I Premios Trueiro

Padrón 2008

Con un año de vida y cinco ejemplares en el mercado, el Xornal de Pesca Deportiva Trueiro entregó sus primeros Premios Trueiro.
Un año después del nacimiento del periódico, la dirección crea los premios para reconocer el trabajo y la dedicación de pescadores, científicos, sociedades, clubes y firmas del sector a lo largo del año.
El Restaurante-Asador O Pementeiro de Padrón fue el marco del acto de entrega de los premios al que asistieron numerosos invitados representando a clubes y sociedades de pesca de toda Galicia.
En esta primera edición, Trueiro contó con la colaboración del Centro Comercial Compostela-Hipercor
-El Corte Inglés de Santiago, Cucharillas Edu de A Coruña, Deportes Cibeira de Santiago, Náutica Pérez de Santiago y Cobas Pesca Deportiva de Noia.
Los Premios Trueiro, en esta ocasión, son obras únicas diseñadas por Artesanía Desigual y Tito Furelos.

En 2008, el periódico ha tirado cinco números: el primero en marzo con el titular “Línea tensa”, el segundo en mayo con el titular “Donde hay que estar”, el tercero en julio con el titular “Que pasa”, el cuarto en septiembre con el titular “A nosa” y el quinto con el titular “Gracias”.
Por este motivo, son cinco las distinciones que se entregaron en esta primera edición.

 

PREMIO LÍNEA TENSA.

Por su aportación científica al mundo de la pesca, por su rigor profesional, por su colaboración con clubes y sociedades y por haber llevado físicamente el periódico a la Fosa Atlántica, Premio Línea Tensa a Fernando Cobo.

 

PREMIO DONDE HAY QUE ESTAR.

Premio compartido.
Por la decidida defensa de la pesca a mosca, por su compromiso con la pesca social llevada a la competición y por apostar decididamente desde la empresa privada por los valores de la pesca, Premio Donde Hay Que Estar a los organizadores del Master de Campeones Conde de Waldemar, Oscar Gayoso y Julio Seijas.

Y comparten el galardón, por dirigir una sociedad referencial, por su compromiso con el colectivo de pescadores y por ser un ejemplo a seguir, Premio Donde Hay Que Estar, porque están donde hay que estar, a Xosé Antonio Guerreiro y Xosé Antonio Rodríguez Guerra, Presidente y Secretario de la Asociación de Pescadores da Ulloa.

 

PREMIO QUÉ PASA

Por demostrar una valentía impropia en las sociedades de pesca gallegas, por haber levado a cabo la primera acusación particular por una agresión, la que llamamos la infamia del Xallas, y por su dilatada trayectoria a favor de la pesca en nuestro País, Premio Qué Pasa al Club Salmo de A Coruña.

 

PREMIO A NOSA.

Por hacer de la pesca un factor de dinamización económica, por su exquisita atención al cliente y por estar a la vanguardia de las novedades del mercado, Premio A Nosa a Hobby Pesca de A Coruña.

 

PREMIO ESPECIAL TRUEIRO 2008.

Porque desde que lo conocemos nuestra visión de la pesca cambió en su totalidad. Por atesorar un talento único, por escribir como nadie, por su manejo de la ironía, por distinguirnos con su amistad, por ser una persona de bien y por su serenidad, firmeza y fuerza vital, Premio Especial Trueiro 2008 a Juan José Moralejo Ávarez.

 

 

Intervención de Juan José Moralejo

PREMIOS TRUEIRO, 2008
Padrón, Restaurante O Pementeiro, 07.11.08
Juan J. MORALEJO

Trueiro, el periódico del pescador gallego, el periódico con que Alberto y Miguel nos premian a todos los que nos honramos con colaborar, nos ilustramos con leerlo y lo necesitamos para saber que los pescadores deportivos gallegos tenemos más problemas que Houston y sus astronautas, además también entrega unos premios que, cuando estaba en parto de este folio, ni sabía yo en qué consisten ni sabía quiénes iban a tener el honor de recibirlos; ahora sé que todos los demás premiados rebosan dedicación y competencia técnicas y calidad humana en su atención a los ríos y a la pesca; en cuanto al premio con que me han sorprendido, lo agradezco de corazón porque es uno más de los mucho afectos con que Trueiro y su gente me honran.

