apoyada en la cintura-, solamente podía suceder lo que al final ocurrió, que el salmón escapouse y te ganó en su pelea por la vida, mientras que varias salmonas te lo agradecían desde lo mas profundo de su ser aplaudiendo desde la orilla de enfrente del mágico río Ulla. Por cierto Miguel, ¿eso de Ulla no significará escape...?
Miguel, tú sabes mejor que nadie que la pesca tiene estas cosas, momentos de éxito y grandes decepciones. Te prometemos que nos hubiera gustado verte con el Trofeo Real de Campeón del Ulla en la mano. Estaríamos encantados de haberte visto en lo mas alto del podio con la botella de Champán mojando, cual Fernando Alonso, la oreja a tus rivales ese día. Otra vez será. Ahí tienes los ríos, los salmones -qué envidia-, y lo que es más importante, nuestro convencimiento de que algún día lo conseguirás…
Por el momento, y para que vayas pasando estos malos tragos, te entregamos como recuerdo para que le des unas prácticas a tu ganchero y haga las pruebas y experimentos necesarios en un acuario con peces de colores, este artefacto que sin duda le vendrá como anillo al dedo y del que no podrá renegar. Nos lo vendieron sin libro de instrucciones. No mires su valor si no su utilidad y ten en cuenta que esto se lo entregamos a quien en verdad se hace merecedor de la distinción. Es un humilde "premio" que por otra parte queremos que se institucionalice para los próximos encuentros que realicemos. Luego dirán que los pescadores no hacemos más que contar mentiras. Por favor Miguel enseña a los presentes el regalo, y que sepas que te queremos.
Leonardo de la Fuente y F. Javier Martínez
Palencia, 20 del mes del salmón de 2006

volver a principal