Además, no tenía yo duda de que los premios Trueiro iban a ser de calidad y ahora lo comprobamos, pues sería impensable que Alberto y Miguel se nos refugiasen en que hay crisis para darnos como premio, por ejemplo, un feixe de miñocas, aunque, a la marcha que vamos, un feixe de miñocas de braña acabará siendo de las delikatessen de las boutiques de alimentación, a precio de angulas y con denominación de origen. A la marcha que vamos, digo, porque me temo que volvemos a las andadas de que en los ríos que ya sabemos bajan los pH, una ceremonia curiosa porque suele venir causada o, al menos, consentida por una subida de los hP en ostentórea exhibición de que el orden de los factores altera ¡carallo si altera! el producto final. [Tengo aquí una anotación que dice: el público, ecologista y enardecido, puesto en pie, aplaudirá entusiasta; en efecto, el público aplaude, pero no se pone de pie porque ya estaba].

El Señor Duque do Sar, de soltero Miguel Piñeiro de Encarna, me encargó un folio para esta fiesta, pero, si me encarga una holandesa, me pone en un apuro porque el avión para Amsterdam salió hace un par de horas, además de que ¿dónde coño guardo yo la holandesa, sin que la vea mi mujer, hasta entregársela a Miguel? Menos mal que el encargo fue de folio, porque también podría ocurrir que me encargase un reo y entonces nos quedábamos sin cena y sin premios, pero no voy yo ahora a cometer la canallada antipatriota de achacar que no haya reo a la crisis ¡que no la hay! ¿o sí la hay? ¡¡vosotros diréis!! ¿la hay o no la hay?... [El público por lo bajini murmura, unos que sí, otros que no, otros que qué quieres que te diga, que por un lado ya sabes y por el otro también, o vete tú a saber... En fin: un público gallego a tope].

En cualquier caso, no hay reo, mi reo, porque puedo presumir de que la temporada 2008 ha sido para mí la culminación sublime de la más refinada y acreditada incompetencia, un achaque que me acompaña desde más o menos 1948 –año en que la mayoría de vosotros no habíais nacido o no teníais ni puñetera idea, ni siquiera Edu, de otra cucharilla que no fuese la de tomar la papilla-, pero incompetencia mía que ha celebrado su sexagésimo aniversario con un alarde de fresca y pujante madurez; bueno, yo podría no ponerme tan culto y despachar con sólo sesenta aniversario ese pomposo sexagésimo, pero con sex-agésimo he querido sugeriros la parte de mi ser, más bien las partes, más afectadas, incluso inflamadas, por esa incompetencia, que, con testigos de calidad, coroné siete minutos antes de que por el puntualísimo meridiano de Rego se clausurase el Pozo Venezuela de Ximonde hasta mayo de 2009: si llego a nietos, les contaré cómo apalancó en la arena y se me fue de los pies un reo que no era malo, en opinión de nada menos que Louzao. Me habría redimido la temporada, pero ya sabéis que el reo es animal de muy escasa sensibilidad ante la necesidad ajena. [Tengo aquí otra anotación que dice: el público asiente: ¡Sí, lo sabemos, y los reos no te merecen!]

En fin, este 2008 casi en cueros es cualquier cosa menos desaliento o rendición, es más bien el mono y el aperitivo para que el 2009 no tarde y para darme al vicio con frenesí, con Miguel, con empeño, con Zulueta, con terquedad, con Alberto, con obsesión, con Pepe Casal, con manía, con Toñito... y, en fin, con todos vosotros y con tanta y tan buena gente que los ríos me han dado, buenas personas de verdad, mucho mejores ¡ni comparación! que los hijos de puta de los reos. Bueno, he conocido algún bípedo de secano, algún humanoide muy HP, pero ni color con el reo que te corta las mangas y te enguedella 50 metros de sedal en la caída de Os Mallos.

Lo importante, ñoras/ñores, es que el 2009 ya está ahí y las perspectivas no pueden ser mejores porque ¡ya lo dice la palabra! ahora con Obama o bamos al Tambre o bamos al Ulla, o bamos al Masma, o bamos al Eo... pero en todo caso bamos.

volver a principal